Entradas

La agencia norteamericana ha recibido más de 5.000 preguntas en las últimas semanas de ciudadanos preocupados por las predicciones sobre el fin del mundo

calendario_mayaMadrid. (EP).- La NASA ha informado que, en las últimas semanas, su blog Ask an astrobiologist (Pregúntale a un astrobiólogo) ha recibido más de 5.000 preguntas que versan sobre la predicción maya del fin del mundo en 2012 y sobre el impacto contra la Tierra del planeta ficticio Nibiru el próximo 21 de diciembre.

El experto que habitualmente participa en este espacio, el astrobiólogo David Morrison, se ha visto obligado a calmar a los usuarios más alarmados y ha hecho públicas las respuestas a algunas de las cuestiones más frecuentes que se le han presentado en los últimos días.

Así, el científico ha dejado claro que la profecía de que Nibiru se dirige hacia la Tierra, proviene de fábulas y poemas sumerios, en los que aparece como un ‘personaje’ ficticio. Este planeta es un nombre en la astrología babilónica, a veces asociado con el dios Marduk.

Leer más

Elenin

Millones de ojos están puestos en nuestro universo inmediato con motivo directo o indirecto del cometa Elenin (según el estamento “oficial”) o de Nibiru (según los mal llamados conspiranoicos), siendo, quizás, el asunto que capta mayor cantidad de entradas en Internet, con una amplia diferencia sobre cualquier otro tema, incluidas la crisis económica y las guerras en incubación y puesta a punto que bien pudieran derivar, por conflicto de intereses, en una confrontación global.

Entre todos estos ojos que vigilan nuestro cosmos inmediato los hay pertenecientes a personas de toda clase, así iluminados como rigurosísimamente científicos, pero no faltando entre ellas ni escatológicos, morbosos, desesperados, fundamentalistas religiosos, desquiciados o jóvenes con ansias de vivir la excepcionalidad de un hecho sin precedentes para la humanidad. De todo hay, como en botica, y, entre todos estos artículos y comentarios de foros se pueden encontrar sin mucho esfuerzo auténticos y colosales desafueros; pero no por ello se puede utilizar el reduccionismo infantiloide, concluyendo que la totalidad de los artículos, opiniones o aseveraciones vertidas sobre la cuestión son fruto de desquiciados y que no hay en toda esta colosal caterva de datos aportados por los participantes ni uno solo que no merezca la pena ser considerado por la Ciencia o por la población.

Leer más