Entradas

Se han detectado manchas solares de un tamaño treinta veces superior al de la Tierra

tormenta_solar

Últimamente se multiplican las noticias acerca de la actividad solar y sus posibles consecuencias sobre nuestro planeta y sobre nuestra civilización. El pasado 13 de septiembre publicábamos en DogmaCero un post en este sentido bajo el título ”Una doble tormenta solar se dirige a la Tierra y podría afectar a las telecomunicaciones” y el 7 de septiembre un artículo en el que el magnate Paul Singer, gestor de NML Capital, el “fondo buitre”  tiene actualmente a Argentina contra las cuerdas, advertía de que “Una tormenta solar podría destruir la economía mundial”. Al margen de anuncios alarmistas, que podrían ser más o menos interesados, lo cierto es que estamos asistiendo al momento álgido de un ciclo de manchas solares y que este fenómeno, muy poco conocido por la ciencia, puede tener consecuencias indeseables para la Humanidad. Sabemos que el gobierno USA tiene preparada una contingencia para hacer frente a un episodio de este tipo, pero nadie conoce a ciencia cierta cuáles podrían ser las consecuencias de una posible “gran tormenta solar” hacia la que apuntan algunos investigadores.

DC

Leer más

Los científicos preveen la formación de auroras boreales en Estados Unidos y Canadá

aurtora boreal

Llueve sobre mojado. El pasado mes de julio la NASA reveló que en 2012 una erupción solar provocó una poderosa tormenta magnética que pasó muy cerca de la Tierra y que era lo suficientemente importante como para “devolver a la civilización moderna al siglo XVIII”.

Véase: http://www.biobiochile.cl/2014/07/25/nasa-revela-que-la-tierra-se-salvo-de-tormenta-solar-que-pudo-haberla-devuelto-al-siglo-xviii.shtml

También desde DogmaCero publicábamos las declaraciones del financiero Paul Singer que advertía a sus inversores del peligro de que una tormenta solar pudiera destruir la economía mundial (https://www.dogmacero.org/un-tormenta-solar-podra-destruir-la-economa-mundial/) .

Hoy la noticia salta de nuevo a la prensa y se nos advierte de que una doble tormenta solar cargada magnéticamente llegará a la Tierra la noche del jueves y el viernes  por lo que las señales GPS, las comunicaciones de radio y las transmisiones de energía podrían verse interrumpidas, según ha afirmado el Centro de Previsión del Tiempo Espacial NOAA (NWS Space Weather Prediction Center).

Individualmente, las tormentas, conocidas como eyecciones de masa coronal o CME, no justificarían esta especial advertencia, pero su inusual sincronización y la dirección hacia la Tierra ha llevado al NOAA a dar la alerta.

La primera tormenta (una onda de radiación y viento solar) estalló tras una anomalía magnética en una región del sol en la noche del lunes y podría llegar a la Tierra el jueves por la noche, según ha declarado el director del centro, Thomas Berger, en una conferencia telefónica.

En la misma zona solar se produjo una segunda tormenta, todavía más fuerte que la anterior, alrededor de la 1:45 pm EDT / 1745 GMT del miércoles. «No esperamos ningún impacto que no se pueda controlar, pero estamos vigilando estos acontecimientos con mucha atención», dijo Berger.

Tormentas tan poderosas como las que ahora hacen su camino hacia la Tierra ocurren de 100 a 200 veces durante un ciclo solar, dijo Berger. «El único dato a tener en cuenta es que hemos tenido dos tormentas seguidas y las explosiones podrían estar interactuando en su camino a la Tierra, en la órbita de la Tierra o más allá. Por el momento no lo sabemos», dijo.

Las partículas solares de alta energía, cargadas magnéticamente podrían golpear el campo magnético de la Tierra e interrumpir algunas comunicaciones de radio y degradar las señales de GPS, dijo la NOAA. Las tormentas también tienen el potencial de afectar las redes de energía del campo eléctrico en las latitudes del norte, que son más susceptibles a las perturbaciones geomagnéticas.

La parte positiva de estas tormentas son las espectaculares auroras boreales que desencadenan, y que serán visibles si los cielos permanecen despejados a lo largo de la parte norte de los Estados Unidos. Las auroras boreales son causadas por partículas solares cargadas eléctricamente que golpean el oxígeno, el nitrógeno y otros gases en la alta atmósfera, creando cortinas de luz por encima del norte magnético del planeta y el polo sur.

Fuente: www.lavanguardia.com

Tormeta Solar

Esta afirmación podría ser calificada de alarmista, incluso de “serpiente de verano” (la prensa la recogió con discreción a principios del pasado mes de agosto) a no ser porque quien la hace es Paul Singer, inversor norteamericano cuya fortuna personal Forbes calcula en 1,9 mil millones de dólares y la cara visible de NML Capital, el “fondo buitre” que reclama a Argentina 1.300 millones de dólares por unos bonos que compró por 40 millones.

En un carta que dirigió a sus inversores y filtrada a Bloomberg, Singer advierte de que una repentina tormenta solar podría destruir la economía mundial. Estas mismas declaraciones las efectuó posteriormente al Financial Times y otros medios financieros al advertir que frente a otros escenarios de riesgo más habituales, «Hay un riesgo que en estos momentos sobresale respecto de todos los demás, tanto a la vista de su daño potencial como de su probabilidad: un pulso electromagnético» (EMP por sus siglas en inglés).

Leer más

Durante los últimos 25 años años se ha considerado el CO2 como el único responsable del llamado cambio climático. Cualquier otra teoría era considerado anatema. Sin embargo, si estudiamos la historia del clima veremos que el Sol ha tenido una importancia extraordinaria y esto no puede negarse. No hay duda de que el Sol afecta el clima, pero el dogma científico imperante es otro y la mayoría de la comunidad científica se niega a aceptar algo que es evidente: que cuando el sol es más activo, la temperatura en la Tierra aumenta y viceversa.
Este documental aporta importantes elementos basados en la teoría de Henrik Svensmark,  físico danés, director del Centro de investigación climático-solar en el Instituto danés de investigación espacial (DSRI) en Copenhague, que contradicen el dogma del cambio climático y el enorme negocio montado a su alrededor.
En el número 5 de DogmaCero (septiembre-octubre 2013) publicamos un interesante artículo de  Joel M. Kauffman (Departamento de Quimica y Bioquimica de la facultad de ciencias de la Universidad de Filadelfia, actualmente jubilado) que muestra claramente que la información que recibimos probablemente ni es verdadera ni es incómoda.

DogmaCero número 5 será publicado el 30 de septiembre de 2013.

 

En la Edad Media, hacia el 775, ya se produjo  una gigantesca tormenta solar

solar stormHace menos de una semana, la NASA advertía de que toneladas de partículas expulsadas por el Sol viajaban por el espacio en dirección a la Tierra como resultado de una erupción solar. Las erupciones solares no son en principio un riesgo para los seres vivos. Para la tecnología moderna, sin embargo, son todo un peligro: la radiación que traen consigo puede interferir con el funcionamiento de los sistemas de telecomunicaciones y de los circuitos eléctricos.

En enero de 2012 tuvo lugar una tormenta solar especialmente fuerte que obligó a desviar la trayectoria de los vuelos que sobrevolaban los polos y que afectó a otros sistemas de comunicaciones y a algunas centrales eléctricas. El efecto fue relativamente leve.

¿Qué ocurriría si la cantidad de radiación inyectada en la Tierra fuese tan descomunal que destrozase la tecnología en la que basamos nuestro día a día? Si algo así ocurriese, sería una catástrofe tecnológica: el tendido eléctrico se fundiría, las centrales arderían, las redes de telefonía dejarían de funcionar, al igual que los satélites e internet. Los sistemas de tratamiento y distribución de agua, las cadenas de producción, el transporte por cualquier vía, la atención médica… Sería raro el sector que no se viese afectado, y el golpe sería tan devastador que podríamos tardar años en recuperarnos. Las consecuencias podrían ser irreversibles.

Leer más