Entradas

Los grupos de presión permiten que los grupos de intereses especiales controlen el proceso de formación de las leyes y, a la vez, cómo se crean e implementan las políticas de salud.

Las compañías farmacéuticas son algunas de las empresas más rentables y más poderosas del mundo. Además de utilizar las ganancias para anunciar productos e influir en los mercados destinados a la prescripción, las grandes empresas farmacéuticas gastan cantidades extraordinarias de dinero en patentes para proteger sus márgenes de beneficio.

Algunos tratamientos para el cáncer pueden costar 600 veces más en los EE.UU. que en otros países – y esta forma de manipulación de los precios sigue siendo legal en los EE.UU.1

Desafortunadamente para los consumidores, el juego está amañado a favor de las farmacéuticas, ya que ellos compran este privilegio presionando a los representantes del gobierno.

Los gastos de esas presiones por parte de la industria farmacéutica han ido aumentando cada año y alcanzaron un máximo histórico de 273 millones de dolares en el año 2009. Los fondos se utilizan con éxito para influir (es decir, pagar sobornos de una forma u otra) en legisladores y políticos y moldear las leyes pendientes.

Leer más