Entradas

Por David Álvarez-Planas

En mayo de 1981, (hoy se cumplen 40 años) la convulsa sociedad española, todavía no recuperada del intento de golpe de estado del 23 de febrero de ese año, despertó con el anunció de una nueva amenaza, esta vez en forma de enfermedad desconocida que amenazaba convertirse en una pandemia de proporciones imprevisibles.

Al principio se habló de una enfermedad de origen desconocido que se transmitía por vía respiratoria. Algunos la identificaron con una “neumonía atípica”, otros con la legionella. Finalmente, la versión oficial fue que la causa de esa epidemia que, a día de hoy, se estima que causó unas 1.000 víctimas y alrededor  de 50.000 afectados, fue un envenenamiento debido al aceite de colza adulterado, pese a que algunas víctimas nunca habían ingerido aceite de ese tipo y otras muchas personas que sí lo habían hecho –y en cantidades importantes-  nunca enfermaron. Esta es la cronología de una auténtica y real conspiración para ocultar la verdad, una verdad inquietante que cuando se conoce nos revela que, en ocasiones, los ciudadanos somos meras marionetas en manos de inconfesables intereses. Leer más