Entradas

Machu Pichu: la ciudad perdida de los Incas

Por Xavier Bartlett

Todos los aficionados a la arqueología alternativa saben que uno de los caballos de batalla más firmes de sus tesis heréticas es el tema de las civilizaciones desaparecidas (una o varias), argumento que tal vez permitiría entender algunas cosas que aún hoy en día resultan oscuras o confusas desde el punto de vista arqueológico. Para resumir, podríamos decir que hay dos enfoques principales sobre esta cuestión. Por un lado, están los que abogan por una civilización que data de hace unas decenas de miles de años –encarnada principalmente en el mito de la Atlántida– y que resultó destruida por un enorme cataclismo hace unos 12.000 años, como ya expuse en el artículo reciente sobre catastrofismo. Por otro lado, están los que adoptan una perspectiva de historia cíclica y que creen que ha habido varias humanidades que han nacido, prosperado y desaparecido en ciclos de tiempo muy extensos, llegando incluso a varios millones de años, tal como afirma la tradición védica hindú, y que ha tenido eco en autores occidentales tan conocidos como Michael Cremo.

Por lo demás, tampoco hay una idea muy definida de cómo podrían haber sido esas humanidades pasadas e ignotas. En algunos casos, recogidos por Cremo, se habla de presencia de restos de Homo sapiens (u homínidos anatómicamente modernos) con antigüedades de hace algunos millones de años, pero sin estar claramente asociados a una cultura material determinada. Más bien parece que esos hipotéticos hombres de eras remotas vivirían o bien en una supuesta Edad de Piedra o bien en un estadio de civilización primitivo. No obstante, algunos supuestos objetos sofisticados o avanzados de incierta datación –los famosos ooparts– empujarían a pensar que los humanos de esos tiempos tenían una civilización tecnológica similar a la nuestra o incluso más adelantada. En esta misma línea también cabe mencionar las visiones del psíquico americano Edgar Cayce en las que hablaba de tecnología de cristales y otros poderes que no estarían al alcance de la humanidad actual. Este tipo de especulaciones de algún modo enlazaría con el viejo debate sobre los prodigios de algunas obras megalíticas, asunto polémico que he abordado frecuentemente en este blog (https://laotracaradelpasado.blogspot.com)

Leer más

Un asteroide en trayectoria de entrada en la Tierra

 

Por Redacción DogmaCero

Unas tallas de piedra confirman que un cometa golpeó la tierra alrededor del 11.000 AC, un acontecimiento devastador que aniquiló los mamuts lanudos y precipitó el surgimiento de civilizaciones.

Expertos de la Universidad de Edimburgo analizaron los misteriosos símbolos tallados en los pilares de piedra en Göbekli Tepe, en el sur de Turquía, para averiguar si podían estar vinculados a constelaciones.

Las marcas sugieren que un enjambre de fragmentos de cometa chocó contra la Tierra al mismo tiempo que se produjo una mini-edad de hielo, cambiando todo el curso de la historia humana.

Los científicos han especulado durante décadas que un cometa podría estar detrás de la repentina caída de la temperatura durante un período conocido como el Dryas Reciente (1). Pero recientemente la teoría parecía haber sido desmentida por la nueva datación de los cráteres de meteoritos en América del Norte, donde se cree que el cometa había caído.

Sin embargo, cuando los ingenieros estudiaron las tallas de animales hechas en un pilar -conocido como la piedra del buitre – en Göbekli Tepe descubrieron que las criaturas eran realmente símbolos astronómicos que representaban las constelaciones y un cometa.

Leer más

 

Por Andrew Collins, escritor

Andrew Collins, autor El misterio del Cygnus y Bajo las pirámides , presenta pruebas recientes de que el sistema de la estrella de Cygnus está detrás de un gran diseño o de un modelo cósmico en Giza

Nuevos cálculos muestran que las tres estrellas en las «alas» de la constelación de Cygnus se correlacionan casi perfectamente con las posiciones de las Pirámides de Giza. A este misterio hay que añadir el descubrimiento que esas mismas tres estrellas se observaron  para establecer su correspondencia con las piramides en la epoca de su construccion, hacia el 2600-2500 AC.

Estos hallazgos, realizados por el ingeniero Rodney Hale, hacen que sea casi seguro que el complejo de las pirámides de Giza fue construído para ajustarse a un gran diseño, un esquema estructural que involucra a las estrellas de Cygnus en su capacidad de representación del vientre celestial de Nuit, la antigua diosa egipcia del cielo, porque fue aquí donde el faraón fallecido, en su papel de hijo Osiris, dios del inframundo, logró renacer y se convirtió en uno con las estrellas.

Leer más

Orion over Karahunj 11 Aug 2015

Aspecto del cinturón de Orión sobre el cielo de Karahunj (Armenia) el 11 de agosto de 2015

Graham Hancock

El escritor e investigador Graham Hancock

La fotografía adjunta muestra la constelación de Orión saliendo antes del amanecer en los megalitos de Karahunj, Armenia. Las tres estrellas del cinturón de Orión se pueden observar en el cielo en la vertical de la punta del menhir justo a la derecha del centro de la fotografía. Ruego disculpas si no se puede ver muy bien al reproducirla en dispositivos pequeños, pero fue una difícil fotografía nocturna.
En los últimos años, en respuesta a las peticiones de muchos lectores que me acompañan en mis viajes de investigación, he estado experimentando con acoger grupos de viajeros en los viajes a los países de interés para mi trabajo. Trato de hacer esto un par de veces al año. Hasta ahora estoy muy contento del resultado de estas aventuras y las grandes personas que han decidido por viajar conmigo. Armenia es el último viaje y he pasado los últimos diez días en ruta por esta tierra con un grupo fantástico, de mente abierta explorando los muchos misterios de esta hermosa y antigua tierra.
Nos reunimos en Karahunj a las 4 am para observar la salida de Orion  hacia el este, sobre el anillo de montañas escarpadas que rodean este sitio megalítico increíble que se estableció como un observatorio estelar hace más de 7.000 años. Lo que lo hizo aún más especial fue que estuvimos presentes en los megalitos en la noche del 10/11 de agosto, que marca el inicio de Navasard, el antiguo Año Nuevo Armenio – ya no se celebra oficialmente como tal, pero, a pesar de la censura de la Iglesia Cristiana , es todavía honrado y respetado por muchas personas en este maravilloso país.
Nuestro grupo es internacional y está formado por ciudadanos de los Estados Unidos, Rusia, Australia, Italia, Alemania, India, Malasia, el Reino Unido, Sudáfrica, Holanda y Armenia y que se mezclaba en medio de las piedras, bajo el cielo estrellado, con muchos armenios que había hecho sus propias peregrinaciones a Karahunj desde las ciudades y pueblos de la zona.
La salida de Orión en el antiguo Año Nuevo es un evento de gran importancia aquí, ya que esta majestuosa constelación es considerada como la figura celestial de Hayk el legendario héroe de Armenia – al igual que, en el antiguo Egipto, Orión fue visto como la figura celestial del rey-dios Osiris. Fue un momento de profunda y espiritual belleza el contemplar las montañas y como las tres estrellas del cinturón se alineaban con los erosionados megalitos, y  comenzaba su lento ascenso hacia el meridiano acompañado por la media Luna un poco más al norte. Después de una hora empezó a salir el sol, llenando el cielo con su luz y las estrellas se desvanecieron pero todos sabíamos que habíamos compartido la experiencia de una unión muy especial del cielo y la Tierra, el macrocosmos y el microcosmos, la conciencia humana y el universo que nos dio nacimiento y nos sostiene.
Bailamos y cantamos con nuestros anfitriones armenios y nos deseamos mutuamente un feliz Año Nuevo. La esperanza de que todos estábamos presentes para expresar y manifestar nuestros deseos de paz en este mundo turbulento – tan lleno de dolor y dificultad innecesaria, tan caótico y deliberadamente manipulado mediante el odio, el miedo y la desconfianza. No importa lo mucho que, de forma sinuosa, nuestros políticos, sacerdotes y magnates financieros intenten engañarnos y dividirnos ya que pese a todo, existe la posibilidad de un nuevo espíritu de perdón, amor, confianza y tolerancia en el amanecer en el que la Humanidad pueda avanzar creando un futuro más brillante, en armonía los unos con los otros y todos con el universo alimentando así el espíritu.

Graham Hancock.

calendario maya

Habiendo transcurrido ya más de un año desde la fatídica o emblemática (según se veía en ese momento) fecha del 21 de diciembre de 2012, es buen momento para realizar una breve reflexión retrospectiva sobre todo lo que supuso el “fenómeno 2012” dentro del contexto de la arqueología alternativa, tanto en lo positivo como en lo negativo.

Como es bien sabido, el asunto del fin de un gran ciclo del calendario maya dio pie a la aparición en los últimos años de una abundante corriente literaria alternativa de gran impacto social en la que cabe destacar autores como John Major Jenkins, Patrick Geryl, David Wilcock, Geoff Stray, Adrian Gilbert, o Maurice Cotterell, aparte de otros escritores oportunistas que crearon ficciones de todo tipo relacionadas con el 2012 para aprovechar el tirón entre el público. Todo este fenómeno cultural de masas se vio potenciado por una amplia difusión y debate en Internet, así como series de TV, documentales y hasta grandes producciones de Hollywood. También es oportuno mencionar que en algunos círculos académicos o escépticos se optó por contrarrestar esta ola alternativa mediante refutaciones basadas en argumentaciones científicas. Así, no es de extrañar que aparecieran en la Red ciertos sitios web como 2012 hoax (“El fraude 2012”) o The 2012 deception (“El engaño 2012”).

Leer más