Entradas

Muestras de hielo de Groenlandia, nos abren una ventana al pasado

mamutNuevos datos obtenidos de muestras de hielo de Groenlandia indican que América del Norte pudo haber sufrido un gran impacto cósmico hace unos 12.900 años.

Se ha detectado una capa de platino en el hielo, de la misma época en la que se produjo un abrupto cambio climático, según informaron científicos estadounidenses. Anteriormente, este cambio climático se había relacionado con la desaparición de los pobladores de América del Norte del período «Clovis«.

Estos datos parecen apoyar la idea de que se produjo un giro puntual del clima a un período más frío, algo que actualmente es objeto de debate.

Este abrupto cambio climático se produjo hace 12.900 años, y se ha asociado con la extinción de los grandes mamíferos – tales como los mamuts, los incendios generalizados y los cambios rápidos en las corrientes marítimas y atmosféricas.

Todo esto había sido vinculado anteriormente con un impacto cósmico, pero esta teoría fue muy discutida por la ausencia de pruebas claras.

Se han realizado nuevas mediciones del nivel de platino en las muestras de hielo que permiten conocer las condiciones climáticas hace 13.000 años y que se determinará en una resolución de tiempo superior a cinco años, informa Michail Petaev y sus colegas de la Universidad de Harvard. Sus resultados se publican en la revista Proceedings de la National Academy of Sciences.

En la capa de hielo que corresponde a una antigüedad de 12.890 años, se produce un aumento de 100 veces en la concentración de platino, en el mismo momento en el que se aprecia un rápido enfriamiento del clima, a partir de las mediciones de isotopos de oxígeno. Esto coincide con el comienzo de un periódico climático conocido como “Younger Dryas”. El Younger Dryas empezó y terminó abruptamente, y es una serie de cortos periodos de cambio climático que parecen haber ocurrido desde el último máximo glacial de hace 20.000 años. Cada final del periodo Younger Dryas pudo haber implicado cambios muy rápidos en la temperatura hasta que el sistema climático llegó a un punto de inflexión, lo que sugiere que los cambios drásticos de temperatura se produjeron en períodos de tiempo muy breves, de una década más o menos.

Leer más

116496314(Traducción y síntesis del artículo original: Carbon and radiocarbon dating: a primer, de la revista “Mammoth trumpet”, marzo de 2001)

Nota previa: “Mammoth Trumpet” es la revista cuatrimestral del departamento de Antropología de la Universidad de Texas y está centrada en el estudio de los primeros habitantes de América. Sus artículos y su temática en general se adhieren a la ortodoxia científica en arqueología, como se puede comprobar en su página web. No obstante, en este número presentaba el estudio de dos científicos sobre la posible existencia de un desastre nuclear (natural) en Norteamérica en épocas remotas que habría causado una gran alteración de los niveles de Carbono-14, lo que a su vez habría afectado a la fiabilidad de las modernas dataciones por radiocarbono. Como presentación de este documento, un tal “JMT” firmaba un artículo de introducción que explica los problemas de la datación por radiocarbono y da contexto a las tesis de estos dos autores. Al final de este artículo, no obstante, se advierte al lector sobre lo controvertido de las teorías de estos autores y se apoya la confianza habitual en el método del C-14.

El radiocarbono: elemento inestable

El tipo de carbono llamado carbono-14 se crea continuamente en las capas altas de la atmósfera, donde los rayos cósmicos de procedencia estelar bombardean las moléculas de aire, creando lotes aleatorios de materia atómica y liberando neutrones. Cuando un neutrón colisiona con un átomo de nitrógeno, éste lo captura y se libera un protón. Con 6 protones, se ha convertido ya en carbono con 14 nucleones. Este es el C-14, un isótopo inestable de carbono, o carbono radioactivo. Siendo radioactivo, el C-14 decae, se desintegra. El átomo de radiocarbono emite una débil partícula beta (β) mientras se transforma en N-14, el átomo de nitrógeno del cual proviene.

La concentración de C-14 en depósitos de carbono es mínima, sólo un átomo de radiocarbono por cada 1012 átomos de isótopos de carbono estable. El C-14 se comporta como otros isótopos de carbono, que se combinan con el oxígeno y forman parte del ciclo del carbono de cada célula viva. Cuando muere el organismo huésped, no hay más ingesta de carbono o radiocarbono, y entonces el C-14 comienza a decaer.

Leer más

xavier

Nos complace en presentar el curso que realizará Xavier Bartlett, editor adjunto de DogmaCero el próximo día 24 de agosto de 2013 (en sesiones de mañana y tarde)  en la sede de la asociación Plural-21 en Barcelona y que tiene una duración aproximada de 8 horas, en horario de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 horas.

Se trata de un curso abierto a todo tipo de personas interesadas y que se configura como una auténtica “hoja de ruta” para entender las diversas corrientes que existen en el ámbito de la denominada “historia alternativa”.

Ponente

Xavier Bartlett, licenciado en Prehistoria e Historia antigua por la Universidad de Barcelona y editor adjunto de la revista digital “DogmaCero”. Autor del libro “La historia imperfecta”, pendiente de publicación.

Sinopsis

¿Es el origen del hombre y de la civilización tal como nos lo cuentan en la escuela o en la universidad? ¿Qué grado de certeza tenemos respecto de algunas concepciones ya consolidadas? Frente a la investigación académica, numerosos autores han explotado un género literario conocido como historia o arqueología alternativa, que reta el conocimiento aceptado en el campo científico.

Este curso describe y analiza el panorama internacional de este género desde sus inicios a través de sus autores más destacados y sus teorías más difundidas, proponiendo un debate sobre lo que es científico y lo que es pseudocientífico. En suma, se abre la puerta a otra visión del pasado más remoto desde un enfoque crítico con la ciencia oficial, a fin de plantear nuevos escenarios que puedan ser abordados sin ningún prejuicio intelectual.

Leer más

asteroid-2015

Madrid. (Europa Press).- Científicos de la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos) han determinado que «cerca del final de la Edad de Hielo» se produjo un evento cósmico que provocó un cambio climático que obligó a la vegetación y a los animales a adaptarse a un nuevo entorno.

Los expertos que han llevado a cabo este trabajo, publicado en PNAS, han estudiado la cueva Sheriden en Ohio, situada a 100 metros bajo la superficie, donde pueden observarse capas geológicas que datan de hace unos 13.000 años. Allí, se han encontrado evidencias que avalan la teoría de que se produjo un evento cósmico lo suficientemente cerca de la Tierra como para derretir la roca y producir fenómenos geológicos poco frecuentes.

Concretamente, los geólogos han hallado esférulas de carbono, que se forman cuando las sustancias se queman a temperaturas muy altas. Estos cuerpos presentan características que indican su origen, que puede ser la quema de carbón, la caída de rayos, incendios forestales o algo más extremo.

Para el autor principal del estudio, Kenneth Tankersley, las rocas que su equipo está estudiando «sólo podrían haber sido formadas por la combustión de roca».

Además, también ha destacado como «hallazgos importantes» de su equipo los micrometeoritos (pequeños trozos de meteoritos o partículas de polvo cósmico que se han puesto en contacto con la superficie de la Tierra); nanodiamantes (diamantes microscópicos que se forman cuando una fuente de carbono se somete a un impacto extremo, y que a menudo se encuentran en los cráteres de meteoritos); y Lonsdaleita (un tipo raro de diamante, también llamado un diamante hexagonal, que sólo se encuentran en zonas como cráteres de meteoritos).

El investigador cree que el evento cósmico que ocurrió hace unos 12.800 años tuvo un efecto «inmediato y mortal» y los efectos secundarios a largo plazo fueron » devastadores». A su juicio, un cometa que rozó la atmósfera de la Tierra o un asteroide que se estrelló contra su superficie causó una combustión a escala global. La explosión produjo un gas tóxico que nubló el cielo y causó que las temperaturas cayeran en picado.

Este clima puso en duda la existencia de poblaciones de plantas y animales y se produjo lo que Tankersley ha clasificado como «ganadores» y «perdedores». Para Tankersley, los seres vivos de este período tenían tres opciones: reubicarse en otro entorno donde podían ganarse la vida de forma similar; ajustar su estilo de vida para adaptarse al entorno actual o extinguirse rápidamente.

«Los ‘ganadores’ eligieron una de las dos primeras opciones, mientras que los ‘perdedores’, como el mamut lanudo, se decantaron por la última», ha explicado el experto. «Sea lo que fuese, no causó la extinción», dice Tankersley, quien ha añadido que, «más bien, esto sea probablemente el primer caso de cambio climático forzado».

Fuente: www.lavanguardia.com

glaciacion4

A lo largo de su historia la Tierra ha sufrido periódicos descensos de temperatura que han cubierto buena parte de su superficie con una gruesa capa de hielo

A lo largo de las cinco eras en las que se divide su existencia la Tierra ha sufrido numerosas glaciaciones, un fenómeno desconocido para el ser humano actual pero que durante cientos de miles de años cubrió con una gruesa capa de hielo buena parte del globo.

Se han formulado numerosas teorías para intentar comprender estos súbitos cambios climáticos que en los casos más extremos produjeron un descenso de 15 grados en la temperatura media del planeta. Entre las posibles causas se ha recurrido a los cambios de la órbita del planeta alrededor del Sol o la disminución periódica de la actividad de este, que provocaría que irradie menos calor hacia la Tierra. El movimiento de los continentes es otra de las explicaciones que se barajan debido al bloqueo que las masas de tierra habrían ejercido sobre la circulación de las corrientes de agua caliente que viajan desde el Ecuador a los polos y los calientan. También se ha formulado la hipótesis de que una intensa actividad volcánica cubriera con una densa nube de cenizas la atmósfera, lo que habría impedido que los rayos solares penetrasen hasta la superficie terrestre. Incluso se ha barajado que alguna glaciación se haya debido al impacto de un meteorito.

Leer más