Entradas

asamblea-general-onu

Se afirma que la deuda es la moderna versión de la esclavitud, un medio fácil de implementar para tener a la población sumisa y acobardada.

Se atribuye al magnate David Rockefeller una frase pronunciada en una cena con embajadores de la ONU: “Estamos al borde de una transformación global. Todo lo que necesitamos es una gran crisis y las naciones aceptarán el Nuevo Orden Mundial”.

Tal vez por eso, muchos han querido ver en la actual crisis económica global que estamos viviendo una oscura conspiración llevada a cabo por las «élites mundiales» (sea lo que sea lo que cada uno entiende con esa expresión). Es razonable afirmar que en esta crisis hay muchos vencidos y algunos vencedores; que se ha producido un trasvase de riqueza hacia quienes ya la acumulaban en grandes cantidades y que eso puede llevar a pensar en una cierta intencionalidad, es decir, que «alguien» provocó esa crisis y que «alguien» la está gestionando sin control democrático alguno. Quizás sea más fácil pensar en oscuras inteligencias gobernando el planeta que simplemente en el hecho de que la complejidad de las relaciones sociales ha creado un sistema desbocado en el que, como en todo en esta vida, hay vencedores y vencidos. Tal vez simplemente es la diabólica dinamica de la historia de la humanidad.

Sea como sea, si quiere Ud. entender el mundo, intente entender la economía aunque sea a nivel básico porque ahi se hallan las claves que nos pondrán sobre la pista de muchas respuestas.

Traemos a nuestros lectores un reciente artículo (22/09/2016) publicado en The Telegraph que se hace eco de una noticia que no ha sido muy comentada por los medios: la posibilidad de que estemos a las puertas de una gran crisis financiera mundial. Esta tercera fase de la crisis que empezó oficialmente en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers podría comprometer seriamente la economía mundial hasta llevarla al borde del colapso.

¿Seria advertencia para que se corrija el rumbo u otra dosis de miedo para tenernos todavía más sojuzgados? Juzgue Ud. mismo.

Leer más

oro1Hace unos días se publicó la noticia de que Alemania había iniciado la repatriación de las reservas de oro de su propiedad que tenía diseminadas por diversos países del mundo. La diversificación de sus reservas se había iniciado hace décadas en el contexto de las tensiones de la guerra fría y un escenario en el que se pudiera producir una invasión de la, por entonces, República Federal Alemana por parte de las tropas del Pacto de Varsovia.

Se afirma ahora que, desaparecido ese escenario geopolítico, tal diversificación carece de sentido.

Lo cierto es que el mundo está inmerso en una larvada y silenciosa «guerra de divisas» (algunos analistas hablan abiertamente de La Tercera Guerra Mundial) en la que las políticas de los diversos bancos centrales se han convertido en un arma de posible destrucción masiva , devaluando sus respectivas monedas para de este modo, se nos dice, mejorar los precios de sus exportaciones. Esto, que es un elemento clásico de actuación económica para salir de una crisis no sistémica, pierde buena parte de su sentido cuando constatamos que estamos sumidos en un fallo global, preludio de un más que posible colapso del sistema tal y como lo hemos conocido hasta ahora.

Sea como sea, lo cierto es que parece como si alguien hubiera entonado un «sálvese quien pueda» que sólo va a precipitar una situación que nos puede situar a todos al borde del abismo.

Leer más