Entradas

por Xavier Bartlett

Introducción

Lamentablemente, la historia de la ciencia está llena de episodios oscuros de intransigencia, dogmatismo y acoso hacia ciertas opiniones minoritarias que no encajaban con lo que dictaba la ortodoxia del momento. El ámbito concreto de la historia y la arqueología no ha sido ajeno a este tipo de actitudes persecutorias, generalmente orientadas a desacreditar los trabajos de los investigadores independientes, también llamados outsiders. Sin embargo, esto sólo es una parte de un escenario mucho más amplio, que nos lleva a considerar que de hecho hay muchos más trapos sucios dentro de la propia institución científica.

Por supuesto, tales trapos muy raramente salen a la luz más allá de unos círculos muy restringidos, o sea, más o menos en el ámbito de los propios afectados. Todo lo más, se tiene noticia de la existencia de algunas personalidades o corrientes minoritarias que en su momento propusieron cosas quizá demasiado “arriesgadas” y no obtuvieron el apoyo de sus colegas y por tanto quedaron fuera del consenso científico, que de hecho no es más que un punto común de acuerdo, en modo alguno una verdad científica absoluta. En todo caso, en la universidad, al igual que en la escuela, se ofrece la versión estándar de la mayoría y todos aquellos que quedaron fuera del paradigma por diversos motivos simplemente no son citados; es como si nunca hubieran existido.

Ahora bien, dicho esto, no estamos ante una simple cuestión de quedarse al margen por ir a contracorriente. Evidentemente, la ciencia va ampliando horizontes y muchos conocimientos pueden resultar erróneos o quedar obsoletos por diversos motivos y por tanto se van quedando atrás. Admitiendo esta premisa, debe quedar claro que no se trata exactamente de esto; más bien estaríamos hablando de la aplicación de un patrón de pensamiento único que anula sistemáticamente determinadas visiones que no concuerdan con el marco teórico establecido. Esta situación fue perfectamente descrita en el libro de Michael Cremo y Richard Thompson Forbidden Archaeology (“Arqueología prohibida”), una obra alternativa que –a pesar de sus muchos prejuicios, errores y carencias de todo tipo– puso de manifiesto que cierta parte de la investigación arqueológica de los últimos 150 años fue condenada al ostracismo por contrariar las tesis imperantes, sobre todo en lo referente al evolucionismo darwiniano.

Leer más


Me complace comunicar a los lectores de DogmaCero que ya ha salido a la venta mi segundo libro, titulado “Los amos de la guerra”. Se trata de un proyecto que inicié poco después de publicar “La historia imperfecta” (2015) y que me ha llevado casi cuatro años de trabajo, entre plantear, documentar, redactar y revisar los contenidos. En este caso me he ido al otro extremo de mis intereses históricos, pues he pasado de la prehistoria y la historia antigua del primer libro a la historia más reciente.

El motivo o razón de ser de esta obra ha sido adentrarme en lo que yo llamo “metahistoria”, o una cierta historia de fondo que se sitúa más allá de la historiografía oficial y que permanece más o menos oculta entre bambalinas. Así, al analizar concretamente el fenómeno de la guerra a lo largo de los tiempos, he ido a parar a una serie de hechos y datos que me han empujado a formular la hipótesis de que el relato convencional de los conflictos está manipulado y que trata de vender una argumentación que sólo se aguanta desde la pura teatralidad de la realidad social, política y económica construida por unos pocos. Desde este punto de vista, el planteamiento del libro defiende que en verdad no hay “enemigos”, sino un entramado de intenciones e intereses comunes que trabajan conjuntamente para el buen éxito de la guerra.

Leer más

Por Scott Corrales

Es de esperar que los hombres y las mujeres que visten el uniforme de cualquier ejército de nuestro planeta sean capaces de guardar un secreto, sobre todo si se trata de algo que pueda impactar en el bienestar de sus respectivos países. Hay juramentos sobre asuntos secretos que se extienden más allá de la vida militar activa del individuo, y en algunos casos hay juramentos que alcanzan a los familiares que hayan podido tener conocimiento de algún asunto trascendente.

Hay asuntos y situaciones fáciles de comprender al respecto – cosas que se vieron en instalaciones militares, en las armadas de guerra y los escuadrones de interceptores. Menos fáciles de entender son las órdenes estrictas de no divulgar datos sobre cosas que “no existen” según nos lo han inculcado nuestras sociedades. Leer más

Turquia_golpe de _estado_07-2016

El pasado viernes 15 de julio de 2016, a las 22.15 h. un grupo de soldados armados cortan el tráfico en los dos principales puentes de Estambul que comunican la parte europea con la parte asiática.

Casi simultáneamente, cazas de combate y helicópteros militares sobrevuelan la capital del país: Ankara. A las once de la noche, el primer ministro turco Yildrim anuncia a la opinión pública que se estaba produciendo un intento de golpe de estado.

Se producen una serie de noticias confusas. Al parecer, los insurrectos han bombardeado el parlamento y han tomado la televisión y la radio oficial. Sin embargo, ningún responsable aparece para dar la cara y anunciar el golpe de estado. El presidente Recep Tayyip Erdogan, en su residencia de vacaciones, no sólo no es detenido por los golpistas (algo que es lo primero que debe hacerse en todo golpe de estado que se precie) sino que vuela sin dificultad alguna hasta Estambul. Su avión sobrevuela la ciudad durante varias horas sin que ningún caza militar lo intercepte y hay que aclarar que el grueso de los golpistas procedían de la fuerza aérea. Las redes sociales, lejos de haber sido bloqueadas por los golpistas (otro error) bullen en defensa de la legalidad constitucional y de su presidente.

A las 06:40 horas del sábado, Erdogan aparece victorioso en el aeropuerto de Estambul, rodeado de sus seguidores. El golpe de estado ha fracaso. Se habla de casi 300 muertos y más de 1400 heridos.

Al día siguiente, Erdogan detiene a casi 3000 militares y otros tantos miembros de la judicatura son suspendidos. Surgen las primeras sospechas: ¿En tan poco tiempo se habían identificado y localizado a tantas personas implicadas en el golpe? ¿No estarían esas “listas negras” preparadas desde hacía ya tiempo?. Poco después se detiene a 30 gobernadores y 7.850 policías por su supuesta simpatía hacia los golpistas. Algunos analistas empiezan a hablar ya de un auto-golpe de estado con el claro fin de poder precipitar una  purga de aquellos elementos contarios al régimen de Erdogan e iniciar el tránsito hacia un estado turco plenamente islámico. Algo muy inquietante desde un punto de vista geopolítico.

En este artículo del escritor y periodista Wayne Madsen, publicado en  http://www.strategic-culture.org/  en octubre de 2011, se dan algunas claves para entender qué está pasando no sólo en Turquía sino en todo Oriente Medio. Una información que es difícil de encontrar en los medios de comunicación pero que aportan luz sobre qué está sucediendo y quién está detrás de algunos hechos que pueden cambiar la marcha de la historia.

Leer más

Bilderberg

Entre el 10 y el 14 junio la ciudad austriaca de Telfs acogerá la conferencia secreta del Grupo Bilderberg, una reunión anual a la que asistirá más de un centenar de personas más influyentes de todo el mundo. El club es famoso por su manera confidencial de hacer negocios, lo que, a tenor de muchos, contraviene los principios democráticos.

La próxima conferencia Bilderberg se celebrará entre 10 y 14 de junio en el fastuoso Interalpen Hotel, en las montañas de Austria, cerca de Telfs. Y, como siempre, quedará envuelta en un gran misterio excepto para los que están invitados.

Existen numerosos mitos acerca del Club Bilderberg, sobre todo debido a la confidencialidad estricta de la agenda y las resoluciones de la conferencia.

Entre los participantes de las conferencias figuran personalidades de la élite financiera, económica y política internacional. Por ejemplo, el año pasado figuraron entre los invitados la directora general del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde; el entonces secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen; el redactor jefe de ‘The Economist’, John Micklethwait; el exprimer ministro italiano Mario Monti y el presidente de Airbus, Thomas Enders.

Los críticos sugieren que las conferencias Bilderberg que, de alguna manera, dirigen la política internacional, no están sujetas a ningún control democrático. Y como las decisiones tomadas en el evento no se hacen públicas, la reunión genera todo tipo de teorías de conspiración.

Leer más