Entradas

Por David Cros

El 31 de enero pasado (31-01-2020) publiqué “El coronavirus y el programa chino de guerra biológica”. Si no lo ha leído, le recomiendo que lo haga ya que, de lo contrario, es posible que no tenga el contexto adecuado para el artículo que sigue a continuación.

Basándose en dicho artículo en DogmaCero realizamos un video que subimos a nuestro canal en Youtube y que fue retirado (la palabra exacta sería «CENSURADO«) porque, según dijeron a nuestro editor, «infringe nuestras normas» ya que «Youtube no permite publicar contenido que incite o promueva actos violentos o peligrosos que podrían dar lugar a lesiones físicas de gravedad o la muerte. Tampoco permite que aparezca contenido cuya finalidad sea ofensiva, sensacionalista o irrespetuosa». Ruego al lector lea el artículo citado y se forme su propia opinión.

A raíz de este incidente, he recibido varios emails  y diversos comentarios en las redes sociales, lo que ha provocado que actualice el anterior post con la sección “PARA SABER MÁS”, habitual en las publicaciones de DC, y que por razones de actualidad no pude publicar en su momento, y me decida a escribir el presente artículo con nuevos datos que apuntarían en una dirección muy concreta.

Revisando mi artículo a la luz de las nuevas informaciones, no puedo por más que reiterarme en lo que en el mismo se argumentaba, citando aL Dr. Dany Shoam (doctor en microbiología y ex oficial de la inteligencia israelí) y a The Washington Times: existe una posibilidad razonable de que el llamado COVID19 (antes 2019-NCoV) sea fruto de la ingeniería bioquímica, en el contexto de un supuesto programa chino de guerra biológica.

Leer más

por Xavier Bartlett

Introducción

Lamentablemente, la historia de la ciencia está llena de episodios oscuros de intransigencia, dogmatismo y acoso hacia ciertas opiniones minoritarias que no encajaban con lo que dictaba la ortodoxia del momento. El ámbito concreto de la historia y la arqueología no ha sido ajeno a este tipo de actitudes persecutorias, generalmente orientadas a desacreditar los trabajos de los investigadores independientes, también llamados outsiders. Sin embargo, esto sólo es una parte de un escenario mucho más amplio, que nos lleva a considerar que de hecho hay muchos más trapos sucios dentro de la propia institución científica.

Por supuesto, tales trapos muy raramente salen a la luz más allá de unos círculos muy restringidos, o sea, más o menos en el ámbito de los propios afectados. Todo lo más, se tiene noticia de la existencia de algunas personalidades o corrientes minoritarias que en su momento propusieron cosas quizá demasiado “arriesgadas” y no obtuvieron el apoyo de sus colegas y por tanto quedaron fuera del consenso científico, que de hecho no es más que un punto común de acuerdo, en modo alguno una verdad científica absoluta. En todo caso, en la universidad, al igual que en la escuela, se ofrece la versión estándar de la mayoría y todos aquellos que quedaron fuera del paradigma por diversos motivos simplemente no son citados; es como si nunca hubieran existido.

Ahora bien, dicho esto, no estamos ante una simple cuestión de quedarse al margen por ir a contracorriente. Evidentemente, la ciencia va ampliando horizontes y muchos conocimientos pueden resultar erróneos o quedar obsoletos por diversos motivos y por tanto se van quedando atrás. Admitiendo esta premisa, debe quedar claro que no se trata exactamente de esto; más bien estaríamos hablando de la aplicación de un patrón de pensamiento único que anula sistemáticamente determinadas visiones que no concuerdan con el marco teórico establecido. Esta situación fue perfectamente descrita en el libro de Michael Cremo y Richard Thompson Forbidden Archaeology (“Arqueología prohibida”), una obra alternativa que –a pesar de sus muchos prejuicios, errores y carencias de todo tipo– puso de manifiesto que cierta parte de la investigación arqueológica de los últimos 150 años fue condenada al ostracismo por contrariar las tesis imperantes, sobre todo en lo referente al evolucionismo darwiniano.

Leer más


Me complace comunicar a los lectores de DogmaCero que ya ha salido a la venta mi segundo libro, titulado “Los amos de la guerra”. Se trata de un proyecto que inicié poco después de publicar “La historia imperfecta” (2015) y que me ha llevado casi cuatro años de trabajo, entre plantear, documentar, redactar y revisar los contenidos. En este caso me he ido al otro extremo de mis intereses históricos, pues he pasado de la prehistoria y la historia antigua del primer libro a la historia más reciente.

El motivo o razón de ser de esta obra ha sido adentrarme en lo que yo llamo “metahistoria”, o una cierta historia de fondo que se sitúa más allá de la historiografía oficial y que permanece más o menos oculta entre bambalinas. Así, al analizar concretamente el fenómeno de la guerra a lo largo de los tiempos, he ido a parar a una serie de hechos y datos que me han empujado a formular la hipótesis de que el relato convencional de los conflictos está manipulado y que trata de vender una argumentación que sólo se aguanta desde la pura teatralidad de la realidad social, política y económica construida por unos pocos. Desde este punto de vista, el planteamiento del libro defiende que en verdad no hay “enemigos”, sino un entramado de intenciones e intereses comunes que trabajan conjuntamente para el buen éxito de la guerra.

Leer más

«HAY QUE CAMBIAR EL ACTUAL PARADIGMA ECONÓMICO»

Por David Alvarez-Planas y Xavier Bartlett

 

Benito Muros, un hombre controvertido, un hombre que no quiere hablar de política pero al que la política le acaba abduciendo, un hombre que tiene una idea y lleva años luchando por ella: fabricar, a modo de símbolo, una bombilla que pueda alumbrar 80 ó 100 años y que sirva de faro para todos aquellos que no creen ni en la manera ni en el modelo actual de hacer las cosas; para todos aquellos que creen que otro mundo es posible pero que hay que unirse y ponerse en marcha.Alguien dijo una vez “Todo largo camino empieza con un primer paso”.

 

“No quiero hablar de política” nos dice claramente Benito Muros, pero su discurso es abiertamente político. Político en el sentido etimológico de la palabra, ya que se refiere a la implicación de las personas en la “polis”, es decir, en los asuntos públicos o en todo aquello que concierne a la ciudadanía tanto en el ámbito individual como colectivo.

“No me gustan las etiquetas. No soy ni anticapitalista ni nada por el estilo, ni de izquierdas ni de derechas. Yo soy muy… ¿cómo diría?… del sentido común. Y el sentido común nos dice que no podemos seguir como hasta ahora, consumiendo todas las materias primas, tirándolas a la basura a propósito para generar un crecimiento permanente de forma artificial para que la riqueza se concentre cada vez en menos manos.”
Leer más

Turquia_golpe de _estado_07-2016

El pasado viernes 15 de julio de 2016, a las 22.15 h. un grupo de soldados armados cortan el tráfico en los dos principales puentes de Estambul que comunican la parte europea con la parte asiática.

Casi simultáneamente, cazas de combate y helicópteros militares sobrevuelan la capital del país: Ankara. A las once de la noche, el primer ministro turco Yildrim anuncia a la opinión pública que se estaba produciendo un intento de golpe de estado.

Se producen una serie de noticias confusas. Al parecer, los insurrectos han bombardeado el parlamento y han tomado la televisión y la radio oficial. Sin embargo, ningún responsable aparece para dar la cara y anunciar el golpe de estado. El presidente Recep Tayyip Erdogan, en su residencia de vacaciones, no sólo no es detenido por los golpistas (algo que es lo primero que debe hacerse en todo golpe de estado que se precie) sino que vuela sin dificultad alguna hasta Estambul. Su avión sobrevuela la ciudad durante varias horas sin que ningún caza militar lo intercepte y hay que aclarar que el grueso de los golpistas procedían de la fuerza aérea. Las redes sociales, lejos de haber sido bloqueadas por los golpistas (otro error) bullen en defensa de la legalidad constitucional y de su presidente.

A las 06:40 horas del sábado, Erdogan aparece victorioso en el aeropuerto de Estambul, rodeado de sus seguidores. El golpe de estado ha fracaso. Se habla de casi 300 muertos y más de 1400 heridos.

Al día siguiente, Erdogan detiene a casi 3000 militares y otros tantos miembros de la judicatura son suspendidos. Surgen las primeras sospechas: ¿En tan poco tiempo se habían identificado y localizado a tantas personas implicadas en el golpe? ¿No estarían esas “listas negras” preparadas desde hacía ya tiempo?. Poco después se detiene a 30 gobernadores y 7.850 policías por su supuesta simpatía hacia los golpistas. Algunos analistas empiezan a hablar ya de un auto-golpe de estado con el claro fin de poder precipitar una  purga de aquellos elementos contarios al régimen de Erdogan e iniciar el tránsito hacia un estado turco plenamente islámico. Algo muy inquietante desde un punto de vista geopolítico.

En este artículo del escritor y periodista Wayne Madsen, publicado en  http://www.strategic-culture.org/  en octubre de 2011, se dan algunas claves para entender qué está pasando no sólo en Turquía sino en todo Oriente Medio. Una información que es difícil de encontrar en los medios de comunicación pero que aportan luz sobre qué está sucediendo y quién está detrás de algunos hechos que pueden cambiar la marcha de la historia.

Leer más