Entradas

CDC

Hace tiempo que teníamos la sospecha de que, por ignorancia o por mala fe, (personalmente me inclino por esto último) no se nos contaba toda la verdad acerca del virus del ébola, su origen y su transmisión. No entendía el elevadísimo nivel de protección por contaminación aérea de un virus que, se afirmaba, sólo se contagiaba por contacto directo con los fluidos del enfermo. Me resistía a aceptar determinadas opiniones que tienen tendencia a ver tramas conspirativas en donde con frecuencia sólo hay contradicciones del sistema e incompetencia de quienes nos gobiernan, pero al parecer, hay indicios más que razonables de que las autoridades sanitarias conocen (y no nos dicen) que el virus del ébola puede transmitirse por vía aérea.

La confirmación me llega a través del boletín de Alex Jones “Infowars” y esta es una traducción apresurada de su contenido:

El CDC finalmente admite que el Ébola pueden flotar en el aire … a una distancia de 3 pies (1metro aproximadamente)

Los trabajadores sanitarios que estén en contacto directo con pacientes deben protegerse de la transmisión por el aire del Ébola

Hemos advertido desde hace tiempo que el Ébola se puede propagar  a través de aerosoles a los trabajadores sanitarios que están en primera línea .Cartel CDC

El CDC, finalmente, ha admitido este hecho.

El CDC ha emitido un nuevo cartel que indica :

La propagación de las partículas ocurre cuando los gérmenes que viajan en las partículas que lanza una persona enferma cuando tose o estornuda, penetra en los ojos, la nariz o la boca de otra persona. Estas partículas alcanzan distancias cortas, de metros de 3 pies (1 metro) de una persona a otra.

Una persona también puede infectarse al tocar una superficie u objeto que contenga gérmenes y luego tocarse la boca o la nariz.

Limpie y desinfecte con frecuencia superficies como picaportes, grifos y juguetes, ya que el virus del ébola puede sobrevivir en estas superficies durante varias horas.

Meryl Nass

(http://anthraxvaccine.blogspot.com.es/) doctora en medicina, internista certificado por el consejo y epidemióloga especializada en guerra biológica y experta en ántrax, comenta :

“El CDC dice que no se propaga a más de 3 pies. Bueno, al menos los CDC está empezando a cambiar su discurso. Tal vez mañana serán 5 pies, luego 10. Tal vez el próximo mes van a decirnos por qué todas las posesiones de las víctimas están siendo incinerados y sus apartamentos fumigados.

Sólo recuerde: históricamente, el Ébola se propaga  rápidamente en los centros de salud”.

Y mire esto: http://www.washingtonsblog.com/2014/10/top-ebola-scientists-ebola-likely-spread-aerosol-cold-dry-conditions-hot-humid-africa.html

Previamente, la Dra. Nass sostuvo que el CDC ha estado mintiendo acerca de la transmisión por aerosoles de Ébola, como admitía en  una publicación suya de 2009:

(el virus del ébola) representa un alto riesgo individual de infección  por transmisión de los aerosoles de laboratorio y la enfermedad que amenaza la vida que es frecuentemente fatal, y para la que no existe vacunas o tratamientos …

Fuente: Alex Jones www.infowars.com

De cómo los americanos han sido expuestos a riesgos biológicos en el mayor experimento sin control jamás realizado

chemtrails-masksUna epidemia oculta está intoxicando a los Estados Unidos.

Las toxinas están en el aire que respiramos y en el agua que bebemos, en las paredes de nuestras casas y en los muebles en su interior. No podemos escapar de ellas en nuestros coches. Es en las ciudades y suburbios. Esto afecta a ricos y pobres, jóvenes y viejos.

Y hay una razón por la cual usted nunca ha leído sobre esto en el periódico o ha visto un informe en el noticiero de la noche: no tiene nombre – y no hay antídoto.

El culpable detrás de este silencioso asesino es el plomo. Y el vinilo. Y el formaldehído. Y el asbesto. Y el Bisfenol A. Y los bifenilos policlorados (BPC). Y muchas más novedades que nos trae la industria que una vez prometió «mejor vida a través de la química«, pero en su lugar produjo un caldo tóxico que ha hecho de todos los estadounidenses un conejillo de indias y  ha convertido a los Estados Unidos en un gran experimento natural.

Hoy, todos somos sujetos involuntarios en el mayor conjunto de pruebas de medicamentos hasta la vez. Sin nuestro conocimiento o consentimiento, estamos probando miles de presuntos productos químicos y compuestos tóxicos, así como nuevas sustancias cuya seguridad en gran parte no está probada y cuyos efectos en los seres humanos son casi desconocidos.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) en sí han comenzado a monitorear nuestro cuerpo para 151 sustancias químicas potencialmente peligrosas, detallando la variedad de contaminantes que almacenamos en nuestros huesos, músculos, sangre y grasa.

Ninguna de las empresas introduciendo estos nuevos productos químicos siquiera se ha molestado en decirnos que somos parte de su experimento. Ninguno de ellos nos ha pedido que firmemos formularios de consentimiento o os han explicado que ellos tienen poca idea de lo que son los efectos secundarios a largo plazo de los productos químicos que han puesto en nuestro entorno – y así en nuestros cuerpos – podrían ser.

Tampoco tienen ninguna idea de lo que pueden producir los efectos sinérgicos de combinar muchos productos químicos nuevos dentro de un cuerpo humano en cantidades desconocidas.

Leer más

javier sierraHace casi 67 años, los titulares del Diario Roswell de Nuevo México, publicaban una de las noticias más extrañas de la historia, “LA RAAF captura platillo volador en el rancho de la región Roswell”, dicha noticia se dio el día 8 de julio de 1947. Con el transcurso del tiempo, dicha localidad, se fue convirtiendo en  la capital mundial de la ufología, a la cual asistían y siguen asistiendo  gran cantidad de investigadores, con la finalidad de desentrañar el enigma.

Una de las cosas más extrañas en torno a este caso, fueron las diversas versiones que el Gobierno norteamericano fue dando en el transcurso del día de este incidente.  Entre las diversas contradicciones, hay dos que son de llamar la atención. La primera fue dada por el oficial Walter Haut, diciendo que un disco volador había sido recobrado en el rancho cercano a la base militar, por el grupo de operaciones 509. Lo describían como producto de un choque.

La segunda versión fue dada por el general de la fuerza aérea Roger Ramey, donde afirmaba que el objeto era simplemente un globo meteorológico, presentando al público los restos recuperados.

Pero eso no era todo, porque después de algunas décadas, algunos militares retirados que estuvieron en el incidente, comenzaron a divulgar una serie de comentarios que llamaron la atención de muchos. Jesse Marcel, un oficial de inteligencia, comentaba que entre los restos recuperados, había algunos que eran extremadamente ligeros y muy resistentes. Otros testigos, decían que se habían recuperado dos pequeños cuerpos, que tripulaban la nave en forma de huevo que se había estrellado cerca de la localidad.

¿Oculta algo el  Gobierno de los Estados Unidos?, ¿qué fue lo que recuperaron los militares en el Rancho Foster?, hay muchas interrogantes al respecto. Pero de lo que si podemos estar seguros, es que este hecho cambió la historia del mundo y nos enseñó a observar el cielo de una manera distinta.

Javier Sierra es hoy en día, uno de los más conspicuos escritores que se han atrevido a desentrañar el secreto;  hace 20  años realizó una de las investigaciones más detalladas, entrevistando a los pocos testigos que aún estaban con vida y a los hijos de ellos que guardaban algún secreto.

Hoy decide lanzar nuevamente esta investigación, para los lectores de Latinoamérica, no solo para los apasionados del asunto, sino también para los nuevos inquisidores, que inician su carrera en el terreno de la ufología.

Leer más

Obsolescencia programada es la determinación del fin de la vida útil de un producto de modo que, tras un período de tiempo calculado de antemano por el fabricante, éste deja de funcionar. De este modo, se obliga al ciudadano a consumir nuevos productos para sustituir a los antiguos, en ocasiones pese a su voluntad y siempre sin que exista una autentica necesidad. Y para evitar que ese consumo forzado tuviera interrupción, se facilitó el endeudamiento de la población para que pudiera pagar esos bienes “en cómodos plazos”. Una maniobra perfecta para mantener “cautiva” en el consumismo permanente a la mayoría de la población.

Este magnifico documental realizado por Cosima Dannoritzer, que ganó el Premio de la Academia de Television de 2011, fue rodado en España, Francia. Estados Unidos y Ghana y realiza un recorrido por la historia de una práctica empresarial que se inicio en 1932 con la propuesta de Bernard London, un importante empresario norteamericano que, a raíz de la recesión económica de la época, propondría la obligatoriedad de fabricar productos cuya vida útil estuviera limitada y así “reactivar” el consumo. En 1932, London desarrolló este concepto en su libro “The New Prosperity”.

La idea no era nueva, dado que ya en 1924, un cártel que agrupaba a los principales fabricantes de bombillas de Europa y Estados Unidos (Cartel Phoebus) pactó limitar la vida útil de las bombillas eléctricas a 1000 horas.

Desde entonces han pasado 90 años y esta conducta perversa de la industria se ha generalizado. Las víctimas: la población mundial a la que literalmente estafan con una práctica que posiblemente sea legal pero que es a todas luces, inmoral e  ilegítima.

Como en otros muchos ámbitos, también aquí pretenden hacernos vivir en el engaño. En su mano, amigo lector está que no lo consigan.

DogmaCero publicara en su número 7 (enero-febrero 2014) una entrevista en exclusiva con Benito Muros, economista y creador del movimiento Sin Obsolescencia Programada, en el que se revelarán las claves de esta mentira a escala mundial.

 

Portada DogmaCero #6

Portada número 6 de DogmaCero


Publicado DogmaCero número 6 (noviembre-diciembre 2013)

Contenidos:

Editorial:

De conspiraciones y conspiracionistas

Robert Temple
La Gran Esfinge nunca fue un león

Henry H. Bauer
La Ciencia en el siglo XXI: monopolios de conocimiento y cárteles de investigación

David Álvarez-Planas
La conspiración del Síndrome Tóxico

David Álvarez-Planas y Xavier Bartlett
Entrevista a Güdrun Greunke co-autora de «El Montaje del Síndrome Tóxico»:
«No fue el aceite de colza, fueron los pesticidas»

Andrew Collins
El legado prohibido de una raza caída (II)

Assensi Teixido
Las ocho Leyes Biológicas. Las bases de la emobiología
La evolución de la Nueva Medicina Germánica®

 

DOGMACERO es una publicación independiente, editada sin ánimo de lucro y que se distribuye bajo licencia Creative Commons 3.0 que autoriza la copia, reproducción y distribución del texto bajo estas cláusulas: no se permite un uso comercial del texto, se ha de citar el autor y la fuente original y no se pueden hacer obras derivadas del texto.

https://www.dogmacero.org/dogmacero-digital/

 

Si quiere recibir esta revista, puede suscribirse gratuitamente enviando un correo a

suscripciones@dogmacero.org