Entradas

«HAY QUE CAMBIAR EL ACTUAL PARADIGMA ECONÓMICO»

Por David Alvarez-Planas y Xavier Bartlett

 

Benito Muros, un hombre controvertido, un hombre que no quiere hablar de política pero al que la política le acaba abduciendo, un hombre que tiene una idea y lleva años luchando por ella: fabricar, a modo de símbolo, una bombilla que pueda alumbrar 80 ó 100 años y que sirva de faro para todos aquellos que no creen ni en la manera ni en el modelo actual de hacer las cosas; para todos aquellos que creen que otro mundo es posible pero que hay que unirse y ponerse en marcha.Alguien dijo una vez “Todo largo camino empieza con un primer paso”.

 

“No quiero hablar de política” nos dice claramente Benito Muros, pero su discurso es abiertamente político. Político en el sentido etimológico de la palabra, ya que se refiere a la implicación de las personas en la “polis”, es decir, en los asuntos públicos o en todo aquello que concierne a la ciudadanía tanto en el ámbito individual como colectivo.

“No me gustan las etiquetas. No soy ni anticapitalista ni nada por el estilo, ni de izquierdas ni de derechas. Yo soy muy… ¿cómo diría?… del sentido común. Y el sentido común nos dice que no podemos seguir como hasta ahora, consumiendo todas las materias primas, tirándolas a la basura a propósito para generar un crecimiento permanente de forma artificial para que la riqueza se concentre cada vez en menos manos.”
Leer más

Un estudio de la Universidad de Cornell demuestra que un largo periodo de sequía disminuyó los recursos alimentarios.

Investigación publicada en ‘Journal of Archeological Science’

piramidesUn conjunto de muestras de árboles han arrojado luz sobre uno de los posibles desenlaces de la civilización egipcia. Según un estudio realizado por la Universidad de Cornell de Nueva York, publicado en ‘Journal of Archaeological Science‘, la caída del imperio egipcio fue consecuencia de un cambio climático.

Alteración de recursos alimentarios

Las muestras se tomaron de un ataúd egipcio y de los barcos funerarios enterrados cerca de la pirámide de Sesostris III. Con estos restos, el equipo utilizó una técnica para comparar los isótopos de radiocarbono de los materiales de madera. Gracias a este trabajo, se ha podido datar con precisión la madera con un error máximo de diez años.

Los resultados del estudio han mostrado que en el año 2200 antes de Cristo se produjo una importante sequía. «Esta anomalía de radiocarbono se explicaría por un cambio en la estación de crecimiento, es decir, un cambio climático, que data de exactamente este periodo árido», ha explicado Stuart Manning, responsable del proyecto.

Un fenómeno que vuelve a producirse

«Los anillos de los árboles muestran la clase de cambio climático rápido que nosotros, los científicos y los políticos, tememos», ha explicado Manning, quien ha señalado que este trabajo muestra que «el cambio climático no tiene por qué ser tan catastrófico como una Edad de Hielo para causar estragos».

«Estamos exactamente en la misma situación que los acadios: Si hubiera algo que escapara del modelo estándar de la producción de alimentos en grandes áreas, sería un desastre», ha concluido.

EUROPA PRESS / Madrid

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/cambio-climatico-pudo-provocar-caida-imperio-egipcio-3277975

Vía: Francisco Casasola

La noticia no es nueva. A mediados del pasado mes de marzo, el Goddard Space Flight Center de la NASA publicaba un informe en el que se advertía de los peligros del cambio climático y la “explotación insostenible” de los recursos de nuestro planeta lo que nos estaba conduciendo al colapso de nuestra civilización en relativamente pocos años.

Esta noticia cobra de nuevo actualidad al conocerse  que el Pentágono trabaja con la hipótesis de que ese colapso civilizatorio se produzca y prepara los protocolos de actuación para cuando tal eventualidad se produzca.

planeta

Leer más

 

city

Incertidumbre, riesgo, crisis, peligros globales, caos… Son algunos de los conceptos más repetidos en el último informe de la ONU que un panel intergubernamental (formado por 60 científicos y representantes de un centenar de países) discute estos días en Japón. El documento ha sido elaborado por la agencia sobre cambio climático de naciones unidas, pero su perspectiva no se limita a describir el actual impacto ambiental, como en ocasiones anteriores, sino que centra su foco en el análisis de las amenazas contra la civilización. Sus conclusiones no son nada halagüeñas y vienen a reforzar, mediante una escalofriante mímesis, las mismas advertencias lanzadas en un reciente estudio financiado por la Nasa.

Las catástrofes naturales producidas durante el pasado año, junto a los efectos del clima extremo, con sequías, olas de calor, inundaciones y ciclones, han dejado a su paso graves problemas de abastecimiento, hiperinflación y ciertos conatos de revuelta. El nuevo enfoque de la ONU ya no se centra en el deshielo de los glaciares y el peligro que supone para los osos polares la alteración de su hábitat. Esta vez se apuntan las serias dificultades que enfrentará la civilización en un periodo no muy lejano, de entre cuatro y ocho décadas. El reto ahora es “buscar la supervivencia de la especie humana”.

Leer más

London Under Ice

 

Cerramos con esta tercera entrega la serie de tres artículos publicados recientemente en la prensa acerca de la posibilidad de un colapso de la civilización tal y como la conocemos. En este trabajo se citan a autores como James Lovelock y a instituciones como la NASA,la ONU o el mismísimo Pentágono. A estas alturas creemos que nadie pone en duda el difícil momento por el que atraviesa la historia de nuestra especie, fruto de sus propias contradicciones y que se traduce en una grave crisis económica (probablemente inducida), de valores, de organización como sociedad, en enfrentamientos entre grupos culturales y religiosos diferentes etc. Y todo ello en el marco de un indudable cambio climático cuyo origen, según unos, hay que buscarlo en la acción del hombre y que, según otros, obedece a un ciclo que se repite de forma periódica y que probablemente ya ha ocurrido en un pasado remoto y cuyo recuerdo nos ha llegado en forma de mitos y leyendas. Posiblemente la humanidad se halle ante una encrucijada. Pero si bien los problemas son graves, tampoco conviene olvidar que no es esta la primera vez que enfrentamos crisis… y las superamos. Y, sobre todo, no perdamos de vista que el mejor modo de tener a una sociedad cautiva y esclavizada es tenerla atemorizada. Y eso “la élite” lo sabe.

Redacción DogmaCero


Las palabras ‘colapso civilizatorio’ comienzan a aparecer con una inusitada frecuencia en los documentos oficiales de agencias de seguridad y organismos internacionales. Primero fue un estudio del Goddard Space Flight Center de la NASA en el que se advertía que la convergencia de las crisis alimentarias, energéticas, económicas (incremento de la desigualdad social) y del agua generará un colapso de la civilización en las próximas décadas. Unas pocas semanas después llegaba a semejantes conclusiones un panel intergubernamental de la ONU formado por 60 científicos y representantes de un centenar de países. Estos días ha sido el turno del Pentágono, que trabaja en la coordinación del “día después” (del colapso).

El informe del departamento de defensa norteamericano, llamado Conop 8888, tiene como objetivo instruir al ejército patrio para garantizar la supervivencia de la humanidad (incluso de las “poblaciones de países tradicionalmente enemigos”). Los autores del documento dibujan un escenario ficticio postapocalíptico, a partir del cual se diseñan diferentes estrategias para salvar a la población.

Las amenazas son diversas, pero el tema elegido para este “ensayo general” son los tan de moda zombis. Una metáfora para emular los retos a los que se deberán hacer frente cuando llegue el denominado “Day After Tomorrow”, como explicó la capitana y portavoz del Comando estratégico, Pamela Kunze, a Foreing Policy, la primera publicación que ha tenido acceso íntegro al documento desclasificado por el Pentágono.

El plan de contingencia para actuar ante un posible colapso de la humanidad consta de 31 páginas y fue diseñado en el año 2011. Desde entonces, un Comando Estratégico del ejército de EEUU se entrena bajo sus directrices en una base situada a las afueras de la ciudad de Omaha (Nebraska). En realidad, y según han informado al canal NBC fuentes cercanas al Pentágono, se trata de una “herramienta de formación” de militares que utilizan un “escenario ficticio” para instruirse en las labores propias de una gran catástrofe planetaria.

Leer más