Entradas

Los grupos de presión permiten que los grupos de intereses especiales controlen el proceso de formación de las leyes y, a la vez, cómo se crean e implementan las políticas de salud.

Las compañías farmacéuticas son algunas de las empresas más rentables y más poderosas del mundo. Además de utilizar las ganancias para anunciar productos e influir en los mercados destinados a la prescripción, las grandes empresas farmacéuticas gastan cantidades extraordinarias de dinero en patentes para proteger sus márgenes de beneficio.

Algunos tratamientos para el cáncer pueden costar 600 veces más en los EE.UU. que en otros países – y esta forma de manipulación de los precios sigue siendo legal en los EE.UU.1

Desafortunadamente para los consumidores, el juego está amañado a favor de las farmacéuticas, ya que ellos compran este privilegio presionando a los representantes del gobierno.

Los gastos de esas presiones por parte de la industria farmacéutica han ido aumentando cada año y alcanzaron un máximo histórico de 273 millones de dolares en el año 2009. Los fondos se utilizan con éxito para influir (es decir, pagar sobornos de una forma u otra) en legisladores y políticos y moldear las leyes pendientes.

Leer más

vaccineEn el número 13 (febrero-marzo de 2006) de la revista NEXUS (www.nexusmagazine.com) se publicó una interesante entrevista al Dr. Mark Randall (seudónimo tras el cual se escondía un ex-investigador en vacunas que había trabajado en un importante laboratorio farmacéutico) que advertía acerca de los peligros de vacunar de forma sistemática a la población.

Dogmacero ha recuperado este documento cuya traducción publicamos por su indudable interés y, a pesar de los años transcurridos, por estar de plena actualidad. Recomendamos una lectura atenta del mismo. Las afirmaciones que en esta entrevista se vierten son muy inquietantes.

¿Qué pasa con las vacunas? ¿Qué tan seguros y eficaces son?

Durante mucho tiempo he alertado acerca de los peligros de las vacunas, especialmente para recién nacidos y niños pequeños, cuyos sistemas inmunológicos no son capaces de hacer frente a los muchos contaminantes y conservantes tóxicos que hay en las vacunas. Hay otras razones por las que incluso los adultos deben evitarlas. Ahora, por primera vez, un ex empleado de la industria de las vacunas ha accedido a hablar de los peligros de las vacunas.

“Dr. Mark Randall” es el seudónimo de un ex-investigador de vacunas que trabajó durante muchos años en los laboratorios de las más importantes empresas farmacéuticas y los Institutos Nacionales de Salud del gobierno americano. Actualmente se halla jubilado y, pese a sus iniciales reticencias, finalmente ha accedido a que le entrevistemos.

La entrevista que sigue a continuación no sólo es importante debido al profundo conocimiento del Dr. Randall acerca de los peligros de la vacuna, sino por su testimonio sobre el funcionamiento interior y los encubrimientos del gobierno y la industria farmacéutica sobre las vacunas –ambas fuentes siguen intentando convencer  a los americanos de que pueden estar tranquilos y confiados.

Este importante aporte es tal vez el mejor resumen escrito acerca de evidencias en contra de las vacunas

Leer más

Síndrome Tóxico Español de 1981: el agente causante NO fue el aceite de colza

SÍNDROME TÓXICO: UNA SENTENCIA REVELADORA…

0300-tomatesLa alarma en torno al Síndrome Tóxico (ST) se disparó el 1 de mayo de 1981. Durante 40 días, el gobierno afirmó que la enfermedad se transmitía por vía respiratoria y canalizó todos los esfuerzos e investigaciones en busca de un misterioso “bichito”, marginando a quienes afirmaban que era una intoxicación por vía digestiva.

La noche del 10 de junio hubo el primer indicio público de que las autoridades cambiaban de bando, aunque iban a seguir marginando a quienes no les siguiesen en su nueva “solución el aceite de colza; esa noche TVE insinuó cierta posible relación entre el ST y unos aceites sin marca que se comercializaban por canales paralelos.

El 17 del mismo mes el Ministerio de Sanidad ordenó la retirada de dichos aceites.

El 30 comenzó una operación de canje gratuito de aceites sospechosos por aceite puro de oliva.

Aunque inicialmente las autoridades trivializaron la epidemia llegando a decir que les preocupaba más la gripe, lo cierto es que la catástrofe causó más de 700 muertos y 25.000 afectados crónicos.

A resaltar que, desgraciadamente, también estas cifras forman parte de la pugna entre las opuestas hipótesis sobre que ocasionó el ST.

El “Equipo de Análisis Ecológicos” publicó en Integral n° 107 una buena introducción al ST, a las hipótesis propuestas y a algunas de sus implicaciones,por lo que es recomendable su (re)lectura.

Leer más