Entradas

ESFERAS-1

Para algunos un auténtico misterio, para otros, más académicos, una simple muestra del arte de la cultura indígena precolombina. Y, aunque a muchos les cueste reconocerlo, nadie sabe todavia hoy en día qué significado tienen ni cuál fue el propósito de su elaboración.

Aún los trabajos académicos más “serios” reconocen la imposibilidad de una datación directa de estos objetos y especulan, basándose en indicios indirectos acerca de sus constructores y de la técnica empleada en su “fabricación”.

Una cosa, sin embargo, parece cierta: la teoría de los “antiguos astronautas” para explicar su origen y significado parece, como poco, forzada y la de su procedencia “atlante” innecesaria. Sin embargo, nadie puede afirmar con seguridad quien y, sobre todo,  por que las hizo. Su alineación hacia el polo norte magnético parecen mostrar un nivel de conocimiento “exótico”  para las culturas que poblaron la zona en la época en la que se atribuye su construcción, apuntando una conexión astronómica que a día de hoy (julio de 2016) no ha sido reconocido por la arqueología.

En este trabajo aportamos la visión de dos autores contrapuestos, situados en las antípodas el uno del otro.

En el primer artículo recogemos el texto del conocido divulgador y escritor Erich Von Daniken en su libro “Recuerdos del Futuro” ( 1968). Es una crónica viajera, de reconocimiento, a la búsqueda de respuestas para un enigma que justo en aquellos años empezaba a ser conocido del gran público. Al margen de su atrevida (y arriegada por gratuita) conclusión final, sus palabras tienen un valor antropologico innegable y de imprescindible lectura para todos aquellos defensores de la teoría alienigena del origen del hombre. A Von Daniken se le pueden hacer muchas críticas,-bastantes de ellas fundadas, reconozcámoslo- pero lo que le nadie le puede negar es una labor que tuvo el mérito de despertar muchas conciencias y muchas vocaciones en quienes hoy son historiadores, arqueólogos o escritores reconocidos.

En el segundo artículo el Dr.John W. Hoopes aporta una visión general de la cuestión desde el punto de vista académico. John Hoopes es licenciado en arqueología por la Universidad de Yale y Dr. En Antropología por la Universidad de Harvard. Actualmente es profesor asociado del departamento de antropología de la Universidad de Kansas. Con una humildad que le honra, el Dr. Hoopes reconoce que las esferas de piedra de Costa Rica “Todavía se consideran un gran misterio arqueológico sin resolver”

Leer más

Los científicos han detectado 30 rocas intactas y fragmentos de otras 60, levantadas hace 4.500 años

New Stonehenge

Arqueólogos británicos han descubierto, a apenas tres kilómetros de Stonehenge y enterrado a un metro de profundidad, los restos de un inmenso monumento megalítico formado por 90 rocas de hasta 4,5 metros de altura, originalmente dispuestas en un semicírculo de un kilómetro y medio de circunferencia. El hallazgo, anunciado en el Festival Científico de Bradford, constituye “el mayor monumento de piedra que jamás se ha descubierto en Reino Unido y posiblemente en Europa”, según el arqueólogo Vince Gaffney, al frente de la investigación.

Sin necesidad de excavar, utilizando tecnologías para la investigación subterránea, incluido un sofisticado radar, los científicos han detectado 30 rocas intactas y fragmentos de otras 60. Calculan que la estructura pudo haberse levantado hace más de 4.500 años, en la misma época en se construyó Stonehenge, y que el conjunto pudo constituir un gigantesco complejo ceremonial.
Descubrimiento en Stonehenge

La estructura recién descubierta se cree que formaba el perímetro de una especie de circo para rituales, apoyado en una depresión natural del terreno, rodeado de un foso de 17 metros de ancho y encarado al río Avon. El descubrimiento, según sus responsables, abre una fabulosa puerta al conocimiento de la cultura neolítica en las islas británicas.

Se cree que, en algún momento, los custodios del supuesto complejo ceremonial de Durrington Walls, donde se encuentran Stonehenge y la nueva estructura, decidieron tumbar las rocas de esta última y cubrirlas con tierra. No se sabe, por el momento, cuánto tiempo permaneció en pie.

El hallazgo se suma a los realizados hace ahora un año, que descubrieron un complejo de templos y tumbas bajo Stonehenge. Paul Garwood, arqueólogo de la universidad de Birmingham participante en el proyecto, asegura que los nuevos descubrimientos pueden cambiar drásticamente lo que se daba por hecho sobre este conjunto neolítico. “Todo lo que se ha escrito sobre el paisaje de Stonehenge y los monumentos antiguos que alberga”, advierte, “va a tener que ser reescrito”.

Stonehenge site

Visión aérea de Stonehenge y sus alrededores

Fuente: http://elpais.com/elpais/2015/09/07/ciencia/1441632390_754339.html

Orion over Karahunj 11 Aug 2015

Aspecto del cinturón de Orión sobre el cielo de Karahunj (Armenia) el 11 de agosto de 2015

Graham Hancock

El escritor e investigador Graham Hancock

La fotografía adjunta muestra la constelación de Orión saliendo antes del amanecer en los megalitos de Karahunj, Armenia. Las tres estrellas del cinturón de Orión se pueden observar en el cielo en la vertical de la punta del menhir justo a la derecha del centro de la fotografía. Ruego disculpas si no se puede ver muy bien al reproducirla en dispositivos pequeños, pero fue una difícil fotografía nocturna.
En los últimos años, en respuesta a las peticiones de muchos lectores que me acompañan en mis viajes de investigación, he estado experimentando con acoger grupos de viajeros en los viajes a los países de interés para mi trabajo. Trato de hacer esto un par de veces al año. Hasta ahora estoy muy contento del resultado de estas aventuras y las grandes personas que han decidido por viajar conmigo. Armenia es el último viaje y he pasado los últimos diez días en ruta por esta tierra con un grupo fantástico, de mente abierta explorando los muchos misterios de esta hermosa y antigua tierra.
Nos reunimos en Karahunj a las 4 am para observar la salida de Orion  hacia el este, sobre el anillo de montañas escarpadas que rodean este sitio megalítico increíble que se estableció como un observatorio estelar hace más de 7.000 años. Lo que lo hizo aún más especial fue que estuvimos presentes en los megalitos en la noche del 10/11 de agosto, que marca el inicio de Navasard, el antiguo Año Nuevo Armenio – ya no se celebra oficialmente como tal, pero, a pesar de la censura de la Iglesia Cristiana , es todavía honrado y respetado por muchas personas en este maravilloso país.
Nuestro grupo es internacional y está formado por ciudadanos de los Estados Unidos, Rusia, Australia, Italia, Alemania, India, Malasia, el Reino Unido, Sudáfrica, Holanda y Armenia y que se mezclaba en medio de las piedras, bajo el cielo estrellado, con muchos armenios que había hecho sus propias peregrinaciones a Karahunj desde las ciudades y pueblos de la zona.
La salida de Orión en el antiguo Año Nuevo es un evento de gran importancia aquí, ya que esta majestuosa constelación es considerada como la figura celestial de Hayk el legendario héroe de Armenia – al igual que, en el antiguo Egipto, Orión fue visto como la figura celestial del rey-dios Osiris. Fue un momento de profunda y espiritual belleza el contemplar las montañas y como las tres estrellas del cinturón se alineaban con los erosionados megalitos, y  comenzaba su lento ascenso hacia el meridiano acompañado por la media Luna un poco más al norte. Después de una hora empezó a salir el sol, llenando el cielo con su luz y las estrellas se desvanecieron pero todos sabíamos que habíamos compartido la experiencia de una unión muy especial del cielo y la Tierra, el macrocosmos y el microcosmos, la conciencia humana y el universo que nos dio nacimiento y nos sostiene.
Bailamos y cantamos con nuestros anfitriones armenios y nos deseamos mutuamente un feliz Año Nuevo. La esperanza de que todos estábamos presentes para expresar y manifestar nuestros deseos de paz en este mundo turbulento – tan lleno de dolor y dificultad innecesaria, tan caótico y deliberadamente manipulado mediante el odio, el miedo y la desconfianza. No importa lo mucho que, de forma sinuosa, nuestros políticos, sacerdotes y magnates financieros intenten engañarnos y dividirnos ya que pese a todo, existe la posibilidad de un nuevo espíritu de perdón, amor, confianza y tolerancia en el amanecer en el que la Humanidad pueda avanzar creando un futuro más brillante, en armonía los unos con los otros y todos con el universo alimentando así el espíritu.

Graham Hancock.

116496314(Traducción y síntesis del artículo original: Carbon and radiocarbon dating: a primer, de la revista “Mammoth trumpet”, marzo de 2001)

Nota previa: “Mammoth Trumpet” es la revista cuatrimestral del departamento de Antropología de la Universidad de Texas y está centrada en el estudio de los primeros habitantes de América. Sus artículos y su temática en general se adhieren a la ortodoxia científica en arqueología, como se puede comprobar en su página web. No obstante, en este número presentaba el estudio de dos científicos sobre la posible existencia de un desastre nuclear (natural) en Norteamérica en épocas remotas que habría causado una gran alteración de los niveles de Carbono-14, lo que a su vez habría afectado a la fiabilidad de las modernas dataciones por radiocarbono. Como presentación de este documento, un tal “JMT” firmaba un artículo de introducción que explica los problemas de la datación por radiocarbono y da contexto a las tesis de estos dos autores. Al final de este artículo, no obstante, se advierte al lector sobre lo controvertido de las teorías de estos autores y se apoya la confianza habitual en el método del C-14.

El radiocarbono: elemento inestable

El tipo de carbono llamado carbono-14 se crea continuamente en las capas altas de la atmósfera, donde los rayos cósmicos de procedencia estelar bombardean las moléculas de aire, creando lotes aleatorios de materia atómica y liberando neutrones. Cuando un neutrón colisiona con un átomo de nitrógeno, éste lo captura y se libera un protón. Con 6 protones, se ha convertido ya en carbono con 14 nucleones. Este es el C-14, un isótopo inestable de carbono, o carbono radioactivo. Siendo radioactivo, el C-14 decae, se desintegra. El átomo de radiocarbono emite una débil partícula beta (β) mientras se transforma en N-14, el átomo de nitrógeno del cual proviene.

La concentración de C-14 en depósitos de carbono es mínima, sólo un átomo de radiocarbono por cada 1012 átomos de isótopos de carbono estable. El C-14 se comporta como otros isótopos de carbono, que se combinan con el oxígeno y forman parte del ciclo del carbono de cada célula viva. Cuando muere el organismo huésped, no hay más ingesta de carbono o radiocarbono, y entonces el C-14 comienza a decaer.

Leer más

xavier

Nos complace en presentar el curso que realizará Xavier Bartlett, editor adjunto de DogmaCero el próximo día 24 de agosto de 2013 (en sesiones de mañana y tarde)  en la sede de la asociación Plural-21 en Barcelona y que tiene una duración aproximada de 8 horas, en horario de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20:00 horas.

Se trata de un curso abierto a todo tipo de personas interesadas y que se configura como una auténtica “hoja de ruta” para entender las diversas corrientes que existen en el ámbito de la denominada “historia alternativa”.

Ponente

Xavier Bartlett, licenciado en Prehistoria e Historia antigua por la Universidad de Barcelona y editor adjunto de la revista digital “DogmaCero”. Autor del libro “La historia imperfecta”, pendiente de publicación.

Sinopsis

¿Es el origen del hombre y de la civilización tal como nos lo cuentan en la escuela o en la universidad? ¿Qué grado de certeza tenemos respecto de algunas concepciones ya consolidadas? Frente a la investigación académica, numerosos autores han explotado un género literario conocido como historia o arqueología alternativa, que reta el conocimiento aceptado en el campo científico.

Este curso describe y analiza el panorama internacional de este género desde sus inicios a través de sus autores más destacados y sus teorías más difundidas, proponiendo un debate sobre lo que es científico y lo que es pseudocientífico. En suma, se abre la puerta a otra visión del pasado más remoto desde un enfoque crítico con la ciencia oficial, a fin de plantear nuevos escenarios que puedan ser abordados sin ningún prejuicio intelectual.

Leer más