Por David Cros

El 31 de enero pasado (31-01-2020) publiqué “El coronavirus y el programa chino de guerra biológica”. Si no lo ha leído, le recomiendo que lo haga ya que, de lo contrario, es posible que no tenga el contexto adecuado para el artículo que sigue a continuación.

Basándose en dicho artículo en DogmaCero realizamos un video que subimos a nuestro canal en Youtube y que fue retirado (la palabra exacta sería «CENSURADO«) porque, según dijeron a nuestro editor, «infringe nuestras normas» ya que «Youtube no permite publicar contenido que incite o promueva actos violentos o peligrosos que podrían dar lugar a lesiones físicas de gravedad o la muerte. Tampoco permite que aparezca contenido cuya finalidad sea ofensiva, sensacionalista o irrespetuosa». Ruego al lector lea el artículo citado y se forme su propia opinión.

A raíz de este incidente, he recibido varios emails  y diversos comentarios en las redes sociales, lo que ha provocado que actualice el anterior post con la sección “PARA SABER MÁS”, habitual en las publicaciones de DC, y que por razones de actualidad no pude publicar en su momento, y me decida a escribir el presente artículo con nuevos datos que apuntarían en una dirección muy concreta.

Revisando mi artículo a la luz de las nuevas informaciones, no puedo por más que reiterarme en lo que en el mismo se argumentaba, citando aL Dr. Dany Shoam (doctor en microbiología y ex oficial de la inteligencia israelí) y a The Washington Times: existe una posibilidad razonable de que el llamado COVID19 (antes 2019-NCoV) sea fruto de la ingeniería bioquímica, en el contexto de un supuesto programa chino de guerra biológica.

Leer más

por David Cros

Coronavirus 2019-nCoV es el nombre dado por la OMS al causante de la actual epidemia

Vivimos tiempos convulsos en muchos ámbitos de nuestras vidas y el de la salud es uno de ellos, con seguridad, el más importante.

El 31 de enero la OMS ha declarado emergencia internacional el brote de neumonía surgida en Wuhan (ciudad con más de once millones de habitantes, situada en la extensa provincia de Hubei, en la China central) y provocada por un coronavirus, un virus que habría sufrido una mutación y que, según se nos dice, habría sido transmitido por un animal al ser humano. Desde que se produjo este brote, con un insólito despligue de medios, el gobierno chino ha decretado la mayor cuarentena de la historia, con más de veinte millones de ciudadanos confinados y espectaculares medidas de seguridad y control de sus habitantes en todo el país.

Dada la opacidad con la que las autoridades de Pekín suelen tratar estos asuntos y la censura que se practica habitualmente en los medios de comunicación chinos, en sus redes sociales y en sus sitios de internet, algunos articulistas apuntan la posibilidad de que la verdad se está ocultando a la opinión pública y que, en realidad, la actual epidemia estaría provocada por un patógeno creado o mutado en algún laboratorio de armas biológicas.
Leer más

por David Álvarez-Planas

En enero de 2017 la prensa se hizo eco de la muerte de una mujer en Estados Unidos a causa de una “superbacteria” que, al parecer, era resistente a todos los antibióticos conocidos.(1)

Se trataba de una mujer de unos setenta años, residente en Nevada. La causa de la muerte fue un shock séptico provocado por la bacteria Klebsiella pneumoniae. La muerte se había producido en el mes de septiembre, pero los CDC (Centers for Disease Control) de Atlanta no lo dieron a conocer hasta el Informe semanal sobre morbilidad y mortalidad del mes de enero del año siguiente.

El origen de la infección que causó la muerte de la paciente había que buscarlo en una fractura de pierna que había sufrido en un viaje a la India efectuado el mes de agosto anterior. Al parecer, la infección la habría contraído en el hospital donde la atendieron.

La Klebsiella pneumoniae es una “enterobacteria”, resistente a casi todos los antibióticos conocidos y su mortalidad se estima entre un 40 y un 50 por cien de los casos. Según se indica en el informe de los CDC, la paciente fue tratada con 26 antibióticos diferentes sin resultado.

La resistencia a los antibióticos es un problema que preocupa y mucho a las autoridades sanitarias. La OMS (con todas las reservas que esta organización levanta en algunos sectores) ha anunciado que, de no hacer nada, la Humanidad se dirige a un “periodo post antibióticos” en el que una simple infección, hoy perfectamente tratable, podría causar fácilmente la muerte. Y es que no es la persona la que se hace resistente o sensible a los antibióticos, es la bacteria, residiendo ahí la gravedad del problema. Es decir, puede ser que una persona jamás haya tomado un antibiótico y no por ello dejara de estar expuesta a las consecuencias de una infección bacteriana o incluso a la muerte si es infectado por una de esas nuevas superbacterias.

Leer más

Los grupos de presión permiten que los grupos de intereses especiales controlen el proceso de formación de las leyes y, a la vez, cómo se crean e implementan las políticas de salud.

Las compañías farmacéuticas son algunas de las empresas más rentables y más poderosas del mundo. Además de utilizar las ganancias para anunciar productos e influir en los mercados destinados a la prescripción, las grandes empresas farmacéuticas gastan cantidades extraordinarias de dinero en patentes para proteger sus márgenes de beneficio.

Algunos tratamientos para el cáncer pueden costar 600 veces más en los EE.UU. que en otros países – y esta forma de manipulación de los precios sigue siendo legal en los EE.UU.1

Desafortunadamente para los consumidores, el juego está amañado a favor de las farmacéuticas, ya que ellos compran este privilegio presionando a los representantes del gobierno.

Los gastos de esas presiones por parte de la industria farmacéutica han ido aumentando cada año y alcanzaron un máximo histórico de 273 millones de dolares en el año 2009. Los fondos se utilizan con éxito para influir (es decir, pagar sobornos de una forma u otra) en legisladores y políticos y moldear las leyes pendientes.

Leer más

superbacteria

 

Según informa la CNN (en su edición en español), se trata de una cepa rara de infección por E. coli que es resistente a los antibióticos, incluso a la colistina.

Una superbacteria resistente a todo tipo de antibiótico fue hallada por primera vez en Estados Unidos, según se detalla en un informe elaborado por el Departamento de Defensa el jueves 26 de junio de 2016

El doctor Tom Frieden, director de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), dio a conocer el caso en el Club Nacional de Prensa en Washington.

Una mujer de Pennsylvania de 49 años de edad mostró la presencia de una cepa rara de infección por E. coli que es resistente a los antibióticos, incluso a la colistina, que los médicos a veces usan como último recurso cuando otros antibióticos fallan.

Leer más