cometa 67P

 

La sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha descubierto ingredientes esenciales para la vida en el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, al que lleva analizando desde hace casi dos años. Entre los compuestos que ha detectado se encuentran la glicina -el aminoácido más sencillo que constituye las proteínas- y el fósforo -elemento químico que forma parte del ADN y de las membranas celulares y que está implicado en el transporte de energía-, como se explica en el estudio que se publica ahora en la revista Science Advances.

Los científicos han especulado durante mucho tiempo sobre la posibilidad de que el agua y las moléculas orgánicas que hicieron posible la vida llegaran a la Tierra primitiva gracias a cometas y asteroides, después de que ésta se enfriara tras su formación. La ventaja de los cometas a la hora de desentrañar este misterio es que «realmente no han cambiado en 4.500 millones de años: nos dan acceso a algunos de los ingredientes que posiblemente terminaron en la sopa prebiótica y que, llegado el momento, dieron lugar al origen de la vida en la Tierra», dice el coautor del estudio Hervé Cottin.

Se sospechaba que algunos cometas y asteroides poseen una composición similar a la de los océanos. Sin embargo, Rosetta ha podido observar diferencias sustanciales en este cometa en cuestión, lo que refuerza la hipótesis de que estos cuerpos cósmicos poseen el potencial de actuar de semilla para la vida tal como la conocemos.

Leer más

Seti HomeMadrid. (EUROPA PRESS):- El multimillonario ruso Yuri Milner ha decidido donar 92 millones de euros al proyecto SETI para un ambicioso proyecto de diez años que pretende interceptar las buscadas señales de inteligencia extraterrestre.

La iniciativa, denominada ‘Breaktrough Listen’, supondrá que radiotelescopios en Green Bank, en Virginia Occidental (EEUU); el Observatorio Parkes en Australia, y el telescopio óptico del Observatorio Lick en California, explorarán en torno a un millón de estrellas en la Vía Láctea y un centenar de galaxias cercanas.

Milner también está lanzando una carta abierta para buscar respaldos a esta búsqueda intensificada; que ha sido firmada por numerosos científicos, incluyendo el físico Stephen Hawking.

«En un universo infinito, tiene que haber otra vida. No hay pregunta más importante. Es el momento de comprometerse a encontrar la respuesta», dijo Hawking en la presentación del proyecto. «Solemos conseguir de 24-36 horas en un telescopio por año, pero ahora vamos a tener miles de horas por año en los mejores instrumentos», ha explicado uno de los líderes del proyecto, Andrew Siemion, un científico de SETI en la Universidad de California, Berkeley.

A su juicio, se trata de una «revolución «. Los proyectos de SETI tradicionalmente buscan señales de radio u ópticas que parecen ser de una fuente artificial, por ejemplo, que se centran en la frecuencia y repiten de una manera regular.

Pero la financiación ha sido irregular: a principios de 1990, la NASA patrocinó algunas búsquedas, pero el proyecto fue abandonado en 1993. «En los últimos años, el apoyo total a SETI ha sido de solo medio millón de dólares, principalmente en los Estados Unidos, y todos de donaciones privadas», ha apuntado Frank Drake, uno de los pioneros de SETI.

Milner hizo su fortuna a través de inversiones en Facebook y otras empresas de Internet, y en 2012 estableció los lucrativos premios ‘Breakthrough’ para premiar la excelencia en las ciencias de la vida, la física fundamental y las matemáticas.

Graduado en física de partículas, bromea que su interés por SETI se inició en 1961, el año de su nacimiento; ya que recibió su nombre en honor al cosmonauta ruso Yuri Gagarin, que ese año se convirtió en el primer astronauta del mundo, lo que le inculcó una fascinación de por vida con el espacio y la posibilidad de vida extraterrestre.

Fuente:http://www.lavanguardia.com/vida/20150720/54433499761/magnate-ruso-inteligencia-extraterrestre.html#ixzz3gRSOey73

Via: F. Casasola

Web del proyecto SETI: http://setiathome.ssl.berkeley.edu/

marteCientíficos de la NASA han determinado que Marte tuvo un océano hace unos 4.500 millones de años que ocupó el 19% del planeta, pero con un volumen como para cubrirlo por completo, según un estudio publicado este jueves en la revista ‘Science’.

El equipo liderado por el ingeniero argentino Gerónimo Villanueva calcula que, si se hubiera extendido de manera uniforme, con una profundidad de 137 metros, la cantidad de agua que albergó el planeta podría haberlo cubierto por completo.

No obstante, creen que el océano marciano, con unos 20 millones de kilómetros cúbicos y hasta 1,6 kilómetros de profundidad en algunos puntos, se concentró en las planicies del hemisferio Norte y no cubrió la totalidad del planeta, sino el 19%.

Comparativamente, esta extensión sería superior a la del Océano Atlántico en la Tierra, que ocupa el 17%.

Varios observatorios

Los investigadores han utilizado el observatorio europeo en el desierto de Atacama (Chile), el observatorio W.M. Keck Observatory situado en Hawai y el Telescopio de Infrarrojos de la NASA también en Hawai para estudiar la atmósfera de marte.

Gracias a la precisión de estos instrumentos, los investigadores analizaron la huella de dos partículas de agua diferentes en la atmósfera de Marte, la del agua común H2O y la de su variante HDO, que contiene una variante más pesada del hidrógeno, llamado deuterio.

El equipo analizó los niveles de ambas moléculas varias veces a lo largo de casi seis años y descubrió que, mientras el agua pesada queda atrapada en el ciclo del agua marciano, el agua común tiende a escapar al espacio.

Si se compara la proporción de HDO y H2O en el hielo de los polos de Marte con la de agua atrapada en un meteorito marciano con 4.500 años de antigüedad, los científicos pueden medir los cambios atmosféricos subsecuentes para determinar la cantidad de agua que ha escapado al espacio y a qué ritmo, y por tanto cuánta hubo.

La historia del agua

«Con este trabajo, podemos entender mejor la historia del agua en Marte», explicó Villanueva, científico del Centro Goddard de la NASA.

«Nuestro estudio proporciona una estimación sólida de la cantidad de agua que Marte tuvo alguna vez, mediante la determinación de cómo se perdió gran parte del agua al espacio», indicó.

Villanueva apunta, además, a que el planeta fue más húmedo de lo que se había pensado hasta ahora, lo que abre la posibilidad de que fuera un lugar menos inhóspito con las condiciones para que se diera la evolución de la vida.

EFE/ Washigton

Fuente: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/marte-tuvo-agua-cubrir-planeta-3994483

Via: F.Casasola

El extraño fenómeno, producido en la alta atmósfera marciana y que tiene desconcertado a los científicos, se alza a unos 250 kilómetros de la superficie y sólo se ha observado al amanecer en momentos puntuales

nube en marte

En febrero de 2012, astrónomos aficionados de todo el mundo captaban una imagen sorprendente: de la superficie de Marte emergía un penacho de 250 kilómetros de altitud, un fenómeno que se repitió un mes después, y del que ahora se conocen las primeras hipótesis sobre su origen.

El material facilitado por los aficionados sirvió a los científicos para analizar el suceso y, sobre todo, para indagar un poco más en la atmósfera de Marte, el lugar en el que orbitan algunas misiones espaciales y del que todavía se sabe muy poco.

La revista Nature publica este lunes los resultados de esos estudios, un trabajo en el que han participado científicos de la Universidad del País Vasco y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Horizontalmente, el penacho -que no era uniforme-, midió entre 500 y mil kilómetros, “casi el tamaño de la península”, y “durante dos días alcanzó una altura de 200-250 kilómetros, algo totalmente inédito”, relata a Efe Agustín Sánchez-Lavega, autor del estudio e investigador del grupo de Ciencias Planetarias de la Universidad del País Vasco (UPH/EHU).

Y es que, tanto las naves espaciales que orbitan Marte como el telescopio Hubble de la NASA habían grabado antes situaciones como ésta (una de ellas en mayo de 1997) pero nunca a tanta altura sobre la superficie del planeta.

Leer más

 Alrededor de las 21:00 horas (hora peninsular española) del pasado 24 de diciembre, una bola de fuego atravesó lentamente  la península ibérica, según afirman numerosos testigos.

El fenómeno que pudo ser detectado por los sensores que la Universidad de Huelva tiene situados en el Observatorio de La Hita en La Puebla de Almoradiel (Toledo). El profesor José Maria Madielo afirmó que este fenómeno se produjo por la entrada de una roca de unos 100 kilos procedente, posiblemente, del cinturón de asteroides.

El bólido empezó a verse en Argelia y entró en la península ibérica por Murcia, atravesándola en diagonal, hasta salir por Bayona, en un recorrido total de algo más de 1.200 kilómetros. Se da la circunstancia de que la altura mínima  a la Tierra, unos 75 km., se situó en la vertical de Ciudad Real.

Al parecer es relativamente frecuente que se registren este tipo de bolas de fuego cruzando la atmosfera, aunque ya lo es menos que, tras abandonar la atmosfera terrestre  sigan su órbita por el espacio. A este fenómeno se le conoce con el nombre de bólido rozador.

Fuente: Medios de comunicación y agencias diversas

Via: Francisco Casasola