Un inquietante libro, aparecido este pasado verano (2007) en Estados Unidos y recientemente traducido al español (editorial Debate), examina la posibilidad de un mundo sin seres humanos. Es un ejercicio de prospectiva inquietante para cuya elaboración, su autor, Alan Weisman, entrevisto  durante más de tres años a científicos de todo el mundo para que dieran respuesta a una pregunta: ¿Cómo sería el mundo sin humanos? Las respuestas fueron publicadas en forma de artículos. Finalmente, se recopilaron y dieron lugar a The world without us. Estas son algunas de las respuestas.

Si alguien quiere saber cuándo va a producirse el fin del mundo lo tiene relativamente fácil. Y no ha de acudir a profetas, astrólogos, adivinos o contactados. El fin del mundo se producirá aproximadamente dentro de unos 5.000 millones de años, cuando nuestra estrella más cercana, el Sol, inicie su expansión hasta convertirse en una gigante roja. En esa época probablemente sólo queden  rastros de vida en forma de microorganismos, capaces de adaptarse a las increíblemente duras condiciones de nuestro planeta. Al cabo de unos dos mil millones de años más nuestro la Tierra  habrá desaparecido, engullida por el Sol. El final habrá sido como el principio.

Leer más

Blackberry7100

 

La noticia saltó a la prensa a finales de junio pasado: el gobierno francés no se fia de las Blackberry. Y es que  los expertos temen que los mensajes y las conversaciones que se efectuan através de esta popular pda puedan ser un objetivo de la inquietante NSA (National Security Agency). Tanto es asi que a principios de 2006 la Secretaria General de la Defensa Nacional francesa publicó una circular interna que ya alertaba acerca del peligro de que las conversaciones efectuadas a través de cualquier Blackberry fueran interceptadas.

Con la llegada de Sarkozy al Eliseo las relaciones entre Estados Unidos y Francia mejorararon notablemente. Pero, al parecer, ni siquiera esto ha sido suficiente como para que la administrción francesa se plantee muy seriamente prohibir el uso de los conocidos dispositivos móviles Blackberry entre los altos cargos de la administración, susceptibles de tener acceso a información sensible.

Leer más

earth_impact_1

Recientes investigaciones parecen indicar que las posibilidades de que se produzca un impacto de un cuerpo celeste contra nuestro planeta no son tan remotas como se pensaba. De hecho, hay indicios claros de que esto ya se produjo en el pasado, provocando la extinción masiva de especies enteras y, tal vez, de antiguas civilizaciones.

Leer más

 

Craneo hallado en la Cova del Toll en Moià (Barcelona)

Existe una arqueología prohibida que nos muestra inquietantes descubrimientos que, de revelarse ciertos, obligarían a rescribir la historia del hombre tal y como la conocemos. Aunque muchos se resisten a aceptarlo, existen una serie de anomalías que nos muestran claramente que algo inquietante ocurrió en el pasado. En muchas partes están apareciendo evidencias de una tecnología imposible.

No deja de ser sorprendente comprobar como algunas anomalías históricas son totalmente pasadas por alto por arqueólogos e historiadores, cuando no deliberadamente silenciadas. Se trata, casi siempre, de hechos que no encajan dentro de las teorías elaboradas por los expertos y que su reconocimiento oficial podría resquebrajar el edificio académico con tanto esfuerzo construido.

Una de esas anomalías hace referencia a restos hallados de animales y homínidos, de miles de años de antigüedad y que presentan orificios que sólo pudieron ser causados por proyectiles similares a los que provocan las municiones de nuestras modernas armas de fuego.

Citaremos tres casos a modo de ejemplo aunque, a buen seguro, deben existir muchos otros, arrinconados en los archivos de museos de todo el mundo, esperando a que alguien repare en ellos y cuya anomalía o se ha ignorado, o se ha ocultado de forma intencionada.

Leer más

Chororapithecus_abyssinicus

Según publica la revista Nature  un equipo de científicos de Kenia y Japón han descubierto en la actual Etiopía los restos fosilizados de una nueva especie de primate que han bautizado con el nombre de Chororapithecus abyssinicus y que tendrían una antigüedad de entre diez y once millones de años.

Según dicha publicación, se trata de los restos fósiles más antiguos encontrados hasta hoy de un primate relacionado directamente con los gorilas y cimpances. Este nuevo ancestro hace que los científicos se planteen ahora si humanos y simios se separaron mucho antes de lo que se creía ya que si los monos tienen un antepasado de diez millones de años de antigüedad, la separación entre hominidos y simios tuvieron que separarse hace mñas tiempo.

El hecho de que apenas se hallasen restos en Africa de simios entre siete y doce millones de años, hizo pensar a los científicos que los primates de los que posteriormente descenderian goriles, chimpances y humanos llegase a este continente desde Eurasia. El nuevo ancestro descubierto ahora echa por tierra esta teoría, según sus descubridores, demostrando que el origen de hominidos y monos está en Africa.