Por David Álvarez-Planas

En mayo de 1981, (hoy se cumplen 40 años) la convulsa sociedad española, todavía no recuperada del intento de golpe de estado del 23 de febrero de ese año, despertó con el anunció de una nueva amenaza, esta vez en forma de enfermedad desconocida que amenazaba convertirse en una pandemia de proporciones imprevisibles.

Al principio se habló de una enfermedad de origen desconocido que se transmitía por vía respiratoria. Algunos la identificaron con una “neumonía atípica”, otros con la legionella. Finalmente, la versión oficial fue que la causa de esa epidemia que, a día de hoy, se estima que causó unas 1.000 víctimas y alrededor  de 50.000 afectados, fue un envenenamiento debido al aceite de colza adulterado, pese a que algunas víctimas nunca habían ingerido aceite de ese tipo y otras muchas personas que sí lo habían hecho –y en cantidades importantes-  nunca enfermaron. Esta es la cronología de una auténtica y real conspiración para ocultar la verdad, una verdad inquietante que cuando se conoce nos revela que, en ocasiones, los ciudadanos somos meras marionetas en manos de inconfesables intereses. Leer más

Por Chris Impey

OVNI sobre la ciudad Autor: Vladimir Pustovit (CC by 2.0) Fuente: https://creativecommons.org/photos/75c5d68b-1b75-4bea-a679-a880e39b1bfc

Si extraterrestres inteligentes visitaran la Tierra, sería uno de los eventos más importantes de la historia de la humanidad.

Las encuestas muestran que casi la mitad de los estadounidenses creen que los extraterrestres han visitado la Tierra, ya sea en el pasado remoto o recientemente. Ese porcentaje ha ido aumentando. La creencia en las visitas extraterrestres es mayor que la creencia de que el Bigfoot es una criatura real, pero menos que la creencia de que hay lugares poseídos por espíritus.

Los científicos descartan estas creencias por no representar fenómenos físicos reales. No niegan la existencia de extraterrestres inteligentes. Pero pusieron un listón alto como prueba de que nos han visitado criaturas de otro sistema estelar. Como dijo Carl Sagan, «las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias».

Soy un profesor de astronomía que ha escrito extensamente sobre la búsqueda de vida en el universo. También doy un curso en línea gratuito sobre astrobiología. Les confesaré un secreto: personalmente no he visto un ovni.

Leer más

por Mercedes Pullman

La historia de la llamada Princesa Tisul despierta inquietudes desde hace años, dando lugar a más preguntas que respuestas. Hace medio siglo, se encontró un sarcófago a una profundidad de 70 metros en la región de Kemerovo, en el pueblo de Rzhavchik, región de Tisul.

La historia del descubrimiento de la Princesa Tisul fue descrita en el artículo de Oleg Kulishkin «La dama, que tiene 800 millones de años», publicado en el periódico Abakan «Khakassia» en 2002.

Esta historia se conoció gracias a un coronel ya retirado de la Seguridad del Estado, quien resultó ser compañero de viaje en tren del el periodista Oleg Kulishkin. Posteriormente, el artículo de Kulishkin, que contenía la historia de un oficial que había servido durante muchos años en el departamento secreto de la KGB, se publicó en el periódico de Abakan «Khakassia» y en el número 124 del periódico de Zlatoust «Arkaim».

Según el coronel, a principios del otoño de 1969 tuvo lugar un evento increíble en la aldea de Rzhavchik, distrito de Tisulsky, región de Kemerovo: en una mina de carbón, a una profundidad de unos 70 metros, un minero llamado Karnaukhov tropezó con un sarcófago de mármol con una longitud de, al menos, 2 metros.

Leer más