por David Álvarez-Planas

A finales del pasado mes de setiembre de 2020 se celebró en Barcelona la cuarta edición del Ufology World Congress.

Como todo lo que está sucediendo en el último año, también este evento vino marcado por la omnipresente pandemia que tanto está condicionando nuestra vida y nuestra sociedad.

Lo cierto es que la certeza de que el congreso se iba a celebrar no se tuvo hasta el último momento. Voces prudentes aconsejaban a los organizadores suspender el acto. En una Barcelona en plena escalada del coronavirus, con crecientes rumores de confinamientos perimetrales, reunir en un espacio cerrado a tantas personas, parecía, como mínimo, imprudente.

Por si fuera poco, lenta pero implacablemente, los ponentes «estrella», especialmente los que procedían de otros países, iban disculpando su presencia.

El panorama que presentaba la pandemia en Catalunya, con unas autoridades desbordadas en su lucha por intentar que la epidemia no se descontrolase, tomando medidas de distanciamiento social y restricción de los actos públicos y las reuniones masivas, hizo que muchos de los ponentes se quedaran en casa.

Leer más