por David Cros

 Ver en el Canal de Youtube en formato completo: https://youtu.be/6L9JVq3tvLM

 

Vivimos tiempos convulsos en muchos ámbitos de nuestras vidas y el de la salud es uno de ellos, con seguridad, el más importante.

El 31 de enero la OMS ha declarado emergencia internacional el brote de neumonía surgida en Wuhan (ciudad con más de once millones de habitantes, situada en la extensa provincia de Hubei, en la China central) y provocada por un coronavirus, un virus que habría sufrido una mutación y que, según se nos dice, habría sido transmitido por un animal al ser humano. Desde que se produjo este brote, con un insólito despligue de medios, el gobierno chino ha decretado la mayor cuarentena de la historia, con más de veinte millones de ciudadanos confinados y espectaculares medidas de seguridad y control de sus habitantes en todo el país.

Dada la opacidad con la que las autoridades de Pekín suelen tratar estos asuntos y la censura que se practica habitualmente en los medios de comunicación chinos, en sus redes sociales y en sus sitios de internet, algunos articulistas apuntan la posibilidad de que la verdad se está ocultando a la opinión pública y que, en realidad, la actual epidemia estaría provocada por un patógeno creado o mutado en algún laboratorio de armas biológicas.

Para algunos observadores, el hecho de que el origen del actual coronavirus sea la ciudad de Wuhan, en la que se ubica la sede del Instituto de Virología de Wuhan (WIV por sus siglas en inglés), del que se sospecha que se halla vinculado al programa encubierto de armas biológicas de China, ha hecho saltar todas las alarmas.

Este Instituto fue fundado en 1956 con el nombre de Laboratorio de Microbiología de Wuhan (1) y formaba parte de la Academia China de las Ciencias. Tras varios cambios de nombre y de depender de diversas instituciones gubernamentales, en 1978 pasó a llamarse Instituto de Virología de Wuhan siendo el único laboratorio equipado para tratar con garantías una epidemia de las proporciones de la provocada por el coronavirus actual. De ahí a que algunos medios hayan especulado con la posibilidad de que, en realidad el causante de la actual pandemia sea un virus surgido, precisamente, de este centro, como parte de un programa de armas biológicas secreto.

Aspecto de las instalaciones del Instituto de Virología de Wuhan

Precisamente, en una noticia publicada el 24 de enero pasado en The Washington Times (2) se afirmaba que la actual epidemia podría haberse originado en el WIV, el único sitio declarado en China capaz de trabajar con virus mortales.

La fuente de dicha noticia es Dany Shoham, un antiguo oficial de inteligencia militar israelí, doctor en microbiología médica, especialista en guerra biológica y que ha seguido de cerca el supuesto programa secreto de armas biológicas de Pekín. De 1970 a 1991 fue analista senior de la inteligencia militar israelí para la guerra biológica y química en el Oriente Medio con rango de teniente coronel.

Shoham afirma que “Ciertos laboratorios adscritos al Instituto de Virología de Wuhan probablemente se dedican a la investigación y desarrollo de armas biológicas, al menos de forma colateral”.

La historia viene de lejos. En un artículo publicado en julio de 2019 en el Journal Institute for Defence Studies and Analyses, Shoham ya afirmó que el WIV era uno de los cuatro laboratorios chinos dedicados al desarrollo de armas biológicas e identifico el Laboratorio Nacional de Bioseguridad adscrito al WIV como un centro en el que se investigaban los virus portadores de la fiebre hemorrágica del Ébola, Nipah y Crimea-Congo. Y aunque, como decíamos antes, el WIV está adscrito a la Academia de Ciencias de China, algunos de los laboratorios integrados en él están bajo el control del ejército chino.

El coronavirus 2019-nCoV

De hecho, en 1993 China declaró el Instituto Wuhan de Productos Biológicos como una de las ocho instalaciones de investigación de guerra biológica cubierta por la Convención de Armas Biológicas (BWC) a la que China se unió en 1985. En otros términos: el WIV es una instalación civil vinculada al sistema de defensa chino y se considera involucrado en el supuesto programa de armas biológicas y bioquímicas de ese país.

Por su parte, el Departamento de Estado de los Estados Unidos en un informe publicado el año pasado ya apuntaba sus sospechas de que China estuviera desarrollando un programa secreto de investigación de armas biológicas, extremo que las autoridades chinas no han entrado nunca a comentar.

Para el gobierno de Pekín, el origen de la actual epidemia, en palabras de Gao Fu, director del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades, es un virus cuyos portadores serían animales salvajes vendidos en el mercado de Hunan Seafor en Wuhan.

Es curioso observar cómo en China circulan rumores por internet de que el virus sería parte de una conspiración de los Estados Unidos para propagar gérmenes modificados y que se utilizarían como armas biológicas. Esto bien podría indicar que China está preparando una acción de contra-propaganda para contrarrestar posibles futuras acusaciones de que el 2019-nCoV (que así es como la OMS ha denominado al nuevo coronavirus) sea un germen que se escapó de los laboratorios de investigación de Wuhan.

Coronavirus 2019-nCoV es el nombre dado por la OMS al causante de la actual epidemia

Curiosamente, ha sido en el Instituto de Virología Wuhan en donde se han estudiado este tipo de virus en el pasado, como la cepa causante del SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo), el virus de H5N1 (o virus de la gripe aviar) o el flavivirus, relacionado con el virus del dengue, la fiebre amarilla o el virus del Nilo Occidental, y que provocó la encefalitis japonesa. Más curioso es que en el WIV también se realicen investigaciones con los gérmenes causantes del Ántrax.

Shoham lo tiene claro: “Los coronavirus, particularmente el SARS, han sido estudiados en el Instituto de Virología de Wuhan y probablemente se encuentre allí. El SARS está incluido en el programa de Guerra Biológica china y es tratado en diversas instalaciones debidamente equipadas. No se sabe con certeza si la actual variedad de coronavirus se incluye específicamente en el programa de armas biológicas, pero es posible”

De confirmarse este extremo, la filtración al exterior del patógeno y la posterior transmisión, origen de la actual epidemia, bien pudo producirse por una fuga (producto de algún fallo en los protocolos de seguridad) o bien por la infección inadvertida en el interior de las instalaciones de alguno de los trabajadores del WIV.

El Instituto de Virología de Wuhan es el único laboratorio en China (que se sepa) calificado como P4 lo que indica que está preparado para trabajar en el nivel 4 de patógenos, lo que requiere de los estándares de seguridad más estrictos para evitar, precisamente, la propagación de los virus más peligrosos actualmente conocidos.

El complejo que albergan las instalaciones del Instituto de Virología de Wuhan  está situado a tan solo 30 kilómetros del mercado de Hunan Seaford, la «zona cero», el lugar en el que supuestamente empezó todo.

 

Mapa que muestra la propagación del coranavirus a 30-01-2020

El coronavirusl 2019-nCoV, causante de la actual epidemia, es altamente contagioso, pero no parece (al menos por las noticias que nos están llegando hasta ahora) que tenga una tasa de mortalidad alarmantemente alta en personas sanas (se habla de entre un tres y un cinco por cien de los afectados).

Mucho más elevada es la tasa provocada por el SARS, del orden del 15% o del, menos conocido, MERS, todavía activo pero contenido en la península arábiga y que ha infectado a unas 2.500 personas con 850 muertos lo que indicaría una tasa de mortalidad del 35%. Es precisamente por esto que no se acaban de entender las espectaculares medidas tomadas por las autoridades sanitarias chinas (entre las que está el limitar los movimientos de sus ciudadanos por todo el país o construir un hospital para 2000 posibles pacientes en apenas quince días) y las de otros muchos países, con la repatriación masiva de sus nacionales. A menos que… no se nos esté diciendo toda la verdad.

Y es este extraño comportamiento lo que hace que algunos observadores apunten la posibilidad de que, tal vez, lo que estamos viviendo estos días no sea más, que un ensayo a nivel mundial de lo que puede suceder en un tiempo no muy lejano, si alguna de esas armas químicas es empleada por grupos terroristas (de hecho, ya hay antecedentes y los servicios secretos de las principales potencias trabajan en ese escenario) o bien como armas convencionales en algunas de las muchas guerras olvidadas en cualquier rincón del mundo.

Y eso sin descartar que las autoridades sanitarias estén tomando tan extraordinarias medidas no por las consecuencias del actual coronavirus sino ante la posibilidad de que éste mute y se convierta en un agente mucho más letal.

David Cros
Redacción DogmaCero

Notas:

1.- https://ca.wikipedia.org/wiki/Institut_de_Virologia_de_Wuhan

2.- https://www.washingtontimes.com


PARA SABER MAS
(Actualizado a 20/03/2020)

COVID-19: ¿Un arma biológica o una plaga de la naturaleza?

Wuhan, de superlaboratorio de virus a epicentro de una epidemia global

CORONAVIRUS COMO ARMA BIOLÓGICA DE DESTRUCCIÓN MASIVA

Israeli Expert: China Might Have Created the Coronavirus

Coronavirus may have originated in lab linked to China’s biowarfare program

Virus-hit Wuhan has two laboratories linked to Chinese bio-warfare program

Israeli Biological Warfare Expert Connects China’s Wuhan Virus to Covert Biological Warfare Laboratory

«Coronavirus may have origins in China’s biological warfarelab in Wuhan»

The Wuhan Virus Is Not a Lab-Made Bioweapon

Print Friendly, PDF & Email
1 comentario
  1. Tomas
    Tomas Dice:

    Se puede comprobar que los llamados virus son seres vivos?
    Se puede comprobar como ingresan y como hacen para tomar el control celular?
    La tan mentada guerra bacteriologica parece muy poco probable producir que puedan ingresar sl cuerpo circular en su sangre y sustancias libremente ya que las Celulas tienen un mecanismo de control de lo que ingresa y egresa a traves de su tricapa de piel!! Como R Hamer descubrio los microorganismos y bacterias son programadas y utilizadas por las Celulas para multiples fines y siempre es para la continuidad y la normalidad de la vida celular y el organismo

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.