ataque_nuclear

Ahora se cumple el 70 aniversario de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki podría parecer que la amenaza de un ataque nuclear se ha desvanecido. Pero no lo ha hecho; la amenaza, en realidad, no ha dejado de crecer”.

En estos términos se expresa en una columna que publica The Conversation el director del Instituto para la Gestión de Desastres de la Universidad de Georgia, Cham Dallas. El profesor, que lleva 30 años estudiando los efectos de los accidentes y ataques nucleares, es una de las personas encargadas de formar la Nuclear Global Health Workforce, un organismo internacional cuyo objetivo será instruir y coordinar a los distintos servicios de emergencia para hacer frente a una crisis nuclear a gran escala. Su mensaje es claro: ningún país del mundo cuenta con un plan verdaderamente efectivo para minimizar los daños que causa una detonación nuclear, y no deberíamos descartar la posibilidad de que el desastre ocurra de nuevo.

Leer más

asteroid

Según un nuevo estudio, el choque de un asteroide de tamaño medio podría cambiar drásticamente el clima de la Tierra durante unos años, haciendo muy difícil la vida para los humanos.

Un impacto de este tipo en tierra firme (a diferencia de en el mar) podría hacer que las temperaturas medias globales descendieran hasta los niveles de la edad de hielo, dando lugar a grandes precipitaciones e interfiriendo en la reproducción de las plantas, entre otros efectos, según dijeron los investigadores.

“No sería agradable” dijo en diciembre Charles Bardeen, del National Center for Atmospheric Research en Boulder, Colorado, durante una presentación en la reunión anual de otoño de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

Leer más

CIA-UFO

La base aérea de Reus y la costa de Tarragona fueron escenarios de avistamientos por parte de pilotos y controladores. Las investigaciones de los expedientes no fueron concluyentes

La CIA acaba de desclasificar cientos de documentos sobre la posible existencia de vida alienígena en diversos lugares del planeta. En esos extractos hechos públicos se detallan investigaciones e imágenes de objetos volantes no identificados (ovnis), la mayoría entre 1940 y 1960. En el ingente material figura un avistamiento en Barcelona que data del 21 de mayo de 1952, sucedido tanto en el aeropuerto de El Prat, como en el de Sabadell e incluso en Badalona. La desclasificación ha vuelto a dar vidilla a ufólogos y amantes de la casuística de los platillos volantes, un fenómeno también prolífico en la provincia.

Los testimonios de avistamientos, con fiabilidad variable entre la creencia y el escepticismo, han jalonado la mitología popular del territorio. Sin embargo, hay algunos de esos relatos que han llegado a transformarse incluso en un expediente investigado en su momento por el Ministerio de Defensa. El Ejército del Aire descatalogó informes ovnis en los que aparecen, al menos, cuatro avistamientos ligados a la provincia de Tarragona, con la base aérea de Reus como principal escenario. Los documentos apenas arrojan luz o conclusiones definitivas, pero al menos constatan la existencia de estas observaciones difícilmente explicables, pese a las pesquisas realizadas.

Leer más

Este GIF muestra el asteroide 2004 BL86, el 26 de enero de 2015.

Este GIF muestra el asteroide 2004 BL86, el 26 de enero de 2015.

Hace más de un año, el 27 de enero de 2015, la NASA captó la imagen de un asteroide de unos 300 metros de ancho, el BL862004, situado a unos 1,2 millones de kilómetros de la Tierra.
El hallazgo fue realizado por un equipo del Planetary Science Institute en Tucson, usando las instalaciones del telecopio de infrarrojos que la NASA tiene en Mauna Kea, en Hawaii.
Se trataba de uno de los muchos cuerpos celestes que orbitan en una zona cercana a a nuestro planeta, clasificados dentro de los Near-Earth Object Program (NEO) de la agencia espacial norteamericana.
Sin embargo, lo curioso de las imágenes y que recientemente han sido recuperadas por el equipo de UFO SIGHTINGS DAILY es que en ellas aparece un objeto de unos 70 metros de diámetro (según la estimación hecha por la propia NASA) y de apariencia metálica, acerándose al asteroide en un movimiento vertical.

Leer más