La clave serían los ‘agujeros de gusano’, unos hipotéticos túneles que crean ‘atajos’ en el espacio/tiempo

agujeros_negros

 

Barcelona. (Redacción).- ¿Es posible enviar mensajes al pasado o al futuro? Aunque pueda parecer ciencia ficción, quizás no estemos tan lejos. Así al menos lo piensa el científico Lucas Butcher, de la Universidad de Cambridge (en el Reino Unido). ¿La clave?, los llamados agujeros de gusano, unos hipotéticos túneles que crean atajos en el espacio/tiempo que podrían permitirnos recibir mensajes del futuro.

Esta teoría de los agujeros de gusanos fue plasmada por vez primera por el mismísimo Albert Einstein, que junto con Nathan Rosen da a estos hipotéticos túneles el nombre alternativo de puentes de Einstein-Rosen. El problema consiste en que, si realmente estos túneles existen, no permanecen abiertos el tiempo suficiente para que un humano, o incluso una sola partícula de luz, puedan pasar a través de ellos.

Ahora, el doctor Lucas Butcher defiende que si un estrecho agujero de gusano permanece abierto el tiempo suficiente, el hombre podría enviar mensajes a través del tiempo mediante los pulsos de luz. En teoría, esos pulsos podrían llevar un mensaje a un pasado lejano o al futuro, relata el Daily Mail en su edición digital.

El estudio de platea una posible solución. Apunta a que, si un agujero de gusano tiene mucha más longitud que anchura, la cantidad de energía negativa presente en él sería suficiente para que el túnel colapsara muy lentamente, lo cual proporcionaría la posibilidad de enviar fotones y, en consecuencia, un pulso de luz de un extremo a otro a través de su interior. Partiendo de la base que los extremos de un agujero de gusano se encuentran en diferentes planos temporales, un mensaje podría ser transmitido a través del tiempo, si la teoría es correcta.

Lo único que la teoría no explica es si este pulso de luz sería lo suficiente grande como para enviar un mensaje con significado.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/ciencia/20140523/54407237205/cientifico-defiende-posibilidad-enviar-mensajes-tiempo.html

De cómo los americanos han sido expuestos a riesgos biológicos en el mayor experimento sin control jamás realizado

chemtrails-masksUna epidemia oculta está intoxicando a los Estados Unidos.

Las toxinas están en el aire que respiramos y en el agua que bebemos, en las paredes de nuestras casas y en los muebles en su interior. No podemos escapar de ellas en nuestros coches. Es en las ciudades y suburbios. Esto afecta a ricos y pobres, jóvenes y viejos.

Y hay una razón por la cual usted nunca ha leído sobre esto en el periódico o ha visto un informe en el noticiero de la noche: no tiene nombre – y no hay antídoto.

El culpable detrás de este silencioso asesino es el plomo. Y el vinilo. Y el formaldehído. Y el asbesto. Y el Bisfenol A. Y los bifenilos policlorados (BPC). Y muchas más novedades que nos trae la industria que una vez prometió «mejor vida a través de la química«, pero en su lugar produjo un caldo tóxico que ha hecho de todos los estadounidenses un conejillo de indias y  ha convertido a los Estados Unidos en un gran experimento natural.

Hoy, todos somos sujetos involuntarios en el mayor conjunto de pruebas de medicamentos hasta la vez. Sin nuestro conocimiento o consentimiento, estamos probando miles de presuntos productos químicos y compuestos tóxicos, así como nuevas sustancias cuya seguridad en gran parte no está probada y cuyos efectos en los seres humanos son casi desconocidos.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) en sí han comenzado a monitorear nuestro cuerpo para 151 sustancias químicas potencialmente peligrosas, detallando la variedad de contaminantes que almacenamos en nuestros huesos, músculos, sangre y grasa.

Ninguna de las empresas introduciendo estos nuevos productos químicos siquiera se ha molestado en decirnos que somos parte de su experimento. Ninguno de ellos nos ha pedido que firmemos formularios de consentimiento o os han explicado que ellos tienen poca idea de lo que son los efectos secundarios a largo plazo de los productos químicos que han puesto en nuestro entorno – y así en nuestros cuerpos – podrían ser.

Tampoco tienen ninguna idea de lo que pueden producir los efectos sinérgicos de combinar muchos productos químicos nuevos dentro de un cuerpo humano en cantidades desconocidas.

Leer más

Disco de FaistosPodríamos suponer, con la mejor de las intenciones, que la ciencia es una actividad protagonizada por personas sabias e íntegras que buscan de forma desinteresada las explicaciones y respuestas correctas sobre el mundo que nos rodea. Sin embargo, la propia experiencia sobre la condición humana nos muestra que los vicios y defectos de cualquier persona también se reproducen en el ambiente científico. Así pues, no es de extrañar que los científicos falten a la verdad unas veces de forma inconsciente (esto es, sin ánimo de engañar a los demás, si bien con un cierto autoengaño) y otras veces a sabiendas de que están actuando de forma ilícita, o sea, cometiendo un fraude.
En el caso de la arqueología, estas actuaciones dolosas tuvieron una especial incidencia en los gloriosos primeros tiempos de esta ciencia, cuando el arqueólogo era, más allá de su rol como científico, una especie de héroe romántico que rescataba valiosas reliquias del pasado. En efecto, la arqueología del siglo XIX y principios del XX constituía un escenario en el que casi todo estaba por hacer y en que cada nuevo descubrimiento abría nuevas puertas a la configuración de un pasado todavía ignoto. Y dada la gran fascinación que ejercía entre la gente esta nueva disciplina que maravillaba por sus continuos hallazgos, no es impensable que algunos de estos pioneros de la arqueología pudieran caer en la tentación de “crear” piezas excepcionales para obtener fama y reputación.

Leer más

Se cumplirán en junio tres años del importante encuentro que protagonizaron en la Villa de Merlo varias organizaciones de ufólogos y reconocidos investigadores del fenómeno ovni, con motivo de los periódicos avistamientos en las Sierras Comechingones, se informó a AIM desde el Planetario de San Luis.

 

Comechingones

Será por la buena calidad del cielo o porque la zona invita a distenderse y adquirir el hábito de mirar hacia arriba, las Sierras Comechingones están marcadas como una de las regiones del país donde más ocurren avistamientos de ovnis. Una encuesta realizada en 2010 lo expresó en números: de 500 personas consultadas residentes en las localidades de Merlo y Carpintería, uno de cada tres aseguró haber visto en al menos en una oportunidad extraños movimientos de objetos en las alturas, y de ellos, el 83 por ciento coincidió en describir a esos objetos como triangulares o esferas lumínicas.

Martín Fernández, integrante de la dirección del Planetario de San Luis, detalló que  “si bien el término ovni se refiere a la observación de un objeto que vuela pero que no puede ser identificado por el observador, cuyo origen sigue siendo desconocido aún después de una investigación, la encuesta realizada durante 2010, sumada a los periódicos avistamientos que recurrentemente la gente de la región comenta, acompañados en muchos por controversiales fotografías y videos, motivó que en mayo de 2011 se realizara en la Villa de Merlo San Luis un importante encuentro abierto a toda la comunidad,  en el que se dio un enriquecedor debate para esclarecer el tema”.

Del encuentro participaron reconocidos investigadores argentinos del fenómeno ovni,  entre los que estuvieron el santafesino Oscar Mendoza jubilado del Conicet y autor del exitoso libro “Ovnis, huellas y tripulantes”; el platense Carlos Iurchuck integrante civil de la Comisión de Investigación de Fenómenos Aeroespaciales; la investigadora Andrea Simondini, directora del Centro de Estudios del Fenómeno Ovni de la República Argentina (Cefora), y organizaciones de ufólogos como Código Ovni y Visión Ovni. Además, no faltó la expresión del pensamiento religioso reflejada por el sacerdote de Merlo Jorge O´Nelly y de varias personas ligadas a las ciencias astronómicas.

Luego de varias jornadas de testimonios de vecinos e intensos y acalorados debates con ideas encontradas, mediante un documento emitido por Cefora, investigadores del fenómeno ovni solicitaron a la Comisión de la Fuerza Aérea creada por Nación,  que los frecuentes avistamientos en las Sierras Comechingones sean estudiados.

La ufóloga Andrea Simondini lo expresó de ésta manera: “las sierras son epicentro de múltiples denuncias de observaciones de ovnis, las cuales requieren de una investigación de fondo por lo valioso de los testimonios y evidencias obtenidas en el lugar”.

Sin embargo, a pesar que los avistamientos continuaron sucediendo, hasta el momento no hubo ninguna respuesta  del organismo de Nación.

¿Una ciudad subterránea?

En Pasos Malos de la localidad de Villa de Merlo se corre la voz de una supuesta ciudad subterránea con portales ocultos, e incluso. algunos pobladores sindican a los pueblos originarios como “aliados” de civilizaciones extraterrestres. Por su parte David Albarracín, quien integra la organización puntana de Visión Ovni, afirmó que Las Chacras, en Juana Koslay, sería otro punto de preferencia para los visitantes galácticos.

Quienes deseen más información podrán solicitarla ingresando al sitio web oficial del Planetario de San Luis www.planetariodesanluis.org

Fuente: http://www.aimdigital.com.ar/2014/05/19/ovnis-en-las-sierras-comechingones/

Via: Francisco Casasola

Circulos Adriatico-2El misterioso hallazgo de unos sospechosos círculos de origen desconocido en el mar Adriático, junto a la costa croata, ha dado lugar a numerosas teorías sobre el origen de este extraño fenómeno. El biólogo Mosor Prvan, de la organización «Sunce» para la preservación de entorno humano, ha asegurado que «se trata de círculos perfectos, impecablemente delineados sobre el fondo del mar, de modo que la yerba Posidonia oceánica no traspasa un milímetro. Jamás he visto algo así».

A lo largo de la isla de Dugi Otok, situada en la Dalmacia central cerca de Zadar, hay 28 círculos, todos de un diámetro idéntico de unos 50 metros, todos a la misma distancia de la costa y alejados unos de otros todos a unos 300 metros. Hasta ahora, se han detectado más de 50 círculos de este tipo, también cerca de las islas de Premuda, Molat, Unije, Susak y Srakane, pero creen que podría haber más.

El extraño fenómeno fue descubierto por casualidad por «Sunce» el año pasado mientras documentaban las especies marítimas de esa zona, primero al estudiar fotografías desde el aire y luego al explorar la zona con buzos. En medio de los círculos no crece nada, puro sedimento, arena desierta, explica el biólogo Mosor Prvan en declaraciones a Efe.

Leer más