biocentrismCuanto más lejos miramos en el espacio, más nos damos cuenta de que la naturaleza del universo no puede entenderse plenamente mediante la mera observación de las galaxias espirales o viendo supernovas distantes. Es algo más profundo. Nos involucra a nosotros mismos.

Esta visión se la planteó el Dr.Robert Lanza mientras paseaba por el campo y a partir de ahí desarrolló la teoría que explica en su libro “Biocentrísmo: de cómo la conciencia y la vida son las claves para entender la verdadera naturaleza del universo”.

Mirando hacia arriba, vio una enorme tela de araña, una especie de orbe dorado, atada a las ramas superiores. Allí, la criatura estaba sentada en un solo hilo, extendiendo la mano a través de su telaraña para detectar las vibraciones de un insecto atrapado tratando de escapar.

La araña escaneaba su universo, pero más allá de esa red de telaraña todo era incomprensible. El observador humano parecía tan lejano a la araña como objetos los objetos que observamos a través del telescopio nos lo parecen a nosotros.

Sin embargo, tenían algo en común : Nosotros, los humanos, también, nos encontramos en el corazón de una gran red de espacio y tiempo cuyos hilos están conectados según las leyes que habitan en nuestras mentes.

 

  • ¿Es posible la red sin la araña?
  • ¿Son el espacio y el tiempo objetos físicos que seguirían existiendo aunque las criaturas vivientes fueran retirados de la escena?

berkeley-3

George Berkeley (1685-1753)

Identificar la naturaleza del mundo real ha obsesionado a científicos y filósofos durante milenios. Hace trescientos años, el filósofo irlandés George Berkeley (1685-1753) aportó una observación particularmente clarividente: Lo único que podemos percibir son nuestras percepciones. En otras palabras, la conciencia es la matriz sobre la que se aprehende el cosmos.

El color, el sonido, la temperatura, y similares sólo existen como percepciones en nuestra mente, no como esencias absolutas. En el más amplio sentido, no podemos estar seguros de la existencia de un universo externo para nada.

Durante siglos, los científicos consideraron el argumento de Berkeley como una mera especulación filosófica y continuaron construyendo modelos físicos basados ​​en la hipótesis de un universo separado «allá afuera» al cual hemos llegado, cada uno individualmente. Estos modelos suponen la existencia de una realidad esencial que prevalece con nosotros o sin nosotros.

Sin embargo, desde la década de 1920, los experimentos de física cuántica  han demostrado de forma reiterada lo contrario: los resultados dependen de si alguien está observando.

Esto está más vívidamente ilustrado por el famoso experimento de la doble rendija.

Cuando alguien observa una partícula subatómica o un poco de luz pasar a través de las hendiduras, la partícula se comporta como una bala, pasando a través de un agujero o del otro. Pero si nadie observa la partícula, se muestra el comportamiento de una onda que puede abarcar todas las posibilidades – incluyendo de alguna manera pasar a través de ambos agujeros al mismo tiempo.

Algunos de los más grandes físicos han descrito estos resultados tan confusamente que son imposibles de comprender plenamente, más allá del alcance de la metáfora, la visualización y el lenguaje mismo.

Pero hay otra interpretación que hace sensible. En lugar de asumir una realidad que es anterior a la vida e incluso la crea, se propone una imagen biocéntrica de la realidad.

Desde este punto de vista, la vida – sobre todo la conciencia – crea (colapsa) el universo, y el universo no podría existir sin nosotros.

JUGANDO CON LA LUZ

La mecánica cuántica es el modelo más preciso de los físicos para describir el mundo del átomo.

Pero también hace que algunos de los argumentos más persuasivos, que la percepción consciente es integral para el funcionamiento del universo. La teoría cuántica nos dice que un pequeño objeto no observado (por ejemplo, un electrón o un fotón – una partícula de luz) sólo existe en un estado borroso, imprevisible, sin un lugar bien definido o movimiento hasta el momento en que se observa.

Werner_Heisenberg

Werner Heisenberg

Este es el famoso principio de incertidumbre de Werner Heisenberg.

Los físicos describen la condición fantasma, aún-no-manifestada,  como una función de onda, una expresión matemática utilizada para calcular la probabilidad de que una partícula aparezca en cualquier lugar determinado.

Cuando una propiedad de un electrón cambia de pronto de posibilidad a realidad, algunos físicos dicen que su función de onda  ha colapsado.

¿Qué logra esto colapso? Jugar con él. Golpearlo con un poco de luz para tomar su imagen. Con solo mirarlo se hace el trabajo.

Los experimentos sugieren que el mero conocimiento en la mente del experimentador es suficiente para colapsar la función de onda y convertir posibilidad en realidad. Cuando las partículas se crean como un par – por ejemplo, dos electrones en un solo átomo que se mueven o giran juntos – los físicos lo llaman entrelazado.

Debido a su íntima conexión, las partículas entrelazadas comparten una función de onda. Cuando medimos una partícula y, por tanto colapsamos su función de onda, la función de la otra partícula de onda colapsa de forma instantánea también.

Si un fotón se observa de tener una polarización vertical (sus ondas todas moviéndose en un plano), el acto de observación causa que el otro pase instantáneamente de ser una onda de probabilidad indefinida a un fotón real con polaridad opuesta, horizontal – incluso si los dos fotones desde entonces se han movido lejos uno del otro.

En 1997, el físico la Universidad de Ginebra, Gisin Nicolas envió dos fotones entrelazados incrementándose a lo largo de fibras ópticas hasta siete kilómetros de distancia. Un fotón entonces golpeó un espejo de dos vías donde tuvo una opción: o bien rebotar o atravesarlo. Los detectores registraron lo que hicieron al azar.

Pero sea cual sea la acción que tomó, su gemela entrelazada siempre realizó la acción complementaria.

La comunicación entre los dos ocurrió al menos 10,000 veces más rápido que la velocidad de la luz. Parece que las noticias cuánticas viajan instantáneamente, sin ser limitadas por ninguna restricción externa – ni siquiera la velocidad de la luz.

Desde entonces, otros investigadores han duplicado y refinado el trabajo de Gisin. Hoy en día nadie cuestiona la naturaleza inmediata de esta conexión entre los bits de luz o materia, o incluso de grupos enteros de átomos.

Antes de estos experimentos, la mayoría de los físicos creían en un universo objetivo e independiente. Ellos todavía se aferraban a la suposición de que los estados físicos existen en un sentido absoluto antes de ser medidos.

Todo esto se ha ido para siempre.

LUCHANDO CON ‘RICITOS DE ORO’

La extrañeza de la realidad cuántica está lejos de ser el único argumento contra el viejo modelo de la realidad.

También está la cuestión de ajustar el cosmos. Muchos rasgos fundamentales, fuerzas y constantes físicas – como la carga del electrón o la fuerza de gravedad – que pareciera como si todo lo relacionado con el estado físico del universo fuera hecho a la medida de la vida.

Algunos investigadores llaman a esta revelación, el principio de Goldilocks (ricitos de oro), porque el cosmos no es «demasiado esto» o «demasiado aquello» sino «lo necesario» para la vida.

Por el momento sólo hay cuatro explicaciones para este misterio. Las dos primeras nos dan poco con qué trabajar desde una perspectiva científica. Una de ellas es simplemente argumentar a favor de una coincidencia increíble. Otra es la de decir: «Dios lo hizo», lo cual no explica nada, aún si fuera cierto.

La tercera explicación invoca un concepto llamado principio antrópico, primero articulado por el astrofísico de Cambridge, Brandon Carter en 1973.

Este principio sostiene que debemos encontrar las condiciones adecuadas para la vida en nuestro universo, porque si tal vida no existe, no estaríamos aquí para encontrar esas condiciones. Algunos cosmólogos han tratado de casarse con el principio antrópico con las recientes teorías que sugieren que nuestro universo es sólo uno de una vasta multitud de universos, cada uno con sus propias leyes físicas.

A través de puros números, entonces, no sería de extrañar que uno de estos universos tuviera las cualidades necesarias para la vida. Pero hasta ahora no hay evidencia directa alguna para otros universos.

La última opción es el biocentrismo, que sostiene que el universo es creado por la vida y no al revés.

Esto tiene una explicación y la extensión del principio antrópico participativo descrito por el físico John Wheeler, un discípulo de Einstein, que es quién acuñó los términos agujero de gusano y agujero negro.

BUSCANDO EL ESPACIO Y EL TIEMPO

Incluso los elementos más fundamentales de la realidad física, el espacio y el tiempo, apoyan firmemente una base biocéntrica para el Cosmos.

De acuerdo con el biocentrismo, el tiempo no existe independientemente de la vida que lo observa. La realidad del tiempo ha sido cuestionada por una extraña alianza de filósofos y físicos. Los primeros sostienen que el pasado no existe más que como idea en la mente, que a su vez son eventos neuroeléctricos que ocurren estrictamente en el momento presente.

Los físicos, por su parte, tienen en cuenta que todos sus modelos de trabajo, desde las leyes de Isaac Newton a través de la mecánica cuántica, en realidad no describen la naturaleza del tiempo.

El punto real es que no se necesita ninguna entidad real de tiempo, ni desempeña un papel en cualquiera de sus ecuaciones. Cuando hablan del tiempo, inevitablemente lo describen en términos de cambio.

Pero el cambio no es lo mismo que el tiempo.

Spacetime_curvature

Para medir la posición precisa de cualquier cosa, en cualquier instante dado, es bloquear esa cosa en un marco estático de su movimiento, como en el marco de una película. Por el contrario, tan pronto como se observe un movimiento, no se puede aislar un marco, porque el movimiento es la suma de muchos fotogramas.

La nitidez en un parámetro induce borrosidad en el otro. Imagínese que usted está viendo una película de un torneo de tiro con arco. Un arquero dispara y la flecha vuela. La cámara sigue la trayectoria de la flecha del arco del arquero hacia el blanco.

De repente, el proyector se detiene en un solo fotograma de una flecha inmóvil. Te quedas mirando la imagen de una flecha en pleno vuelo. La pausa en la película le permite conocer la posición de la flecha con gran exactitud, pero ha perdido toda la información acerca de su impulso. En ese marco no se va a ninguna parte, su trayectoria y la velocidad ya no son conocidas.

Esa falta de claridad nos lleva de nuevo al principio de incertidumbre de Heisenberg, que describe sobre cómo, midiendo la posición de una partícula subatómica inherentemente hace borroso su momento y viceversa.

Todo esto tiene sentido desde una perspectiva biocéntrica.

Todo lo que percibimos está activa y repetidamente siendo reconstruido en el interior de nuestras cabezas, en un torbellino organizado de información. El tiempo en este sentido puede definirse como la suma de estados espaciales que ocurren dentro de la mente.

Entonces, ¿qué es real? Si la siguiente imagen mental es diferente de la anterior, entonces es diferente, y punto. Podemos conceder que cambie los la palabra tiempo, pero eso no quiere decir que sea una matriz realmente invisible en la que se producen cambios.

Esa es sólo nuestra propia manera de dar sentido a las cosas. Vemos envejecer  y  morir a nuestros seres queridos y se supone que una entidad externa llamada tiempo es responsable del crimen.

Hay una intangibilidad peculiar al espacio, también. No podemos recogerlo y llevarlo al laboratorio. Al igual que el tiempo, el espacio no es ni físico ni fundamentalmente real en nuestra opinión. Más bien, es un modo de interpretación y comprensión. Es parte de software mental de un animal que moldea las sensaciones en objetos multidimensionales.

La mayoría de nosotros todavía piensa como Newton, en relación con el espacio como una especie de recipiente grande que no tiene paredes. Pero nuestra noción del espacio es falsa.

¿Contamos las formas?

  1. Las distancias entre los objetos mutan, dependiendo de condiciones como la gravedad y la velocidad, como descritas por la relatividad de Einstein, de modo que no hay distancia absoluta entre nada y cualquier otra cosa
  2. El espacio vacío, tal como es descrito por la mecánica cuántica, no es, de hecho, vacío, sino lleno de potenciales partículas y campos.
  3. La teoría cuántica incluso pone en duda la idea de que los objetos distantes están verdaderamente separados, ya que las partículas entrelazadas pueden actuar al unísono, incluso si están separadas por el ancho de la galaxia

ABRIENDO LA JAULA

En la vida cotidiana, el espacio y el tiempo son ilusiones peligrosas.

Surge un problema sólo porque, al tratar estas cosas como fundamentales e independientes, la ciencia toma un punto de partida totalmente erróneo para las investigaciones sobre la naturaleza de la realidad.

La mayoría de los investigadores todavía creen que pueden construir a partir de un lado de la naturaleza, la física, sin el otro lado, los vivos.

Por inclinación y entrenamiento, estos científicos están obsesionados con descripciones matemáticas del mundo. Si tan sólo, después de salir del trabajo, miraran con la misma seriedad sobre un estanque y observaran los cardúmenes de peces pequeños subiendo a la superficie. Los peces, patos y cormoranes, remando más allá, son parte de la respuesta mayor.

Recientes estudios cuánticos ayudan a ilustrar lo que es una nueva ciencia biocéntrica.

Hace apenas unos meses, Nicolas Gisin anunció una nueva vuelta de tuerca en su experimento de enredo, en este caso, cree que los resultados podrían ser visibles a simple vista. En la Universidad de Viena, el trabajo de Anton Zeilinger con enorme moléculas llamadas buckyballs empuja la realidad cuántica más cerca del mundo macroscópico.

En una emocionante extensión de este trabajo – propuesto por Roger Penrose, el renombrado físico de Oxford – no sólo la luz sino un pequeño espejo que refleja formar parte de un sistema cuántico enredado, uno que es mil millones de veces más grande que una bola hueca. Si el experimento propuesto termina confirmando idea de Penrose, también confirmaría que los efectos cuánticos se aplican a objetos a escala humana.

El biocentrismo debe abrir las jaulas en las que se ha confinado a sí misma la ciencia occidental. Permitir que el observador dentro de la ecuación debería abrir nuevos enfoques para comprender la cognición, desde desentrañar la naturaleza de la conciencia hasta desarrollar máquinas pensantes que experimenten el mundo de la misma manera que nosotros lo hacemos.

El biocentrismo también debe proporcionar bases sólidas para la resolución de problemas relacionados con la física cuántica y el Big Bang.

Aceptando espacio y tiempo como formas de percepción sensorial animal (es decir, como biológica), en lugar de como objetos físicos externos, ofrece una nueva manera de entender todo, desde el micromundo (por ejemplo, la razón de resultados extraños en el experimento de doble rendija ) a fuerzas y leyes constantes que dan forma al universo.

Como mínimo, debería ayudar a detener este tipo de esfuerzos sin salida esfuerzos como la teoría de las cuerdas .

Por encima de todo, el biocentrismo ofrece una forma más prometedora para reunir a toda la física, ya que los científicos han estado tratando de hacer esto desde las fallidas teorías de los campos unificados de Einstein hace ocho décadas.

Hasta que reconozcamos el papel fundamental de la biología, nuestros intentos por unificar realmente el universo seguirán siendo un tren hacia ninguna parte.

 

LA TEORÍA DE LANZA DEL BIOCENTRISMO Y EL MÁS ALLÁ

Robert_Lanza

El Dr. Robert Lanza, autor de la teoría del Biocentrismo

El biocentrismo es clasificado como la Teoría del Todo y proviene de la palabra griega para «centro de vida». Es la creencia de que la vida y la biología son centrales a la realidad y que la vida crea el universo, no al revés.

Lanza utiliza el ejemplo de la forma en que percibimos el mundo que nos rodea.

Una persona ve un cielo azul, y se le dice que el color que están viendo es azul, pero las células en el cerebro de una persona pueden ser cambiadas para que mire el cielo de color verde o rojo.

Nuestra conciencia tiene sentido del mundo, y puede ser alterada para cambiar esta interpretación.La mayoría de los científicos probablemente dirían que el concepto de la otra vida es o una tontería, o por lo menos, no podía probarse.

Sin embargo, un experto afirma que tiene pruebas para confirmar una existencia más allá de la tumba – Y que se encuentra en la física cuántica. El profesor Robert Lanza afirma que la teoría del biocentrismo enseña que la muerte tal como la conocemos es una ilusión creada por nuestra conciencia.

Al observar el universo desde el punto de vista biocéntrico, esto también significa que el espacio y el tiempo no se comportan de la manera dura y rápida que nuestra conciencia nos dice que se comporta.
Su teoría del biocentrismo explica que la muerte no puede ser tan terminal como creemos que es. El biocentrismo es clasificado como la teoría del todo y proviene de la palabra griega para «centro de vida».

Es la creencia que la vida y la biología son centrales a la realidad y que la vida crea el universo, y no al revés. Esto sugiere que la conciencia de una persona determina la forma y el tamaño de los objetos en el universo.

Lanza utiliza el ejemplo de la forma en que percibimos el mundo que nos rodea. Una persona ve un cielo azul, y se le dice que el color que están viendo es azul, pero las células en el cerebro de una persona pueden cambiarse para que mire el cielo de color verde o rojo.

En resumen, el espacio y el tiempo son «meros instrumentos de nuestra mente.»

Una vez que esta teoría sobre el espacio y el tiempo son  construcciones mentales es aceptado, significa que la muerte y la idea de la inmortalidad existe en un mundo sin fronteras espaciales o lineales.

Los físicos teóricos creen que hay infinidad de universos con diferentes variaciones de personas y situaciones que tienen lugar simultáneamente.

Lanza añadió que todo lo que posiblemente puede ocurrir está ocurriendo en algún momento a través de estos multiversos y esto significa que la muerte no puede existir en ‘ningún sentido real’ tampoco.

Lanza, en cambio, dice que cuando morimos, nuestra vida se convierte en una,»flor perenne que vuelve a florecer en el multiverso».

«En pocas palabras: Lo que se ve no puede estar presente sin su conciencia», explicó Lanza. «Nuestra conciencia le da sentido al mundo.»

Al observar el universo desde el punto de vista biocéntrico, esto también significa que el espacio y el tiempo no se comportan de la manera dura y rápida que nuestra conciencia nos dicen que hace.

En resumen, el espacio y el tiempo son «meros instrumentos de nuestra mente.»

Una vez que esta teoría sobre el espacio y el tiempo son construcciones mentales es aceptado, significa que la muerte y la idea de la inmortalidad existe en un mundo sin fronteras espaciales o lineales.

Del mismo modo, los físicos teóricos creen que hay infinidad de universos con diferentes variaciones de personas y situaciones, que tienen lugar de forma simultánea.

Fuente: www.bibliotecapleyades.net

Lecturas recomendadas:

https://www.dogmacero.org/la-fsica-demuestra-que-hay-vida-despus-de-la-muerte-pero-nuestra-mente-no-lo-ve/

https://www.dogmacero.org/universos-paralelos-la-ultima-frontera-de-la-ciencia/

Print Friendly, PDF & Email
22 comentarios
  1. Romulo Calvo Hurtado.
    Romulo Calvo Hurtado. Dice:

    Tema científico apasionante. Por favor quisiera saber la editorial que publica esta literatura. Es posible encontrarla en idioma castellano?.
    Gracias
    Romulo Calvo

    Responder
  2. Nicolas Zywica
    Nicolas Zywica Dice:

     

    El Bio Centrismo tiene sentido desde un punto de vista mas espiritual y no tan sujeto a las leyes establecidas por los Grandes científicos de la época.

    En el momento inicial un observador tendría que tener una conciencia nuevamente inicial creada a partir de algo que ya exisitia, la gran pregunta es el concepto de la creación, una creación en una vida biológica se resume en carbono simplificado en vida racional o no, pero no nos podemos quedar con esa única creación,la vida biológica que existe en la tierra debe ser tan común como la vida biológica que existe en otras galaxias o incluso en la nuestra, la GRAN PREGUNTA ES QUE OTRAS FACETAS DE CREACIÓN EXISTE.

    Si pudiéramos desarrollar una explicación para la creación de la realidad, podríamos simplemente entender que somos y que NO SOMOS. El Bio Centrismo explica de cierta forma que débiles que somos pero que importante es nuestro papel en el cosmos, No solo el ser humano sino también todas las especies vivas del universo.

    Sin la vida que habite este basto e incomprendido Universo no tendrían sentido los recursos que el nos ofrece, el universo nos ofrece y lo vivo los exprime ese es el ciclo de la naturaleza, comprendiendo este concepto nos damos cuenta que la flexibilidad del cosmos puede adecuarse a distintas realidades establecida por lo biológico.

    Saludos desde Argentina

    Dios y todas las religiones no es mas que una prepuesta dirigente de políticos antiguos para dirigir masas y establecer caminos dirigidos para una sociedad.

     

     

     

     

     

     

     

    Responder
  3. Fernando
    Fernando Dice:

      Este teoria era conocida hace decadas como principios antropicos en sus versiones fuerte y debil. Fuertemente rechazada decenas de veces por la comunidad cientifica, tiene verios puntos interesantes como resultado, se puede analizar todas y cada una de las teorias y principios fisicos desde este concepto estableciendo una especie de mecanica (antropica) propia de rigor matematico con un impacto en la fisica mas grande que los descubrimientos del mismo Newton, uno de los resultados mas notables es la no necesidad de un prinipio, de un big bang, se puede deducir que los ahugeros negros no son negros y hasta explica fenomenos de la mecanica cuantica como en principio de incertudumbre hasta inclusive desestima el viejo concepto de "La linea del tiempo" de Hawking, vamos a escuchar mucho de esto en el futuro no muy lejano, este tema puntual me apsiona desde hace muchos años, es la primera vez que veo con quien compartirlo, saludos atodos los nuevos locos desde argentina mi nombre fernando,  cuanto para compartir….!!!  abconstrucciones_2@yahoo.com.ar 

    Responder
  4. reyna beatriza guirre trejo
    reyna beatriza guirre trejo Dice:

    PIENSO QUE LO QUE EL DR LANZA DICE, TIENE MUCHO  SENTIDO,SE ESTA BUSCANDO TODO CON MUCHA MEDIDA PARA PODER EXPICAR EL UNIVERSO , O LO QUE PERCIBIMOS,PERO NO CONTEMPLAMOS ,QUE NUESTRA CONCIENCIA ES LA CAUSA DE TODO LO QUE PERCIBIMOS COMO REAL, Y QUE SI CAMBIAMOS LAS FORMAS DE VER LAS COSAS O SEA NUESTRA CONCIENCIA TAMBIEN ESO QUE PERCIBIMOS CAMBIARÁ.

    Responder
  5. Juls
    Juls Dice:

    Interesante,¿ donde ponemos nuestra atención ? Al volvernos  el observador, la materia cambia de forma. Aplica para nuestras creencias en el cuerpo, en nuestras relaciones , en el empleo, en la vida cotidiana, ¿qué queremos ver? proyectamos hacia afuera desde el inconsciente la mayoría del tiempo. Entonces atención a lo que pensamos. Lo hemos repetido miles de veces, pero no somos tan conscientes de eso. Saludos

    Responder
  6. Héctor del Castillo Buenfil
    Héctor del Castillo Buenfil Dice:

    Si creamos el Universo con nuestra conciencia, debemos proponernos dejar el gran paradigma       de que el universo físico existe. El Universo existiría diferente para cada quién, y así se explicarían los multiversos. Si el tiempo es una percepción implícita en las percepciones de lo pasado, lo presente y lo futuro, prácticamente todo existe a la vez. La conciencia es el gran misterio de la vida. Tenemos conciencia de la vida y hemos aprendido que la vida termina cuando en realidad lo que termina es la conciencia en este plano físico. El cuerpo desaparece cuando la conciencia percibe otro universo para residir en él. Y es la vida la que soporta estos eventos de percepción. Así, cabe el concepto de la vida eterna.

    Responder
  7. alberto
    alberto Dice:

    Esto se parece a las peliculas de ficcion,da por hecho que la evolucion de supuestos seres continentes de vida en otros universos son ,tienen la forma humana ,y no se acuerda que llagamos a esta forma con la evolucion,y no teniamos conciencia,esta se desarrollo con la evolucion ,hasta ahora nuestro desarrollo ha sido basandonos en la fisica cuantica,lo demas no pasa de ser una filosofia esteril que dadas nuestras limitaciones nunca nos llevara a ninguna parte. 

    Responder
  8. alberto
    alberto Dice:

    La conciencia es el desarrollo de nuestro cerebro para hacer funcionar nuestros instrumentos de la mejor forma para procurarnos las mejores condiciones , esos instrumentos son nuestros sentidos que solo tienen utilidad para recibir informacion y hacernos percibir y ejecutar  lo que nos interesa en las mejores condiciones, cuando nos anestesian estamos como muertos y si nos morimos estamos como anestesiados no sufrimos ni sentimos ni pensamos ni vemos  ,la vida anterior y posterior no tiene sentido , solo lo tiene si tenemos los organos sensoriales dominados por nuestra conciencia, no me hace falta estar conciente en cada momento que la vida no es lo que parece para vivir,ni que estoy asociado a millones de seres vivos en mi cuerpo para poder mantener la vida.ni que si pongo mi piel bajo un microscopio electronico descubrire que hay miles de seres vivos que me acompañan si ser consciente de ello ,toda la vida, en fin es un pensamiento esteril,pero el pensamiento es libre y a ver si nos lleva a situaciones mejores y nos descubre el camino a una solida justicia social y deseable paz.

     

    Responder
  9. roberto betelu
    roberto betelu Dice:

    Muy buena reseña de todas las corrientes fisico-filosofico-interpretativas…con las disculpas del caso por mi "neofites" …se me ocurre que:todas las interpretaciones acerca del entorno y del "intorno"no hacen mas que ,capa sobre capa intelecto-conceptual ,ir como ensombreciendo el panorama…(un  viejo dicho "no aclares que oscurece")..creo y tan solo humildemente creo que es algo asi como alejar a causa de una especie de hipermetropia en aumento los objetos o realidades a percibir…entonces mi mente ,que siempre se cuestiona y muerde la cola como el dragon chino…me dice..y si …receptor y emisor fueran una sola e infinita cosa?…algo asi como aquel Ápeiron de Anaximandro …ininteligible ,incomprendibe ,inabarcable cuya interpretacion era  algo asi como un infinito magma informe adimensional y a la vez con limites ,hecho dual este que le daba la escencia y consistencia?…suponiendo que posiblemente el "limite" fuera nuestra conciencia que al "frenarlo",por asi decirlo, le daba la facultad de ser percibido ,definido, objetivado ,  dimensionado "durante" por el propio "limite",produciendo un efecto similar al de frenar la manecilla del reloj para saber la hora y al soltarla habriamos sabido la misma pero  a la vez modificado su acontecer "real"….o algo asi como la alegoria de la caverna de Platon ,donde a la vez de interpretar sombras ,modificando nuestra mente ,pudieramos modificar la sombra tambien pues a la vez somo la fuente interior de la luz que las produce….Se me ocurre y tan solo se me ocurre que la realidad ,el universo o multiversos o lo que sea y como sea  , es algo asi como una balanza de infinitos platillos energeticos en consonancia o discordancia a la vez…ni siquiera me aventuro a preguntarme ,el motivo, origen ,inicio o…..pues quizas no exista y por hacerlo le de forma ,obviamente en mi y me rigidize el pensamiento…ruego disculpen mi divague…comentarios????

    Responder
    • Editor
      Editor Dice:

      Gracias Roberto. Ciertamente su comentario es muy interesante y creo que muestra de forma muy gráfica la complejidad de eso que llamamos realidad y que el Dr. Lanza insinua en su teoria (bueno, al menos, parte de esa realidad). Su aporte tiene la virtud de hacernos reflexionar más sobre todo ello, aunque personalmente debo confesarle que algunos conceptos que se exponen en esa teoría del Biocentrismo se me escapan lo que a mi y a otros muchos como yo, debe impulsarnos a seguir trabajando en el conocimiento. Y es que eso que llamamos (o percibimos) como realidad es algo cuya enorme complejidad solo ahora empieza a mostrarsenos. Un abrazo.

      Responder
  10. matias
    matias Dice:

    Verdaderamente impresionante,….como bien explica el dr.lanza en el libro el multiverso es un gran fonografo y nuestra conciencia es el hilo musical que se toca pero uno a la vez , es decir esta conciencia es inmutable en este plano de realidad, y añado ….el llamado destino no es mas que la cancion que te ha tocado en este plano..hilando con esto los experimentos de dr.libet en el cual se descubrió que el inconsciente toma la decisión 6seg. Antes que nuestra conciencia  lo "decida".por lo tanto no el libre albedrío es una ilusión. Parafraseando a lanza….cuando"mueras" despertaras a la mañana siguiente al igual que lo hiciste hoy .no nos damos cuenta que todas las noches morimos y la conciencia se reinicia y asi sucesivamente. Buen articulo

    Responder
    • Editor
      Editor Dice:

      Muchas gracias Matias por su comentario. Los trabajos del Dr. Lanza son realmente impresionantes y reconozco que, a veces, se nos escapan en todo su significado. Celebramos mucho que este artículo le haya sido de utilidad y le agradecemos mucho su aporte. El avanzar en el conocimiento es labor de todos nosotros. Gracias de nuevo y un abrazo.

      Responder
  11. José Arturo
    José Arturo Dice:

    Dr. Lanza y Editores: Concuerda este pensamiento de la conciencia, como un elemento eterno, con los descubrimientos de los neurocientíficos Edward Kelly y otros, realizadores de los estudios y autores del libro «Irreducible Mind – Toward a phychology for the 21th century», al igual que el Dr. Mario Beauregard y sus experiencias consignadas en su libro «The Spiritual Brain», y muchos otros científicos que han estudiado este tema, sostienen la inmortalidad de la conciencia. Igualmente concuerda con las ECAM – Experiencias Cercanas a la Muerte, hoy día estudiadas por muchos científicos, quienes consideran que la definición materialista de mente-cerebro es incompleta sin la consideración e incorporación de la experiencias extrasensoriales en en ella. En mi libro «Los Mensajes de Dios si Existen – Con un mensaje Dios me reveló la existencia de la vida eterna» trato sobre la inmortalidad de la conciencia. Muy interesante su teoría que ya puede ser algo mas que una hipótesis, sobretodo lo de la conciencia y la vida como creadoras del universo, generada a través de la ciencia. Somos fundamentalmente energía, está ampliamente probado, y la energía no se extingue, simplemente se transforma eternamente de energía a materia y viceversa; algo de nosotros se va para otra dimensión al momento de la muerte material de nuestro cuerpo. Gracias por su gran aporte

    Responder
    • roberto betelu
      roberto betelu Dice:

      Mi opinión :Las actuales y no tanto,aseveraciones de la ciencia ,manifiestan en general que la realidad es una percepción…dos personas enfrentadas al símbolo del numero 9, una de ellas lo ve como tal y la otra como 6…ambas percepciones son correctas y una tercera diría , es mas bien un gancho …otra es la representación simplista de la oreja.y así en modo continuo ,uno y otro parecer…disculpen el ejemplo pueril.Una vez situados en este me atrevería a cuestionar cualquier dogma , principio ,episteme etc. así fuera lo mas indiscutible a la luz de lo actual pasado y aun venidero …entendiendo asimismo que tal cuestionamiento también me autocuestiona…por lo que aunque comparto «la sensación» de esa eternidad de la conciencia ..supongo también que es asimismo una expresión de deseo…no entiendo que o quien o cual es Dios , no veo el principio y el fin de las cosas , por lo que estimo que mi temporalidad y espacialidad es una ,repito, mera percepción , no dejando de lado la posibilidad de que la misma por no corresponder al razonamiento y siendo mas ancestral y primitiva es un tanto mas creíble y positiva . También comparto ,ahora si con la razón de que como expresaba Anaximandro de Elea y también Heraclito de Efeso…Nada se pierde , todo se transforma y Nunca tomamos agua del mismo río , la transformación y el cambio , evidencias de que la materia y lo que no lo es ( si ello es así) intercambian presencia alternativamente en un suspuesto eternum universal.(conste que todo lo conceptual expresado tiene el limite de lo insignificante que es el que lo expresa)

      Responder
  12. Josan
    Josan Dice:

    Para mi la inmortalidad consiste esencialmente en conservar la individualidad. Desde este punto de vista surge una gran duda en relación con la afirmación del biocentrismo sobre que la muerte solo es del cuerpo y que algo inmortal permanece en otro de los universos paralelos del multiverso. Entonces esto implica que esta es nuestra primera vida, puesto que no recordamos otras. Algo así como la reencarnación….

    Responder
  13. David Walther López
    David Walther López Dice:

    Sin duda, Robert Lanza está haciendo un gran aporte a lo que vamos concibiendo como «realidad», hoy. Sin embargo, cuando afirma que el individuo no muere porque pasa de un universo a otro en el momento en que observamos su muerte, no hace más que ceder a su necesidad subjetiva de trascendencia; no tiene fundamentos lógicos, ni de ninguna otra calidad como para afirmar eso. Así como plantea el tema, para Lanza la muerte no es tal sino que sólo es un cambio de estado; pero no menciona ni en qué nos transformamos ni las razones causales ni las finales de esa transformación; sólo usa una metáfora muy poética pero poco científica. Creo que el problema está en la concepción de la muerte que subyace al planteo de Lanza; además de la concepción de la vida (dos caras de la misma moneda). Hay quienes conciben la muerte como un cambio de estado, como un pasar de un estado a otro; esto es así en los dogmas religiosos más importantes del mundo, como el Islam y el Cristianismo, además de concebirse así también en algunas sectas y en algunas visiones pseudofilosóficas, que postulan la reencarnación o la reunión del espíritu individual con el espíritu cósmico. Si así fuese, si al cesar las funciones vitales hubiese un yo que continuase existiendo en algún otro estado o forma diferente, entonces no podría afirmarse que algo ha muerto pues la muerte de un ser vivo es la disolución de una unidad cuyas partes no son más que diferenciaciones de un único origen y cuya existencia no depende de uno de sus componentes sino del mantenimiento de los vínculos funcionales con los que la totalidad subsiste. Así, quien muere deja de ser y al no haber ser no hay conciencia. La muerte es tal para los vivos, para quienes la presencian pero no para quien muere. Quien muere no se entera de que ha muerto; de manera que mi muerte, para mí, no llegará; mi muerte será tal para los demás pero no para mí. Pero eso es así con cualquier concepción del Tiempo y del Espacio.
    Hace un par de años que estoy trabajando en el tema y es muy largo y complejo como para exponerlo aquí, ahora, en este espacio.

    Responder
  14. David Walther López
    David Walther López Dice:

    Sin duda, Robert Lanza está haciendo un aporte muy importante a la nueva concepción de la realidad que venimos construyendo desde las ruinas de la realidad de la Modernidad. Algunos, como él, de manera intencional y, por lo tanto, consciente; otros, sin saberlo, pero haciendo también su aporte, como quienes participan de ONGs de diversos tipos, como los ecologistas. Una nueva realidad, construida desde lo humano, es lo que estamos haciendo. Y aquí disiento un tanto con el planteo de Lanza: no es lo biológico el «centro» sino lo humano; lo biológico también es una concepción humana.
    Estoy trabajando en esta nueva concepción de la realidad desde hace algunos años y dado lo complejo y extenso del tema, no voy a exponerlo aquí. Pero sí señalo, dado el texto del artículo de DogmaCero, que la eternización individual, deseada y expectada por muchos, sólo fue relativamente lograda por unos pocos como Tutankamón, Buda, Platón, Aristóteles, Mahoma, Copérnico, Da Vinci, etc. Individuos que vivieron condiciones muy especiales para su momento y que contribuyeron de maneras muy particulares al mejoramiento de la Humanidad. Para la mayoría de nosotros, mortales al fin, sucede que nadie muere para sí mismo sino para los demàs, para quienes observan su muerte; porque nuestra muerte es la disolución de una unidad cuyas partes son diferenciaciones de un único origen y ninguna, en consecuencia, existe ni puede existir por sí misma. En esto también discrepo con lo afirmado por Lanza, pues él, por medio de una metáfora que no alcanza a constituir en fundamento lógico ni de ninguna otra categoría, cede al deseo subjetivo de trascender como individuo, mejor elaborado por corrientes teológicas o cosmológicas como el Islamismo, el Cristianismo y el Budismo.

    Responder
  15. Zalo
    Zalo Dice:

    Esta bien nuestra mente crea. Ok. Pero solo nuestra mente blanca. Es decir nuestra mente Europea somete a las demás mentes. Todo es un digamos un programa creado por una mente avanzada. Que somete y dirige a las demás. Es una pregunta no una afirmación gracias

    Responder
  16. Anónimo
    Anónimo Dice:

    Totalmente de acuerdo con estas nuevas teorias. Gracias a las mentes libres y a la ciencia por seguir en busqueda para tratar de entender nuesrra «realidad»

    Responder

Trackbacks y pingbacks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.