Ayer, (19-04-2014) el cielo de Rusia volvió a iluminarse, esta vez cerca de la localidad de Murmansk, junto a la frontera con Finlandia. La roca no era tan grande como la que cayó en Chelyabinsk el año pasado

El pasado sábado 19 de abril (de 2014) el cielo de Rusia volvió a iluminarse otra vez como consecuencia de la caída de un meteorito. Esta vez el destello se ha producido en la localidad de Murmansk, cerca de la frontera con Finlandia y, por suerte, no era tan grande como el que cayó en Chelyabinsk el pasado año.

Las autoridades rusas han destacado que nadie ha resultado herido tras este suceso celestial, ya que se trataba de un pequeño meteoro. Aún así, la roca ha protagonizado un gran espectáculo, ya que su estallido se produjo en horas nocturnas, lo que ha permitido que su destello se viera con más fuerza que el ocurrido en 2013.

(Véase: https://www.dogmacero.org/cientos-de-heridos-en-rusia-por-lluvia-meteoritos/)

Debido a la costumbre rusa de llevar cámaras en los salpicaderos de los coches, un conductor ha grabado los hechos –como puede verse en el vídeo–. Gracias a este tipo de imágenes los científicos podrán estudiar con mayor detalle el objeto caído y podrán calcular dónde han acabado sus restos. Hay expertos que no descartan que se trate de la reentrada de un objeto de basura espacial.

Fuente: www.publico.es

Fuente del video : https://www.youtube.com/watch?v=_EcjeFqxv6Y

España tiene en su haber varias ciudades que reivindican ser la sede el auténtico Grial. No debe extrañar por tanto que entre ellas se «disputen» la autenticidad

ultima cena

Además de una reliquia de enorme trascendencia para el cristianismo, el Santo Grial es un reclamo turístico de primer orden. Su antigüedad y las enigmáticas leyendas que rodean sus orígenes contribuyen a explicar la atracción que surte, tanto en católicos como laicos, la copa de la que bebió Jesucristo durante la Última Cena. España tiene en su haber varias ciudades que reivindican ser la sede el auténtico Grial. No debe extrañar por tanto que entre ellas se «disputen» la autenticidad.

Hace apenas dos semanas, los historiadores Margarita Torres y José Miguel Ortega del Río presentaron una nueva teoría. Según sus investigaciones, la copa que la comunidad cristiana de Jerusalén en el siglo XI consideraba que era el cáliz de Cristo se encuentra en la basílica de San Isidodoro de León. Se basan en el hallazgo de dos pergaminos egipcios fechados en 1054, que recogen que esta reliquia fue enviada al rey de León Fernando el Grande, tras haber sido saqueada de la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde había permanecido desde el siglo IV. Según esta versión, el cáliz habría sido entregado a España en señal de agradecimiento después de que el monarca leonés enviara un gran cargamento de víveres a Egipto.

Leer más