Fleche

Christian Flèche, psicoterapeuta, padre de la teoría de la descodificación biológica

53 años. Nací en Arcachon y vivo en la Provenza. Casado, tres hijos. Licenciado en Enfermería. Me interesa la relación de persona a persona. Mi religión es vivir el momento presente y como Jung creo que la enfermedad es el esfuerzo de la naturaleza por curar el cuerpo.

EMOCIONESEl cuerpo es nuestra herramienta de curtación?

Yo era enfermero en un hospital de Normandía y observé que pacientes con la misma enfermedad, tratamiento y doctor, evolucionaban de manera muy diferente.

Bueno, cada uno es cada cual…

Exacto, mi hipótesis es que las enfermedades son una metáfora de las necesidades físicas y emocionales de nuestro cuerpo. Cuando no hay una solución exterior a esa necesidad, hay una solución interior.

¿Eso es para usted la enfermedad?

Sí, una solución de adaptación. Cada órgano del cuerpo quiere satisfacer su propia función, es decir, atrapar oxígeno, alimentos… Si el cuerpo quiere comer, pero en el exterior hay guerra y no lo consigue en un plazo razonable, se produce un shock.

¿Nace el conflicto?

Sí, el inconsciente inventa una vía suplementaria de supervivencia: un síntoma, que es una solución o una tentativa de solución inconsciente e involuntaria a ese shock vivido. En ese caso, el miedo a morir de inanición atacaría el hígado.

Póngame otro ejemplo.

Una persona que siempre tiene prisa puede desarrollar un nódulo en el tiroides, que envía más tiroxina y aumenta el metabolismo del cuerpo, eso la hará más rápida.

Pero tener prisa es psicológico.

Todo lo que captamos a través de los cinco sentidos, de los captadores neurovegetativos que vienen del interior del cuerpo, lo que pensamos o imaginamos, se traduce en realidad biológica.

¿Y provoca un síntoma?

Si no hay una solución concreta y consciente, sí. De manera que si escuchamos algo muy desagradable que nos afecta podemos tener acidez de estómago. Y hay algo muy importante que tener en cuenta.

Dígame.

El cerebro no distingue entre lo real o lo imaginario. Un trozo de limón en la boca o la idea de un trozo de limón en la boca provocan la misma salivación. En función del sentimiento particular, el shock afecta a una zona precisa del cerebro, visible por el escáner, a un órgano y a una realidad energética.

¿Realidad energética?

Somos una unidad compuesta de cuatro realidades inseparables: orgánica, cerebral, psíquica y energética. No hay ni una sola célula del cuerpo que escape al control del cerebro, y este no escapa al control del pensamiento, consciente o inconsciente; de manera que ni una célula del cuerpo escapa al psiquismo. Un shock siempre va acompañado de un sentimiento personal que repercute en los cuatro niveles biológicos.

¿Y es irreversible?

Cuando encontramos la solución esos cuatro niveles sanan simultáneamente. Una paciente tenía dolor en el hombro. «¿Desde cuándo?», le pregunté. «La primera vez estabas sola con mis hijos» «Si estas con tus hijos, no estás sola, ¿quién falta?» «Mi marido que nunca está, yo necesito estar arropada». Cuando lo reconoció, el dolor desapareció.

A lo largo de un día no satisfacemos todas nuestras necesidades fundamentales.

Cuando no las satisfacemos, nace una emoción. Si esa emoción se libera en el exterior bajo una forma artística, a través de la palabra, el baile o los sueños… todo va bien. Cuando el acontecimiento no está expresado, queda impreso y el cuerpo será el último teatro de ese evento.

¿Todo conflicto provoca enfermedad?

No, es necesario que sea dramático, imprevisto, vivido en soledad y sin solución. Cuando se dan estos cuatro criterios, el trauma se manifestará a través de la biología.

¿Distintas emociones corresponden a distintos órganos del cuerpo?

Sí, todo lo que tiene que ver con la epidermis responde a conflictos de separación; el esqueleto, a una desvalorización; la vejiga corresponde a conflictos de territorio. Para las mujeres diestras, problemas en el seno y hombro izquierdos corresponden a problemas con los hijos y viceversa para las zurdas; los desajustes en el seno y hombro derechos corresponden para las diestras a problemas con la pareja y viceversa.

¿Estómago e intestino?

No tener lo que se quiere y no poder digerir lo que se tiene corresponde al duodeno y estómago. El colon corresponde a un conflicto asqueroso, podrido. En el recto están los problemas de identidad: «No me respetan y me dejan de lado». Los riñones es la pérdida de puntos de referencia. Los huesos: grave conflicto de desvalorización…

¿Lo adecuado para estar sano?

Revalorizar las emociones, ser consciente de las emociones y expresarlas, es decir: bailar más a menudo. La gente está mucho tiempo en lo emocional pero son emociones procuradas: fútbol, cine… Un malestar compartido disminuye a la mitad, continúa compartiéndolo y acabará desapareciendo. Una felicidad compartida se multiplica por dos.

La ira y la violencia se expresan a sus anchas.

Un hombre tiene miedo, el miedo produce rabia, y la descarga enfadándose con su mujer. Cuando estamos en contacto con la emoción auténtica, se transforma; cuando lo estamos con la emoción de superficie, no hay cambio. Si el hombre se dice: «Lo que tengo es miedo», su miedo disminuye a la mitad. Hay que tomar conciencia de uno mismo.

Imma Sanchis

Fuente: www.lavanguardia.com

Via Laura Alvarez

Print Friendly, PDF & Email
4 comentarios
  1. Fina
    Fina Dice:

    Desde hace más de 13 años he estado sufriendo en mi persona una depresión severa crónica después de un shock traumático en el trabajo ( desencadenante ) de un calvario. He sufrido mucho, he gastado mucho dinero en miles de terápias, médicos, psicólogos, terapeutas; he estado ingresada en 2 ocasiones, me han hecho 11 sesiones de electroshocks y tomado medicación a montones con sus efectos secundarios. No he notado mejoría hasta…………. que me he puesto en contacto con un terapeuta y he iniciado con él la desprogramación biológica. En 7 meses que llevo de terápia a una sesión por mes soy OTRA PERSONA, ES MAGNIFICA !!!!

    Responder
  2. Violeta
    Violeta Dice:

    Pues Fina, ya me contarás que terapeuta es; yo ando con un problema hormonal, y tengo las dos versiones, que si la menopausia se adelantó, y que soy demasiado joven, pero tampoco se ha arreglado; aún confio en que tenga solución, seguiré probando, tengo paciencia; otra pregunta, esa terapia que iniciaste, ¿tiene otro nombre?

     

    Gracias

    Responder
      • Yolanda
        Yolanda Dice:

        Gracias Fina, ya me hablaron de Enric; en mi ciudad también hay  un centro de terapias con terapeutas instruidos y calificados; de hecho hay una que va a venir, que hace descodificación generacional, pero su taller cuesta 90€, por eso también te preguntaba, para saber si son todos de ese precio;

         

        En abril anuncié en Facebook que buscaba una terapeuta de bioneuroemoción (antes conocido como biodescodificación) para hacerle una entrevista en el blog y así dar a conocer esta terapia que tanto tiene que ver con el árbol genealógico, entonces me recomendaron contactar con Ainhoa Calderero, miembro titular de la asociación de bioneuroemoción, con formación en PNL e Hipnosis Ericksoniana y especializada en proyecto sentido y transgeneracional. ¡Justo lo que buscaba!

        En unas semanas ya habíamos concretado una cita. Yo me había preparado unas preguntas muy serias sobre biodescodificación (me fui cargada con el libro de Enric Corbera y todo!). Después de unas palabras sobre lo contenta y lo mucho que disfrutaba impartiendo talleres por toda España me ofreció analizar mi árbol genealógico, eso sí que no me lo esperaba y yo encantada por supuesto, no todos los días se tiene esa oportunidad, lástima que no me había traído el portátil y tuve que echar mano de mi memoria para darle las fechas de nacimiento y defunción de mis abuelos y bisabuelos.

        Yo analizo árboles ajenos, por eso sé que es necesario que alguien externo te ayude a poner nombre a sombras con las que uno pelea. Me redescubrió algunas coincidencias en mi árbol a las que sorprendentemente yo no había prestado atención. La cita acabó en Cementiris de Barcelona (me acompañó a hacer unos trámites) con la promesa de volver a quedar en breve con una amiga.

        Y así fue, hace unos días quedamos Ainhoa, Marta Valades de Proyecto Libremente, mi pareja Enrique y yo en el mismo lugar que la vez anterior. En esta ocasión pude darle todas las fechas correctamente y el análisis ratificó lo que ya sabía: que en mi árbol hay mucho yacente y mucho doble, pero no más que en cualquier otro, ¡eh!

        Lo más interesante de este encuentro fue la introducción a diseño humano que nos hizo Marta Valades y el análisis de nuestro diseño individual, me pareció realmente últil tener una guía para saber cómo funciona nuestra personalidad, por cierto yo soy una Proyectora… Me gustaría haceros un resumen de lo que nos explicó pero mejor os dejo un vídeo ya que es algo complejo de resumir.

         

        Como veis el encuentro ha sido muy interesante, en estos momentos estamos pensando cómo podemos colaborar ya que nuestros trabajos son muy complementarios. ¡Ojalá se dé la ocasión!

        Saludos cordiales y mejores vacaciones

        Yolanda

        (Articulo editado por DC dada su extension y proliferacion de enlaces)

        Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.