Entradas

La evidencia física ignorada por todos (un artículo de John Keel)

ufo_crash

En algún lugar de California, la USAF mantiene un almacén de trozos de metal catalogados y por lo menos un platillo volador intacto. En ese mismo almacén hay varios tanques de formaldehido que contienen los cadáveres de un grupo de diminutos humanoides extraídos de un OVNI estrellado en el sureste de EE.UU. a finales de los ’40.

Esta es, al menos, la historia que han circulado algunos ovnílogos estadounidenses durante los últimos 25 años, y como muchas creencias de la ufología, es pura ficción. Tuvo su origen en un fraude periodístico publicado en México, adquiriendo inmortalidad por el humorista Frank Scully y su bestelller Behind the Flying Saucers de 1950.

Leer más

¿Está alguien matando a los investigadores OVNI?

alien-abduction2

“Muerto de un disparo en la cabeza”. “Probable muerte por envenenamiento”. “Posible muerte por estrangulamiento”. “Muerto, posiblemente, por la inoculación de un virus mortal”. Nadie vive para siempre. Sin embargo, las recientes muertes sospechosas de investigadores OVNI como Phil Schneider, Ron Johnson, Con Rutina, Ann Livingston y Karla Turner, así como la muerte de un gran número de investigadores en el pasado, sólo parece enfatizar una realidad con la que muchos de los ufólogos más rigurosos con frecuencia se están encontrando: no sólo es la investigación OVNI potencialmente peligrosa, sino que la esperanza de vida del investigador serio está muy por debajo de la media nacional.
Las misteriosas y sospechosas muertes entre los investigadores de ovnis no son nuevas. En 1971, el autor y conocido investigador Otto Binder escribió un artículo para Saga Magazine’s Special UFO Report titulado «Liquidación de los investigadores de ovnis”. Binder había investigado la muerte de «no menos de 137 investigadores OVNI, escritores, científicos, y testigos” que habían muerto en los 10 años anteriores, “muchos de ellos en las más misteriosas circunstancias.»
Los casos seleccionados por Binder estaban llenos de una gran cantidad de supuestos ataques al corazón, sospechosos casos de cáncer y lo que parecía ser simplemente casos de asesinato. Tendremos ocasión de referirnos a muchos de estos casos, pero primero vamos a echar un vistazo a la evidencia más reciente de muertes altamente sospechosas entre los investigadores actuales.

(Traducción del artículo de G. Cope Schellhorn, publicado por vez primera en UFO Universe Magazine, otoño 1997, actualizado en 2002)
Leer más