Entradas

MALTA: LOS CRANEOS DE LA DIOSA MADRE

Skull 1En el templo megalítico de Hal Saflienti, en Malta, se descubrieron unas sepulturas con restos humanos en los que se hallaron una serie de cráneos de tamaño totalmente extraordinario. Estos cráneos parecen pertenecer a un linaje humano desconocido y si los datos iniciales son correctos, algunos investigadores apuntan la posibilidad de que podrían ser el eslabón entre las antiguas culturas de Mesopotamia y Egipto y una hermética raza de sacerdotes identificado con el símbolo de la serpiente.

Un equipo de la revista italiana HERA junto con el equipo de Maurizia Giusti del programa de la televisión italiana “Turistas por casualidad”, se desplazó hasta la isla de Malta en donde efectuó un trabajo de investigación sobre el terreno.

Hacia 1985 se conoció que en los enclaves megalíticos den Taxien, Ggantja y Hal Saflienti, se habían descubierto estos extraños restos humanos que inicialmente fueron expuestos en el Museo Arqueológico de La Valetta en Malta. Pero hace unos años, estos restos fueron retirados de la exposición abierta al público y depositados en el almacén del citado museo.

 

Leer más

¿DISPAROS EN LA PREHISTORIA?

 

Craneo hallado en la Cova del Toll en Moià (Barcelona)

Existe una arqueología prohibida que nos muestra inquietantes descubrimientos que, de revelarse ciertos, obligarían a rescribir la historia del hombre tal y como la conocemos. Aunque muchos se resisten a aceptarlo, existen una serie de anomalías que nos muestran claramente que algo inquietante ocurrió en el pasado. En muchas partes están apareciendo evidencias de una tecnología imposible.

No deja de ser sorprendente comprobar como algunas anomalías históricas son totalmente pasadas por alto por arqueólogos e historiadores, cuando no deliberadamente silenciadas. Se trata, casi siempre, de hechos que no encajan dentro de las teorías elaboradas por los expertos y que su reconocimiento oficial podría resquebrajar el edificio académico con tanto esfuerzo construido.

Una de esas anomalías hace referencia a restos hallados de animales y homínidos, de miles de años de antigüedad y que presentan orificios que sólo pudieron ser causados por proyectiles similares a los que provocan las municiones de nuestras modernas armas de fuego.

Citaremos tres casos a modo de ejemplo aunque, a buen seguro, deben existir muchos otros, arrinconados en los archivos de museos de todo el mundo, esperando a que alguien repare en ellos y cuya anomalía o se ha ignorado, o se ha ocultado de forma intencionada.

Leer más