Incidente en Oregón. Otro caso perfecto (o casi)

Aeropuerto de Portland en Oregón

Por David Álvarez-Planas

La presencia de un OVNI obligó a despegar dos F15 para interceptarlo

– La FAA y el NORAD reconocen el incidente
– No hay una explicación satisfactoria al extraño avistamiento

El pasado 25 de octubre de 2017, sobre las 4:30 de la tarde, sucedió algo muy inusual en los cielos de Oregón, cerca de la frontera con California. Según The Warzone (The Drive), la actividad parece que se inició en los confines del norte de California, alrededor del monte Shasta, y continuó hacia el sur de Oregón, pasando por Crater Lake y hasta Willamette Valley, cerca de Portland.

Varios testigos reportaron la presencia de un objeto grande y blanco, volando a gran velocidad. Hasta aquí nada diferenciaba este supuesto avistamiento de otros muchos que se producen en todo el mundo casi a diario y que, en ocasiones, saltan a los medios de comunicación. Normalmente, dichos avistamientos suelen tener una explicación lógica y si inicialmente suelen calificarse como “objetos volantes no identificados” es en base a la falta de información o conocimiento de los observadores.

Sin embargo, en esta ocasión el “objeto” fue registrado por varios radares y confirmado por miembros de la FAA (Federal Aviation Administration) y del NORAD (North Aerospace Defense Command), la organización conjunta de Estados Unidos y Canadá encargada de la defensa y control aéreo de Norteamérica. Y no sólo eso, sino que, considerado como una amenaza real, el avistamiento de ese OVNI obligó a que dos aviones de combate F15 despegaran con la orden de interceptarlo.

Todo surgió el 25 de octubre pasado, cuando alrededor de las 16:30 horas, desde la Oakland Center Sector 31 se detectó un tráfico que, en principio, se consideró como un avión privado volando sin autorización. El aparato volaba a gran velocidad y a 37000 pies de altura y no respondía a los requerimientos del operador de radar.

El Sector 31 se extiende desde Sacramento hasta Redding, cerca de la frontera entre California y Oregón, donde comienza el espacio aéreo del centro de Seattle. Según los audios del incidente el controlador de Oakland indica que la aparición de la nave se produjo cerca del límite del Sector 31 de Oakland Center y del sector 13 y 14 del Seattle Center. Dada la gran velocidad a la que el objeto se desplazaba, pronto salió de la zona del control del radar y empezaron las observaciones visuales de la tripulación de varios vuelos que estaban en la zona.

Es entonces cuando el piloto del vuelo United Airlines 612 tiene contacto visual y confirma la existencia del objeto y lo describe como “grande y blanco”, sin identificación exterior visible.

Al parecer, el “objeto no identificado” tampoco llevaría el preceptivo transpondedor que es un transmisor situado en la cabina de mando de cualquier avión y que recibe la señal de un radar secundario y emite información acerca de la posición de la aeronave sobre su altitud y su frecuencia de radio. Precisamente por eso se hacía imposible rastrearlo o comunicarse con él.

En este momento, desde el Centro de Control de Oakland confirman que el objeto ha desaparecido del radar. Media hora más tarde los pilotos de otros tres vuelos (El Alaska Airlines 525, el Skywest 3478 y el Sudwest 4712) que sobrevuelan la zona identifican la presencia del objeto que se estaría cruzando en sus rutas de vuelo lo que virtualmente le situaría en ruta de colisión. Es entonces cuando se ordena a dos cazas tácticos F15 de la 142 Ala de Combate que despeguen de su base en Portland con la orden de identificar e interceptar el tráfico no identificado.

El McDonnell Douglas F-15 Eagle

Pese a los esfuerzos de los pilotos militares, no consiguen localizar el misterioso aparato, ni siquiera mediante contacto visual. Hasta tal punto que de las conversaciones grabadas uno de ellos comenta coloquialmente que el objeto que buscan debe estar en una especie de “modo oculto o algo así”.

Según se desprende de las grabaciones relativas a las conversaciones que mantuvieron los pilotos con el centro de control, el objeto no identificado apareció por primera vez a gran velocidad dirigiéndose al sur para, de pronto efectuar una brusca maniobra hacia el norte. La conversación del piloto del Sudwest 4712 es, con mucho, la más interesante. El comandante asegura que nunca había vivido un incidente semejante, pese a sus casi 30 años de experiencia. El piloto aseguró que el objeto era como un “Lear” (un jet privado) aunque mucho más grande y de color blanco. Además, se movía mucho más rápido que ellos. Aseguró que pudo observar el objeto desde el norte de California hasta el momento en que aterrizó en Portland.

Seattle Center Sector Map

El audio es fantástico ya que ilustra que hubo muchas comunicaciones entre varias tripulaciones de aviones y el Centro de Seattle, cuyos controladores intentaron rastrear el avión a medida que avanzaba hacia el norte, hacia el Valle de Willamette. La aeronave no pudo rastrearse por radar ni apareció en los sistemas digitales de prevención de colisiones de tráfico (TCAS) de las tripulaciones, pero estaba claramente allí, aunque nunca lo suficientemente cerca como para identificar positivamente de que tipo exacto de avión se trataba.

Por su parte el director declaró que el objeto avistado no era un avión pequeño y que su velocidad de crucero superaba a la de un 737. El funcionario también dijo que el incidente debe ser declarado “potencialmente significativo”.

Los responsables de la seguridad aérea reconocen hallarse desconcertados a la hora de identificar con seguridad el incidente. “Dónde aterrizó, no lo sabemos”, asegura un funcionario de la Administración Federal de Aviación (FAA) y tras reconocer que los F15 despegaron con la orden de identificar e interceptar a ese tráfico, no lo consiguieron y “perdimos el rastro”.

Es escudo del NORAD, el Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamerica

Posibles explicaciones

Como es habitual en estos casos, las autoridades han intentado dar una explicación a este incidente y han hablado de un avión de contrabando (la frontera con Canadá no está lejos de la zona donde se registró el avistamiento) y, como no, de una nave militar secreta. En esta ocasión han evitado las referencias recurrentes al planeta Venus.

Tyler Rogoway, uno de los editores de “The Drive” ha apuntado que “parece extraño que un contrabandista vuele a plena luz del día en una zona que sabe que será detectado y no explicaría cómo se mantuvo fuera del alcance del radar de la FAA” y en relación con la hipótesis de un arma secreta todavía es más escéptico: “Volar en pleno día en medio del tráfico de aviones comerciales parece una decisión ciertamente extraña para un programa secreto, aunque no sea imposible. Aun así, la idea de que la fuerza aérea de los Estados Unidos hiciera despegar un avión por una ruta de mucho tráfico aéreo, sin radio, transpondedor y sin ni siquiera un sistema de contacto por radar, sería muy inquietante en caso de ser cierto”.

Otro caso “casi” perfecto

Quienes documentamos el fenómeno OVNI (me reservo el término “investigador” porque apenas los hay) estamos acostumbrados a lidiar con numerosas noticias e informes con frecuencia mal documentados, incompletos o documentados de parte por parte de personas bienintencionadas, pero con una evidente falta de criterio. A menudo, se aportan fotografías y videos de cierta espectacularidad pero que no resisten el más mínimo análisis. En poquísimas ocasiones nos encontramos con testigos cualificados y, mucho menos, con eso que en la clasificación Hynek se dio en llamar “objetos radar-ópticos”.

Pues bien, en el caso que nos ocupa, tenemos la presencia de un objeto volante que, pese a los intentos efectuados, no pudo ser identificado, de aspecto, comportamiento y apariencia física; tenemos numerosos testigos altamente cualificados (pilotos y operadores de radar) y tenemos constancia de su registro de radares. Por si fuera poco, el asunto requirió de la intervención de las Fuerzas Aéreas y de dos cazas de combate. Y esto último no es baladí: tienen que existir fundamentados motivos de la existencia de un peligro inminente para que se activen los protocolos militares de interceptación. Finalmente, dos organizaciones como la FAA y el NORAD han admitido que todos estos hechos ocurrieron. Todo eso se produjo en este incidente.

Abramos un poco el foco y añadamos un poco de contexto. En primer lugar, resaltar que el incidente parece tener su inició cerca de Mount Shasta, lugar de sobras conocido por todos los estudiosos del fenómeno por la intensa actividad reportada en la zona. Mount Shasta se considera como un “centro de poder” por muchos de los interesados en la parte más esotérica del fenómeno. Sólo hay que buscar entradas al respecto en internet para verificarlo.

El 22 de noviembre de 1966 y precisamente a las 16:30 horas, en la Ruta 50, muy cerca (¡atención!) de Williamette Pass un doctor en bioquímica reportó y fotografió la presencia de un No Identificado. Puede encontrarse la descripción del caso en detalle en este enlace: https://www.planetabenitez.com/lado/Lado-3.htm.

Hay que decir que treinta años después, Irwin Weider intentó explicar el caso como simples fotografías de “señales de tráfico”. Pero no deja de ser curioso la coincidencia en el lugar y en la hora de ambos sucesos.

El Monte Shasta en el condado de Siskiyou, en California

También en esta zona, a apenas 40 millas de Portland se encuentra la ciudad de McMinnivile en donde el 11 de mayo de 1950, tuvo lugar el conocido caso de Paul y Evelyn Trent, cuyas fotografías (hoy reivindicadas como falsas por algunos investigadores) de un OVNI dieron la vuelta al mundo (Más información en: https://en.wikipedia.org/wiki/McMinnville_UFO_photographs)

Sería, pues, ésta una zona especialmente “caliente” desde el punto de vista del estudio ufológico. Y si bien es cierto que los dos casos citados han sido cuestionados por el sector más revisionista de la ufología, también es cierto que actualmente cuesta mucho encontrar casos de los llamados “clásicos” que no se hallen cuestionados con explicaciones “lógicas” que, en ocasiones, son más difíciles de aceptar que, incluso, la socorrida “hipótesis extraterrestre”.

Las conclusiones acerca del origen y naturaleza del fenómeno se las dejamos al lector. Personalmente, opino que, tanto si se trata de una nave de origen no terrestre como si no, nada nuevo aporta al estudio de los No Identificados: un caso más, un expediente a beneficio de inventario. Sin explicación y sin solución de continuidad, que pasará a engrosar los anales de la historia de la ufología. Tal vez se investigue más a fondo, tal vez simplemente se acabe archivando con el sello de “UNSOLVED” y, con toda seguridad, dentro de un tiempo más o menos largo, saldrá un “investigador” que “demuestre” que todo el incidente se reduce un “globo sonda” o a las evoluciones de una “aeronave militar secreta” (por decir algo) y aportará “pruebas concluyentes”, ninguneando a quienes en su día documentaron el incidente. Esa suele ser la evolución habitual en la actual ufología de estos casos.

Pero la altura de los árboles no debe hacernos perder la perspectiva del bosque. Muchos casos (no sólo de objetos volantes), muchos testigos, muchas investigaciones civiles y militares efectuadas, incluso muchos años de la presencia en la historia de la Humanidad de un fenómeno, con claros rasgos mitológicos, que muta en función de la cultura de la sociedad en la que se manifiesta. Un fenómeno que sin duda existe (de ahí que me importe más bien poco los cantos de sirena de los más escépticos) y sobre el cual hay que preguntarse si tras el mismo existe una inteligencia que podamos reconocer.

Y es que hace tiempo que algunos de los que andamos tras la pista de este sinuoso fenómeno sabemos que los OVNIS ni son objetos ni son volantes. Son simplemente No Identificados.

David Alvarez-Planas


Addenda
Al cierre de este artículo, nuestros esfuerzos por conseguir más información continúan. Han pasado varios meses desde el incidente y es posible que se tengan datos adicionales, así como que se haya creado alguna comisión de investigación, lo que sería lógico dado los organismos implicados en el asunto.

Fuentes
El Confidencial
El misterioso avistamiento ovni de Oregón: tenemos el audio
https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2018-02-28/ovni-oregon-eeuu-aviones_1528281/

Radio Caracol
¡No estamos solos! Detectan OVNI en Oregón, EE.UU.
http://caracol.com.co/radio/2018/02/27/internacional/1519730758_148228.html

The Drive – The Warzone
Airliners And F-15s Involved In Bizarre Encounter With Mystery Aircraft Over Oregón
http://www.thedrive.com/the-war-zone/16079/airliners-and-f-15s-involved-in-bizzare-encounter-with-mystery-aircraft-over-oregon

The Drive – The Warzone
You Need To Hear These FAA Tapes From That Oregón UFO Incident That Sent F-15s Scrambling
http://www.thedrive.com/the-war-zone/18473/faa-recordings-deepen-mystery-surrounding-ufo-over-oregon-that-sent-f-15s-scrambling

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.