,

El impacto de un meteorito de mediano tamaño podría desencadenar una mini edad de hielo

asteroid

Según un nuevo estudio, el choque de un asteroide de tamaño medio podría cambiar drásticamente el clima de la Tierra durante unos años, haciendo muy difícil la vida para los humanos.

Un impacto de este tipo en tierra firme (a diferencia de en el mar) podría hacer que las temperaturas medias globales descendieran hasta los niveles de la edad de hielo, dando lugar a grandes precipitaciones e interfiriendo en la reproducción de las plantas, entre otros efectos, según dijeron los investigadores.

“No sería agradable” dijo en diciembre Charles Bardeen, del National Center for Atmospheric Research en Boulder, Colorado, durante una presentación en la reunión anual de otoño de la Unión Geofísica Americana en San Francisco.

El cambio climático a corto plazo

Sede del National Center for Atmospheric Research en Boulder, Colorado

Sede del National Center for Atmospheric Research en Boulder, Colorado

Bardeen y sus colegas plantearon lo que sucedería con el clima de la Tierra si una roca espacial de unas 0,6 millas de ancho (un kilómetro) impactase en tierra firme. Un impacto así provocaría un cráter de unas 9 millas de ancho (15 kilómetros), lanzaría enormes cantidades de polvo a la atmósfera y provocaría incendios a gran escala que echaría gran cantidad de hollín al aire, en el supuesto de que el impacto no se produjera en una zona desértica con poca vegetación, dijo Bardeen.

El material expulsado después del impacto de este hipotético asteroide permanecería en la atmósfera durante mucho tiempo –alrededor de seis años en el caso del polvo y de 10 años para el hollín- según los resultados de los investigadores para el peor de los casos (que supone la generalización de los incendios).

Estas partículas serían calentadas por el sol lo que aumentaría significativamente la temperatura de la estratosfera y la aceleración de reacciones químicas que destruirían el ozono que protege a la Tierra de la dañina radiación ultravioleta (UV). De hecho,el zono atmosférico se reduciría temporalmente en un 55 por cien, haciendo que el índice UV en la superficie terrestre estuviera por encima de 20 en los trópicos, durante varios años (Según el US Environmental Protection Agency (AGU), un índice UV de 11 o más indica un “riesgo extremo de daño por exposición al sol sin protección”).

El hollín y el polvo atmosférico también reducirían la cantidad de luz sola que llega a la superficie de la Tierra hasta en un 70 por ciento durante los dos primeros años, dijo Bardeen. Como resultado, las temperaturas medias globales en la superficie bajarían en 14,5 grados Fahrenheit (8 grados Celsius), “que es la equivalente a la que había en el edad de hielo” djo Bardeen durante su presentación en la AGU.

La mayor parte de este descenso de la temperatura se produciría en tierra firme, añadió. Pero los efectos se harían sentir en los océanos; así la capa de hielo aumentaría, y el agua tiene una alta inercia térmica, por lo que los cambios en la temperatura del océano podrían durar un tiempo relativamente largo. Por ejemplo, los modelos del equipo de invectigación sugieren que las capas superiores del océano todavía serían unos 0,9º F (0,5º C) más ffrías de los normal 15 años después del impacto del asteroide.
El enfriamiento global llevaría a una caída en las precipitaciones de alrededor de un 50 por cien en todo el mundo, dijo Bardeen.

Esto es debido a la pérdida de calor y de temperatura con lo que perderíamos convección (la transmisión de calor en un fluido por movimiento de capas desigualmente calientes); demasiados frentes en meteorología –dijo.

La disminución de la luz solar, la lluvia y la nieve llevarían a una caída de aproximadamente el 50 por cien en las cosechas – no es una buena noticias para la agricultura y para quienes dependen de ella (es decir, todo el mundo). Los cultivos en América del Norte, Europa y el norte de Asia acusarían el golpe de forma especial, mientras que las zonas agrícolas de la India, América del Sur y África no se verían tan afectadas, dijo Bardeen.

Sin embargo, para causar una extinción masiva, un asteroide debería ser unas diez veces más grande (el asteroide que se cree que acabó con los dinosaurios, junto con muchas otras especies, hace 65 millones de años fue probablemente de alrededor de 6 millas de ancho, unos 10 kilómetros.

¿Y si cayera en un océano?

Bardeen y su equipo plantearon las secuelas después del impacto de un asteroide en tierra firme. Pero es más probable que un objeto espacial cayera en el agua ya que los océanos cubren aproximadamente el 70 por cien de la superficie terrestre ¿Qué pasaría entonces?

Basándose en proyecciones de un estudio realizado en 2010, Elisabetta Pierazzo y sus colegas examinaron este escenario, y determinaron que los efectos sobre la capa de ozono que protege la Tierra serían dramáticos.

El equipo de investigación encontró que el impacto en el océano de un asteroide de unas 0,6 millas de ancho, provocaría la evaporación de agua salada suficiente como para destruir enormes cantidades de ozono, provocando que el índice UV en superficie alcanzara picos de 56. Un nivel tan alto de radiación –que nunca se ha experimentado en la historia de la Humanidad- probablemente obligaría a la gente a permanecer en el interior de sus casas durante todo el día, dijo Pierazzo cuando presentó el estudio.
Pero un impacto en el océano no tendría las mismas consecuencias climáticas que uno en tierra firme, dijo Bardeen.asteroide_colisión

“Los efectos en las temperaturas, las lluvias y los efectos sobre la agricultura, citados anteriormente sólo se produciría con el impacto en tierra firme”- dijo Bardeen.

Sin embargo, las posibilidades del impacto de un asteroide con graves consecuencias globales parecen remotas, al menos en un futuro próximo.

Hasta la fecha, los astrónomos han descubierto 879 asteroides cercanos a la Tierra con al menos 0.6 millas de ancho y ninguno de ellos plantean una amenaza inmediata. Los modelos sugieren que esos 879 objetos representan más del 90 por cien del total de objetos del tamaño de una montaña que orbitan en las inmediaciones de la Tierra, han declarado funcionarios de la NASA.

Si un asteroide peligroso estuviera en ruta de colisión con la Tierrra no tenemos que quedarnos con los brazos cruzados a la espera de que llegue el final. Si se detecta la roca con sufciente tiempo de espera –idealmente, una década o más antes del potencial impacto- sería concebible desviarlo de su curso utilizando uno o más vehículos espaciales llamados kinetic impactor que podrían golpear el objeto y tal vez sobrevolandolo con un gravity tractor que actuaría como una sonda y empujaría lentamente el asteroide durante largos periodos de tiempo.

Destruir o romper el objeto con una bomba nuclear es también una opción, dicen los investigadores, sobre todo si la roca que nos amenaza fuera extremedamente grandes y/o fuera vista por primera vez poco anbtes de su impacto con la Tierra.

Fuente: http://www.space.com/31867-asteroid-strike-mini-ice-age.html

Print Friendly, PDF & Email
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.