HA MUERTO MICHAEL BAIGENT, CO-AUTOR DE EL ENIGMA SAGRADO

Reproducimos este correo de Graham Hancock:

michael-baigentEstoy profundamente triste y lamento el fallecimiento de Michael Baigent, co-autor de “The Holy Blood and the Holy Grail”, (publicado en español con el título de “El enigma Sagrado”) que murió de una hemorragia cerebral el miércoles 19 junio de 2013.

Estuve con él solamente en dos ocasiones, una en una cena en mi casa y la otra en una cena en la bonita casa que tenía en la ciudad de Bath, que se vio obligado a vender para liquidar los gastos legales, cuando perdió su reclamación por derechos de autor (sobre El Código Da Vinci) contra Dan Brown y el gigante editorial Random House. En mi opinión el pleito con Dan Brown y Random House le costó a Michael Baigent la vida, luchando hasta el final de su ruina económica total y que le condenó a quedar privado de cada centavo que había ganado a través de sus años de duro trabajo, su creatividad y su innovación.

Como dice su hija Tansy: «Estuvo sometido a un estrés muy intenso. Su compañero Richard Leigh murió inmediatamente después de que acabara [el caso legal] y mi padre, al cabo de seis meses, tuvo que someterse a un trasplante de hígado porque estaba muy mal por el trauma de esa experiencia … Desde entonces, ha estado viviendo en una vivienda alquilada, ya que perdió todo el dinero y no tenía nada, así que ha sido un tiempo terrible y una mala experiencia. La batalla legal era algo que no quería recordar pero ha sido una pesada carga, lo que realmente le destrozó, porque lo único que buscaba era algo de credibilidad para el trabajo al que había dedicado tantos años…”  (para más información véase http://www.nzherald.co. NZ / NZ / news / article.cfm? c_id = 1 & objectid = 10891959).

Michael era un buen hombre, con un enorme espíritu innovador y creativo. Dan Brown y Random House se han hecho con cientos de millones de dólares del éxito de El Código Da Vinci, pero es Michael el que será recordado por la historia. Descansa en paz, Michael. Descansa con honor.

Por nuestra parte, sólo afirmar nuestra total coincidencia con las palabras y el pesar del periodista y escritor británico, Graham Hancock. (DC)

Daniel Estulin en Barcelona: “¿Conspiración? ¿Qué es eso?”

Estulin-Bilderberg2El pasado día 2 de junio el escritor, investigador y experto en conocimiento arcano (como consta en su propia web) de origen lituano Daniel Estulin ofreció una conferencia en el Hotel Barceló-Sants, en un evento organizado por Lighthouse, a los que hay que agradecer tanto el esfuerzo organizativo como el interés para que estas cuestiones, casi siempre desatendidas por los grandes medios de comunicación lleguen al público. Estulin, que en su día formó parte de los servicios secretos rusos, se ha convertido en los últimos años en uno más de los autores que ha sacado a la luz los trapos sucios de la élite que supuestamente controla el mundo, aunque él mismo considera que no existen realmente conspiraciones ni siquiera un gobierno mundial en la sombra (“creer en cuatro viejos alrededor de una mesa repartiéndose el mundo o en el ojo que todo lo ve es de locos”, según sus propias palabras), sino más bien enormes redes de poder o empresas globales.

El centro de atención de Estulin se ha focalizado muy especialmente en el grupo o club Bilderberg, una reunión anual que desde los años 50 del pasado siglo se celebra en lugares discretos de todo el mundo. En estos encuentros, de carácter completamente reservado, personajes de diversas esferas discuten informalmente sobre temas de actualidad económica y política. Precisamente, al inicio de la conferencia, Estulin presentó al público a algunos de estos personajes internacionales, que van desde miembros de la aristocracia y la realeza a magnates de grandes multinacionales, pasando por políticos de alto nivel, grandes banqueros, o presidentes de grupos de comunicación. En su opinión, muchas de estas personas no tienen poder efectivo y más bien actúan de floreros (por ejemplo, la realeza) o bien de chicos de los recados (políticos que acuden a recibir instrucciones). Según Estulin, en estas reuniones no se toman decisiones realmente importantes; son más bien encuentros con alguna misión operativa, al igual que ocurre en otros eventos más conocidos como las reuniones del G-8 o la cita de Davos.

Leer más