“EL SER DE ATACAMA NO ES UN FRAUDE”. ENTREVISTA A RAMON NAVIA OSORIO-VILLAR

Ser de Atacama

El “ser” de Atacama, cuyo verdadero tamaño puede verse en comparación con los dedos de una mano

El pasado 24 de abril, se estrenaba el documental “Sirius”, dirigido por Amardeep Kaleka (ganador de un Emy en 2010) inspirado en el trabajo del Dr. Steven Greer y el equipo de Disclosure Project, dedicados a intentar desvelar la realidad que se oculta tras el llamado fenómeno OVNI y su posible encubrimiento por parte de diversos gobiernos de todo el mundo y muy especialmente del gobierno de los Estados Unidos.

Este trabajo, de excelente manufactura, al más puro “estilo Hollywood”, y tras el que se adivina un generoso presupuesto, documentaba los trabajos desarrollados por el Dr. Greer y su equipo orientados a que el gobierno desclasifique la información que tiene acerca de sus presuntos contactos con civilizaciones de origen no terrestre. Desde hace años, Disclosure Project lleva trabajando en esta línea con el fin de concienciar a la opinión pública internacional de la trascendencia de este asunto.

Sin embargo y para ser sinceros, “Sirius” no hubiera dejado de ser un documental más, (ciertamente, bien estructurado y mejor realizado) entre los muchos ya existentes, a no ser porque aportaba un documento realmente espectacular y único que, de confirmarse las hipótesis que insinuaba Greer, podía devenir en la prueba definitiva de la presencia extraterrestre en nuestro planeta desde, tal vez, hace ya muchos años. A modo de exclusiva mundial, se presentaban (insisto, siempre en opinión del equipo que realizaba el documental) los restos momificados del cuerpo de un ser diminuto, presuntamente extraterrestre, hallado en el desierto de Atacama (Chile).

Rápidamente, tanto en las redes sociales como en internet en general, la noticia se extendió con una rapidez espectacular y muy pronto cobró una extraordinaria notoriedad en los foros especializados, creando una fuerte controversia. Defensores y detractores del origen del “ser” se enzarzaron en discusiones muy a menudo insuficientemente documentadas. Como sucede con demasiada frecuencia en estos casos, los autores de las diversas páginas webs se copiaron los unos a los otros y, lo que es peor, fueron añadiendo informaciones espurias, que brindaron una magnífica oportunidad a todos aquellos cuyo objetivo es criticar y ridiculizar este fenómeno sin siquiera acudir a las fuentes originarias ni analizar la abundante documentación existente.

Quiero pensar que debido a un mero “descuido”, Greer presentaba el hallazgo de lo que ya calificaba como “El humanoide de Atacama” sin apenas citar a la persona que con su esfuerzo, dedicación y recursos hizo posible que este “ser” no cayese en el olvido o, peor aún, no se convirtiera en un espectáculo mediático: Ramón Navia Osorio-Villar, presidente del Instituto de Investigación y Estudios Exobiológicos, con sede en Barcelona. No es hasta pasado el minuto 24 del documental que Greer reconoce que “hay un hombre que dirige un instituto en otro país del cual no puedo hablar” y que es el que le hizo llegar ese “cuerpo tan inusual”. Ese hombre fue Ramón Navia.

Quien piense que esta historia es nueva, se equivoca. Navia, que ha viajado por todo el mundo en busca de pruebas de la existencia de este fenómeno, lleva desde el año 2003 (es decir, hace diez años) mostrando al “ser antropomórfico de Atacama” (ese sería su nombre correcto) a todos aquellos estamentos científicos que podrían certificar que se trata de una auténtica anomalía. Al “ser” se le han hecho pruebas diversas (radiografías, tomografías, análisis de ADN…), lo han visto, y lo siguen viendo, catedráticos de biología, médicos y antropólogos forenses de diversas universidades que no acaban de encajarlo dentro de los parámetros conocidos hasta ahora.

DogmaCero ha entrevistado al auténtico protagonista de esta historia, D. Ramón Navía, en un esfuerzo por acudir a la fuente primigenia de este asunto para que el lector pueda formarse una idea fundamentada sobre este caso. Mas allá de controversias y espectáculos, esta es la verdadera historia del “ser antropomórfico de Atacama”.

 

Leer más