UN ASTEROIDE DE UN KILÓMETRO PODRIA ACABAR CON NUESTRA CIVILIZACION

Según la NASA sólo cabría rezar si un gran objeto se dirigiera a una gran ciudad

impactoMadrid. (Europa Press).- El administrador jefe de la NASA, Charles Bolden, ha señalado, en su comparecencia en la Comisión de Ciencias en el Congreso de Estados Unidos, que solo cabe rezar si un asteroide se dirigiera a Nueva York.

Un asteroide de unos 17 metros de diámetro explotó el pasado 15 de febrero sobre Chelyabinsk, Rusia, generando ondas de choque que rompieron ventanas y dañaron edificios. Más de 1.500 personas resultaron heridas. Más tarde, ese mismo día, un asteroide más grande descubierto el año pasado pasó a solo 27.681 kilometros de la Tierra, más cerca que los satélites de telecomunicaciones que rodean el planeta.

Para Bolden, estos eventos «sirven como prueba de que vivimos en un sistema solar activo, con objetos potencialmente peligrosos que pasan por nuestro vecindario con una frecuencia sorprendente». «Tuvimos la suerte de que los acontecimientos del mes pasado fueran simplemente una coincidencia interesante en lugar de una catástrofe», dijo el presidente del Comité, Lamar Smith, republicano de Texas, quien convocó la audiencia para saber qué se está haciendo y cuánto dinero se necesita para proteger mejor el planeta.

La NASA ha encontrado y sigue de cerca un 95 por ciento de los objetos más grandes que vuelan cerca de la Tierra, los que tienen 1 kilómetro o más de diámetro. «Un asteroide de ese tamaño, de un kilómetro o más grande, probablemente podría acabar con la civilización», dijo John Holdren, asesor científico de la Casa Blanca, a los legisladores en la misma audiencia.

Sólo se conoce un 10% de potenciales «asesinos de ciudades»

Sin embargo, sólo se conoce aproximadamente el 10% de una estimación de 10.000 potenciales asteroides «asesinos de ciudades», aquellos con un diámetro de 50 metros, añadió Holdren.

En promedio, se estima que los objetos de ese tamaño llegan a la Tierra alrededor de una vez cada 1.000 años. «A partir de la información que tenemos, no sabemos de ningún asteroide que amenace la población de los Estados Unidos«, dijo Bolden. «Pero si viene en tres semanas, recen».

Además de la intensificación de sus esfuerzos de vigilancia y la creación de alianzas internacionales, la NASA está considerando el desarrollo de tecnologías para desviar un objeto que puede estar en un curso de colisión con la Tierra.

El asteroide que explotó sobre Rusia el mes pasado fue el objeto más grande que chocó con la atmósfera de la Tierra desde el evento de Tunguska en 1908, cuando un asteroide o un cometa explotó sobre Siberia, arrasando 80 millones de árboles en más de 2.150 kilómetros cuadrados.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/

ASEGURAN QUE LA ATLANTIDA SE HUNDIO DEBIDO A UN MAREMOTO

LIBRO ATLANTIDA

Portada del libro «Del Estrecho de Gibraltar a la Atlántida (la clave está en los estrechos)» del ingeniero Paulino Zamarro

Para el ingeniero español Paulino Zamarro la Atlántida no es solo una leyenda. Es más, el hombre asegura que sabe dónde estuvo emplazada y cuándo desapareció. Según el especialista, fue una gran isla que estaba en el centro del mar Egeo y quedó sumergida en el Mediterráneo por un gran tsunami.

El autor del libro «Del Estrecho de Gibraltar a la Atlántida (la clave está en los estrechos)», sostiene que la desaparición de la Atlántida data del año 5.500 antes de Cristo y que se produjo, según su hipótesis, debido a un gran «tsunami».

La teoría de Zamarro es que este movimiento marino hizo que las aguas del Atlántico rompieran el istmo que en esa época había en lo que hoy es el estrecho de Gibraltar, que separa a España y África, y se vertieran en el mar Mediterráneo, que por aquel entonces estaba por debajo de su nivel actual.

«Cuando se rompió el istmo de Gibraltar y se inundó el Mediterráneo, la Atlántida se sumergió rápidamente bajo las aguas», dijo en declaraciones a la agencia de noticias EFE el ingeniero técnico en química industrial de la Universidad Complutense de Madrid, y especialista en temas medioambientales. Zamarro considera que el cambio de salinidad registrado en esa fecha por las aguas del mar Negro, verificado por medio de pruebas de carbono 14, obedeció también a esa causa.

El ingeniero señala que «se pudo constatar sin ninguna duda que existió un istmo en lo que hoy es el estrecho de Gibraltar y que se rompió hacia el 5.500 antes de Cristo, dando un soporte físico creíble a que la Atlántida desapareciera en dicha fecha», afirmó.

Sobre los motivos por los que esta hipótesis no había sido planteada hasta ahora, el ingeniero dijo que las pruebas «estaban ahí, siempre han estado, pero no se pusieron de manifiesto hasta los últimos años del siglo XX».  Y añade que la tecnología no lo permitió hasta entonces y ese fue el principal motivo por el que nadie supo, ni pudo antes descubrir la Atlántida«.

El autor defendió el carácter novedoso de su teoría, ya que «nadie había apuntado hasta ahora a este emplazamiento concreto», si bien otros estudiosos habían situado la mítica ciudad en lugares de la actual Grecia, como Creta o Santorini, o en el Atlántico.

Jesús Rojas

Fuente: www.martinnoticias.com